Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Tarjetas en el extranjero

Los bancos no cobran comisión por pagar con ellas, pero sí por retirar dinero de los cajeros

Vivimos en uno de los países de la UE donde más tarjetas de crédito y débito hay por habitante, aunque esto no signifique que estemos bien informados sobre su buen uso. Una de las cuestiones que más interrogantes y quejas genera, especialmente en verano, es su utilización en el extranjero. La primera duda es siempre la misma: ¿es preferible una tarjeta de crédito o de débito? Pero ahí no acaban las preguntas. ¿Qué comisiones me van a cobrar? ¿Son las mismas en todos los países? ¿Qué dice la ley? Si va a utilizar la tarjeta en el extranjero, estudie con atención las comisiones y no olvide el número de teléfono para anularla en caso de robo o pérdida.

Muy útiles para viajar

La tarjeta es uno de los recursos básicos en el equipaje de todo turista que salga de nuestras fronteras, por su amplia aceptación en la mayor parte de los países. Pero, ¿cuál se debe llevar: la de débito o la de crédito? “Desde 1994 las tarjetas de débito tienen una operativa similar a las tarjetas de crédito y también son aceptadas internacionalmente. Es importante valorar los riesgos, porque con estas tarjetas se tiene acceso a todo el dinero de la cuenta corriente, mientras que con las de crédito existe un límite mensual de gasto”, explica Carlos Hernández, delegado de Ausbanc (Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios) en Baleares.

En nuestro país, las grandes empresas de dinero de plástico -Visa y Mastercard- copan la mayor parte del mercado y licencian su marca a tres redes que, a su vez, agrupan a todos los bancos y cajas de ahorros españoles: se trata de Servired, Euro 6000 y 4B. Estas redes administran las tarjetas y posteriormente cada entidad bancaria decide cómo las utiliza y cuánto quiere cobrar por ellas.

Rosa Ovejero, directora de comunicación de Servired, constata que “el coste de estos sistemas de pago está repartido al 50% entre lo que pagan los comerciantes -un porcentaje de cada venta- y la tasa que abonan los titulares por tener tarjeta”. La cuota anual que deben pagar los poseedores de este sistema de pago ronda por regla general los 12 euros, mientras que los que tienen la “modalidad oro”, que se diferencia por ofrecer un límite de crédito más elevado, abonan unos 50 euros.

En la práctica, utilizar el dinero de plástico en el extranjero tiene las mismas ventajas y los mismos inconvenientes que utilizarlo en España:

  • Ventajas:

    Posibilidad de comprar productos o servicios, sin tener que abonar recargos por el uso de la tarjeta.
    Se dispone de una reserva monetaria, a la que se puede recurrir en caso de necesidad.
    Fuera de la Zona Euro, se elude el pago de comisiones por el cambio de moneda, obligatorias en el caso de comprar algo con dinero en efectivo.
    Se puede retirar dinero de un cajero con tarjeta de débito, pagando únicamente la comisión por sacar efectivo en el extranjero.

  • Inconvenientes:

    Fundamentalmente el peligro que supone llevar una tarjeta de débito, porque si se la roban pueden acceder a todo el dinero de su cuenta corriente hasta que se dé cuenta del hurto y lo denuncie; o de crédito, que pueden consumir hasta el limite mensual establecido. Aun así, la legislación europea establece que en este supuesto el límite máximo de dinero del que se puede responsabilizar el titular es de 150 euros. Por encima de esta cantidad, se hace cargo la entidad bancaria. Pero hay una salvedad: si el ladrón ha conseguido averiguar el número secreto de la tarjeta, el cliente deberá de pagar de su bolsillo todo lo que se sustrajo hasta la denuncia del robo.

Al retirar dinero de un cajero con tarjeta de crédito, se cargan dos comisiones: la que corresponde a sacarlo en el extranjero y la de extraerlo a crédito.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones