Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Estoy en paro, ¿me darán un préstamo?

Los desempleados lo tienen difícil para obtener financiación del banco, pero pueden recurrir a préstamos rápidos y a ayudas de la Administración para emprender

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 13 diciembre de 2019
Imagen: niekverlaan

Tienes un gasto imprevisto y necesitas liquidez para afrontarlo. En estos casos, por lo general, solicitas un préstamo y asunto zanjado. Pero si estás en paro, la situación se complica. Los desempleados que precisan dinero para asumir un gasto se encuentran, con frecuencia, con graves problemas para poder acceder a financiación, a no ser que cuenten con respaldo económico. Con el rechazo prácticamente asegurado de la banca tradicional, su única opción pasa casi siempre por acudir a empresas privadas de préstamos que conceden importes pequeños y cobran intereses elevados. Otra alternativa, como explicamos en este artículo, es recurrir a las ayudas de la Administración, que solo se otorgan si el dinero se solicita para emprender.

Financiación tradicional: ¿misión imposible para un parado?

En España ya hay más de tres millones de personas sin empleo (el 14,2 % de la población activa), según datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Sin embargo, los imprevistos, la necesidad de renovar el coche o los gastos por la llegada de un nuevo bebé a casa no tienen en cuenta si pasas por un buen momento laboral, ¡y no queda más remedio que atenderlos! ¿Cómo obtener dinero? La primera solución a la que recurres es pedir un préstamo al banco. Pero, si estás en paro, resulta más complicado que te lo den.


Imagen: Raten-Kauf

Los bancos necesitan saber que si te entregan una cantidad, podrás devolverla. Y se aseguran de que así sea pidiendo la garantía de unos ingresos regulares (una nómina, la prestación…) o un aval antes de conceder un préstamo. Sin estas garantías, casi ninguna entidad ofrece dinero a los desempleados. Y si lo hace, será por importes no muy elevados y, siempre, “pidiendo más garantías que en otros casos”, reconoce María Martín, responsable del área de financiación de la consultora IPLUSF.

Empresas de préstamos: ¡ojo a las condiciones del contrato!

La salida más sencilla y rápida, si estás desempleado y buscas financiación, consiste en acudir a alguna de las numerosas entidades que ofrecen dinero rápido sin pedir a cambio ningún tipo de garantía (algunas, incluso, aunque estés en un fichero de morosos). Pero conviene ir con cuidado y evitar estos préstamos, sobre todo si crees que te será difícil poder devolverlo. Además, es importante no pedir un préstamo para pagar otro, ya que la situación puede descontrolarse.

Siempre hay que dedicar tiempo a leer con todo detalle las condiciones de un préstamo, y más en el caso de que estés en paro

Por regla general, el dinero que te adelantan tiene intereses más elevados que los del banco, su importe  es menor y, sobre todo, exige condiciones que pueden llegar a meterte en una rueda de deudas interminable (o a perder posesiones), si no las lees con el mayor detenimiento antes de firmar.

 

Imagen: thedigitalway

Ayudas de la Administración para emprendedores

Pero los desempleados pueden recurrir a otra vía para tratar de obtener dinero, ya que hay ayudas específicas de la Administración para personas en paro, aunque solo si quieren emprender. En ese caso, hay que informarse respecto a las ayudas o subvenciones que otorga cada ayuntamiento y comunidad autónoma o de las ayudas estatales.

Lo primero que debes explicar al solicitar estas ayudas es “con qué objeto quieres pedir un préstamo”, comenta María Martín: si es para convertirte en autónomo, para constituir una empresa, para invertir en un negocio ya existente… Aun así, la experta señala que no las conceden en todos los casos, pues la Administración tiene que estar muy segura de que esa ayuda se devolverá (en el caso de que sea un préstamo) o de que se empleará de modo correcto (si es una subvención a fondo perdido). Es decir, “alguna garantía de tipo económico se va a pedir”.

Préstamos entre particulares, una buena opción

En una situación delicada, y cuando no hay posibilidad de otra vía de financiación, muchos recurren a amigos o familiares. La ayuda económica que se presta entre ellos puede tener condiciones pactadas (con o sin intereses, plazo para devolver el dinero…). En este caso, la confianza es la base de la relación, aunque conviene dejarlo todo por escrito.

Y también es posible acceder a estos préstamos entre dos personas físicas sin que haya relación alguna ni conocimiento previo, mediante las plataformas dedicadas a este tipo de financiación entre particulares. Conviene recordar que en estos casos hay que presentar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Etiquetas:

paro Préstamo

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones