Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Productos de ahorro para los “peques”: poco rentables

Bancos y cajas, en busca del ahorro infantil, desarrollan planes de ahorro y seguros de vida para competir con las libretas tradicionales

Las cuentas de ahorro infantiles son productos que ofrecen la gran mayoría de los bancos y cajas del país, aunque también son los que tienen una menor rentabilidad. En los últimos años se han desarrollado libretas y cuentas corrientes para los más pequeños de la casa como estrategia para ganar mayor cuota de mercado. Han suplido la escasa rentabilidad que ofrecen con fórmulas innovadoras para atraer el ahorro de los “peques”. En efecto, la banca le ha echado imaginación y, a los de toda la vida (libretas de ahorro), les han sumado los seguros de vida, con el fin de elevar el atractivo y atrapar no sólo a los hijos, sino también a los padres por sus ventajas fiscales y propuestas originales como garantizar el ahorro en caso de fallecimiento de los padres u ofrecer regalos por la acumulación de puntos.

Mínima rentabilidad

/imgs/2007/03/hucha.jpg

Lo primero que conviene recordar, ante uno de estos productos destinado ‘supuestamente’ a los más pequeños, es que la rentabilidad que ofrecen estas cuentas bancarias es mínima (0,4% y 3%, de acuerdo a ciertas condiciones), por lo que es aconsejable que los titulares no se fijen sólo en la remuneración sino que han de considerar comisiones y servicios asociados. “Estos productos más que incentivar al ahorro, lo que buscan es fidelizar al niño como cliente, siendo fundamentalmente un reclamo por parte de los bancos para conseguir más clientes en el futuro”, explica Sara Pérez-Tomé, presidenta de la Asociación Española de Familias Numerosas (AEFN), que contrasta con la opinión de los bancos que consideran a estos productos “de gran utilidad porque incentivan al niño en el hábito del ahorro y le acerca al valor del ahorro y del dinero”.

Es frecuente encontrarse en las webs de las entidades financieras secciones exclusivas para los más jóvenes donde se tratan inquietudes de los pequeños (carné jóven, espectáculos, etc.) y las ofertas se concentran en productos de ahorro, financiación con finalidades muy concretas y tarjetas. Por ejemplo, el BBVA dispone del programa denominado “Blue Joven” destinado a ganar cuota de mercado en el segmento de los más jóvenes. A ello se han unido otros como la Bilbao Bizkaia Kutxa con su programa “BBK Joven”; Ibercaja con su club joven; Caja España y su área joven y Caixa Galicia que incorpora una web joven, entre otros.

Libretas

Las hay para todos los gustos. Desde las tradicionales libretas de ahorros con rentabilidades que abarcan un abanico bastante estrecho: 0,4% (la mayoría de bancos y cajas), 2% (La Caixa y Caja Navarra), 2,25% (Banesto), a otras de mayor rentabilidad, como la que concede el BBVA, un 3%. Otras entidades prescinden de ofrecer un tipo de interés, en ocasiones insignificante, y conceden al cliente puntos canjeables por regalos, en función del saldo medio mensual. Las videoconsolas, literatura infantil, material didáctico y audiovisual y mochilas son algunas de las promociones más extendidas por la banca nacional. Una de estas propuestas es la que realiza el Banco de Sabadell, a través de su producto infantil “BS Junior” para niños. Así, estos participan en sorteos y promociones de regalos, tal y como sucede con los titulares mayores de edad.

Otros bancos optan por aumentar la remuneración de la libreta, es el caso del BBVA, que ha lanzado recientemente “Miniblue”, una cuenta corriente con una remuneración del 3%, dirigida a niños que tengan hasta 13 años. Aunque para lograr el 3% el saldo medio de la cuenta no debe superar los 6.000 euros. Con el objeto de fomentar el ahorro periódico de los niños, se fija en 60 euros al semestre el mínimo para beneficiarse de ese interés. También existe la posibilidad de optar por otra clase de periodicidad: 10, euros al mes, 20 euros bimensuales o 30 cada trimestre. “Este proyecto rompe con el tradicional modelo de relación con el cliente, combinando ofertas tanto financieras como no financieras con el objetivo de vincular a los jóvenes a la entidad con productos específicamente creados para ellos”, apuntan desde el BBVA. Como contrapartida, la “Libreta Delfín” de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, no exige saldo mínimo .

La única ventaja de estas libretas o cuentas es que generalmente no cobran comisiones, aunque es conveniente que los clientes pregunten explícitamente por ellas, así como por los servicios a los que estén asociadas. Desde la Asociación Española de Familias Numerosas, su presidenta advierte de que “el problema no es la poca rentabilidad que ofrecen las entidades financieras, sino la realidad económica por la que atraviesan muchas de las familias con hijos a su cargo”.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: Seguros de vida »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones