Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Juguetes: ¡Me lo pido!

Una compra responsable y segura requiere la selección del juguete por parte de los padres según la edad del niño y mantenerse firme sin ceder ante sus caprichos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 22 diciembre de 2008
Img nino jugando Imagen: Lotus Head

La elección de un juguete no es un juego. El reto al que se enfrentan padres, abuelos y familiares como responsables en la compra de los regalos soñados por los más pequeños de la casa es importante. Otra cosa es que se sepa ver. Si evitar gastos innecesarios siempre está bien, se antoja aún más conveniente en tiempos de crisis e incertidumbre. Pero antes de decidirse por un juguete que luce un precio hasta un 50% más barato que otro en apariencia idéntico, hay que saber que este ahorro inicial puede salir muy caro. Desde Infojuego, un equipo formado por 150 psicólogos y pedagogos especializados en juego y juguetes, se recomienda a quienes comprarán estos regalos lúdicos que administren con sensatez y conocimiento de causa el dinero disponible. Entre otras cosas, se recuerda que comprar todo lo que los niños piden para Reyes no solo perjudica a la economía, sino también a la madurez personal de los pequeños.

Una compra meditada

/imgs/2008/12/nino-jugando–art.jpgNavidad es Navidad, a pesar de la crisis. Todo el mundo intenta ignorarla en estas fechas -aunque el gasto previsto este año es menor-, en especial cuando se piensa en los más pequeños y sus regalos. Pero hay que ajustarse el cinturón y, por ello, es conveniente elaborar una lista que combine las peticiones caprichosas (que, en alguna medida, hay que atender también) con los regalos didácticos, sin olvidar que cada juguete está diseñado para una franja de edad determinada. Puesto que la seguridad es un requisito imprescindible en cualquier juguete, los fabricantes deben garantizarla y los consumidores confirmarla antes de realizar la compra a partir de determinadas pautas.

Cómo saber si un juguete es seguro

La primera referencia que confirma que el juguete cumple con los estándares de calidad y seguridad es la marca “CE”. El problema estriba en que es el propio fabricante -y no un organismo independiente o las autoridades públicas, tras analizar el juguete- quien imprime este sello en el producto. Por esta razón, no se debe bajar la guardia, conviene mostrarse cautos ante juguetes que susciten dudas sobre su seguridad, por mucho que lleven incorporado el indicativo “CE”.

Hay que combinar las peticiones caprichosas con los regalos didácticos

Por otro lado, una marca de prestigio, conocida, es casi siempre sinónimo de calidad y seguridad. Cierto es que incluso juguetes de firmas famosas pueden, de manera ocasional, incumplir la muy exigente normativa de seguridad de juguetes, como demostró EROSKI CONSUMER en un análisis comparativo publicado en su revista. Pero las mayores incidencias en materia de seguridad física y mecánica se registran en artículos de marcas desconocidas que se encuentran a la venta en bazares que venden productos de importación.

Los juguetes menos seguros son los de marcas desconocidas a la venta en bazares

Otro elemento que se debe tener en cuenta es la morfología del juguete. Si el destinatario es un niño muy pequeño, hay que pensar que antes o después acabará en su boca, por lo que conviene seguir unas pautas:

  • Revisar el juguete antes de adquirirlo: sus componentes no deben soltarse o arrancarse con facilidad, sus dimensiones han de ser lo bastante grandes como para que no puedan tragarse ni inhalarse. Pelos, botones y ruedas pueden convertirse en un peligro si se meten en la nariz, el oído o la boca de un bebé o un niño pequeño.

  • Evitar comprar para los más pequeños juguetes con cuerdas, cordones o cintas: si se los enrollaran alrededor del cuello, podrían tener dificultades para respirar.

  • Vigilar el compartimento de las pilas, que no se abra con facilidad. Hay que elegir los que están cerrados con varios tornillos.

  • Leer el etiquetado siempre: la Directiva europea que regula la seguridad en los juguetes exige que en la etiqueta figure de forma clara la edad para la que están recomendados y que, en su caso, incluya una advertencia de que contiene piezas pequeñas, lo que lo convierte en no apto para menores de 36 meses. Además, establece que el envase debe mostrar el marcado “CE” de forma visible, legible e imborrable, así como el nombre y la dirección del fabricante y del importador. Hay que asegurarse de que toda esta información se muestra en un idioma que los padres entiendan, ya que a veces solo aparece en inglés. Si es así, se debe optar por otro juguete o pedir que alguien traduzca esa información.

Si el niño no es tan pequeño… ¿minimotos eléctricas?

Los padres deberían prestar especial atención a las características químicas y eléctricas del juguete que piensan adquirir. Conviene saber que los juguetes que funcionen con electricidad no pueden exceder los 24 voltios de tensión. Además, las partes que pueden entrar en contacto con una fuente de electricidad capaz de provocar descargas eléctricas deben estar aisladas y protegidas. A su vez, los juguetes tienen que diseñarse y fabricarse de forma que su ingestión, inhalación, contacto con la piel, mucosas y ojos no puedan provocar daños o heridas.

En cualquier caso, está prohibido incluir sustancias o preparados peligrosos si no son indispensables para el funcionamiento del juguete. Cuando este consiste en experimentos químicos o está diseñado para moldear cerámica o ensamblar maquetas, la cantidad de estas sustancias peligrosas debe estar justificada y limitada.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones