Pólizas que sí rentan

Combinan un seguro para salvaguardar los intereses de quienes contraten productos de ahorro o inversión
Por José Ignacio Recio 29 de octubre de 2009
Img firmar
Imagen: Luiz Fernando Pilz

Las compañías de seguros han lanzado al mercado productos mixtos que combinan una póliza para salvaguardar los intereses de los asegurados con productos de ahorro o inversión. Brindan una rentabilidad anual de entre el 3% y el 5%, a salvo de las turbulencias de los mercados financieros, y permiten disponer de los ahorros depositados. No obstante, están previstos para periodos muy longevos que superan los cinco años, son más complicados que los productos ofertados por los bancos, tienen un plazo de amortización más elevado y rara vez se suscriben por debajo de 3.000 euros.

Para clientes conservadores

Desde hace unos años, las compañías de seguros desarrollan productos de ahorro e inversión que ofrecen junto a las pólizas tradicionales. Tienen una concepción distinta a los de bancos y cajas de ahorros, con los que rivalizan, e intentan conquistar a los clientes más conservadores. Para ello, utilizan la estrategia de la póliza aseguradora. Hay innumerables modalidades, pero todas permiten rentabilizar los ahorros para hacer frente a imprevistos, constituir un patrimonio para un fin concreto o alcanzar los objetivos económicos a un determinado plazo (ya sea corto, medio o largo). Para quien prefiera invertir en renta variable también resultan de gran utilidad, ya que se obtiene la garantía de depositar el dinero en Bolsa sin riesgo de perderlo. El capital está cubierto con una póliza diseñada por las empresas del sector.

Brindan una rentabilidad anual de entre el 3% y el 5%, a salvo de las turbulencias de los mercados financieros, aunque para periodos muy longevos

Su punto débil es la rentabilidad, que en estos momentos no es muy elevada y en raras ocasiones supera el 5%. A este factor hay que añadir una mayor dificultad en su composición y concepción, que lo hace menos accesible para los ahorradores con poca experiencia en su contratación.

Productos integrales

Rara vez una de estas pólizas es igual a otra. Tampoco es fácil compararlas antes de decidirse por una. Las posibilidades de seleccionar un producto que satisfaga las necesidades del usuario son innumerables. En Vitalicio Seguros apuestan por “Vida Inversión”, que garantiza la percepción de un capital al vencimiento del contrato, en caso de que el asegurado viva. Ofrece a sus suscriptores la totalidad del capital invertido, más una rentabilidad garantizada a cinco años, en función de la edad y sexo del cliente. Si éste fallece, con la contratación de una garantía opcional, los beneficiarios designados recobrarán la prima única pagada o bien ésta más el 15%. Este producto se distingue porque el titular aporta la cantidad de dinero que desee, a partir de 1.800 euros, y decide durante cuánto tiempo quiere mantener sus ahorros -entre cinco y diez años-.

Proteger el patrimonio individual, familiar o empresarial, y obtener una rentabilidad a salvo de los vaivenes de los mercados financieros, sin tener que renunciar a la liquidez. Son las promesas de “Vida Patrimonio Oro”, de Catalana Occidente. Al ser un seguro de vida, sus titulares se benefician de un mejor trato fiscal, de modo que dispondrán de un producto de ahorro y previsión que les permitirá consolidar un patrimonio de transmisión fácil a sus herederos. Se pueden seleccionar varias modalidades de un mismo producto. “Vida Patrimonio Oro 1” cuenta con una rentabilidad garantizada durante el primer año y, a partir de este periodo, cada trimestre. Contempla flexibilidad para decidir la cantidad que se desea aportar, desde 3.000 euros, así como liquidez garantizada mediante rescate, préstamos o anticipos, transcurrido el primer año. El periodo de contratación se establece a medida de cada suscriptor, a partir de seis años y un día. En el caso de “Vida Patrimonio Oro 5” el importe debe superar los 6.000 euros, aunque el periodo de contratación baja a cinco años y un día. Este último aspecto diferencia también a “Vida Patrimonio Oro 8”. Con las mismas características que los demás, dispone del periodo de contratación fijo más elevado, de ocho años y un día.

Permiten rentabilizar los ahorros para hacer frente a imprevistos, constituir un patrimonio o alcanzar objetivos económicos en un determinado plazo

La oferta de Liberty Seguros propone el “Dinerseguro” para que los ahorradores inviertan sin que ningún acontecimiento económico afecte a su rentabilidad. Dentro de las coberturas básicas destacan el pago de la prima aportada al inicio, a la que se suma la rentabilidad garantizada y el pago de la prima neta satisfecha, más sus intereses acumulados hasta el momento del fallecimiento del asegurado.

“Accumulator”, de Axa, tiene una oferta que varía en función de las necesidades de cada cliente. La póliza “Accumulator Selección” optimiza los ahorros porque, además de invertir, protege el capital de las pérdidas eventuales ocasionadas por las fluctuaciones de los mercados financieros. Desde aportaciones de 3.000 euros, el capital se invierte en fondos que corresponden a la opción de inversión seleccionada por el titular. El valor de la inversión queda garantizado en su totalidad cada cinco años y se permite el reembolso total o parcial del valor de liquidación en cualquier momento.

“Accumulator Futuro”, en cambio, otorga una garantía de renta con ingresos mínimos garantizados. A través de una única aportación con una cuantía igual o superior a 6.000 euros, asegura un mínimo calculado en el momento de realizar la inversión. Las personas que lo suscriban pueden comenzar a disfrutar de la garantía tras cinco años y recibir unos ingresos periódicos durante 20, en forma de renta mensual. Si lo prefieren, pueden continuar con su inversión, por lo que su capital se revaloriza hasta que decidan. Cuando deseen percibir la renta, el capital acumulado seguirá invertido de forma que, si transcurrido el periodo de 20 años hay un remanente, pertenece al suscriptor.

Rentabilizar los ahorros

Una variante muy distinta son las pólizas que permiten rentabilizar los ahorros para hacer frente a imprevistos, constituir un patrimonio para un fin concreto o alcanzar determinados objetivos económicos a corto, medio o largo plazo. Destaca “Ahorro”, de Allianz, con una póliza de vida cuyo objetivo es constituir un capital a partir de la inversión realizada, mediante la práctica del ahorro periódico o de las primas únicas. La forma de inversión de cada cliente da opción a varias fórmulas: “Ahorro Asegurado a Imposición Periódica” (permite obtener una combinación de previsión y garantía), “Ahorro Asegurado a Plazo Fijo” (ofrece más rentabilidad garantizada y se beneficia de las ventajas fiscales de un seguro de vida), “Ahorro con Inversión Garantizada” (se obtiene la garantía de invertir en Bolsa sin riesgos de pérdida) y “Ahorro con Inversión Variable (Unit Linked)” (une un seguro de vida con un fondo de inversión para proporcionar las máximas ventajas fiscales y de rentabilidad).

Más complicados que los productos ofertados por bancos, aportan seguridad en forma de póliza

La principal característica de los productos de “La Estrella” es la garantía de devolución de las aportaciones que hayan realizado sus titulares al término del período contratado, al margen de la marcha de los mercados financieros. Tiene rendimientos garantizados y, en el peor de los casos, el suscriptor no obtendrá menoscabo alguno de las cantidades invertidas. “Inverestrella” asegura un tipo de interés fijo durante todo el plazo contratado. Está dirigido a inversores que busquen la seguridad frente a otras alternativas con mayor riesgo. Para otro tipo de destinatarios, a cambio de una prima única, “Inverestrella PB” ofrece al vencimiento un capital asegurado más los rendimientos adicionales obtenidos por las inversiones realizadas por la aseguradora. Tiene un plazo de hasta un año con una rentabilidad cercana al 3%.