Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

¿Más de 3 horas de videojuegos? Cuidado con la salud… ¡y también el dinero!

Jugar a videojuegos favorece algunas habilidades, aunque también provoca insomnio o problemas visuales, y puede aumentar el recibo de la luz

videojuegos y niños Imagen: Bokskapet

En verano, cuando más tiempo tienen y más actividades pueden realizar al aire libre, bastantes niños y jóvenes prefieren enclaustrarse en sus habitaciones o monopolizar el salón para jugar en sus consolas, ordenadores o tabletas a Fortnite, Super Smash Bros o Mario Kart. Si jugar puede favorecer habilidades como tomar decisiones en pocos segundos o ser capaz de desarrollar estrategias, pasar demasiado tiempo con los videojuegos puede llegar a generar problemas de conducta o de atención en los menores. Pero, además, supone un gasto de energía añadido (incluso en modo reposo) que notarás en tu factura de la luz. A continuación, te contamos qué puedes hacer al respecto.

El impacto de los videojuegos en el cerebro de los niños

En un videojuego el resultado depende del nivel de destreza del jugador, de su atención, reflejos, planificación, ejecución y habilidad. Pero los videojuegos producen cambios en muchas regiones del cerebro y cada vez son más los estudios que señalan sus efectos, que perduran en el tiempo:

  • Los videojuegos que necesitan que los jugadores actúen con mucha rapidez, retengan gran cantidad de información y decidan en segundos favorecen el desarrollo de algunos procesos cognitivos básicos: atención, toma de decisiones, memoria, percepción...
  • Al jugar con videojuegos aumenta el tamaño y el desempeño de las partes del cerebro responsables de las habilidades espaciales (capacidad para representar objetos mentalmente, la orientación espacial).
  • En cambio, jugar tras ponerse el sol, cuando el cerebro produce melatonina para favorecer el descanso, lo que hace es estimular el cerebro yendo en contra del proceso fisiológico del sueño. Puede provocar problemas para conciliar el sueño, nerviosismo, irritabilidad...

Niños y videojuegos Imagen: superanton

Pros y contras de jugar a videojuegos

🎮 Las ventajas

  • Entrenan la capacidad de respuesta, una cualidad que es muy útil en diversos ámbitos, entre otros en la conducción.
  • Mejoran la coordinación visual y motriz, esencial para numerosas actividades que pueden realizar en el futuro: conducir maquinaria, realizar una intervención quirúrgica, tocar un instrumento...
  • Capacidad de diseñar una estrategia con la que superar los retos que se le presentan.
  • Mayor rapidez de reflejos.
  • Favorecen la cooperación: en muchos juegos interactúan con otros jugadores y aprenden a jugar (y trabajar) en equipo.
  • Capacidad para tomar decisiones en pocos segundos.
  • Desarrollan la motricidad: un videojuego no es una máquina tragaperras en la que solo hay que apretar un botón y esperar, sino que hay que controlar varios comandos simultáneamente o manejarse en un teclado con rapidez.

🎮 Los problemas

  • Vista cansada, ojo seco. Si se pasa muchas horas frente a una pantalla, se parpadea menos y el ojo se resiente. Asimismo, enfocar constantemente en rangos visuales cercanos puede cansar el ojo y, al final, provocar miopía.
  • Insomnio. Se estimula al cerebro contra los ritmos naturales fisiológicos.
  • Pérdida de interés por realizar actividades en el ámbito social o familiar. Si esto sucede, es probable que haya otro problema detrás y conviene acudir a un especialista.
  • ¿Violencia? Existe un debate entre quienes consideran que los videojuegos favorecen la irritabilidad y la violencia, y los que señalan que el cerebro sabe diferenciar entre ficción y realidad. El entorno (familia y amigos violentos), más que los videojuegos, es el que predispone a la violencia.
  • Adicción. Como en el caso de la pérdida de interés, si el niño solo tiene interés en jugar, conviene acudir a un experto ya que es posible que exista algún problema de fondo. ¿Mi hijo tiene un problema con el juego?
  • Aislamiento. Los expertos subrayan que, mientras el niño esté contento y tenga otras aficiones y amigos, el videojuego le aísla del mismo modo que pasar horas leyendo o haciendo un puzle.
  • Merma del rendimiento académico. Los juegos que permiten pasar de niveles favorecen querer llegar hasta el siguiente nivel y no parar, por lo que se pasan muchas horas sin apenas darse cuenta y ello repercute en los resultados del colegio.

Precauciones con adolescentes y niños

Tu hijo juega mucho a videojuegos, pero ¿es un problema? "El número de horas no es determinante para ver si el uso es problemático o adictivo, pero sí es importante valorarlo", explica Daniel Rama, neuropsicólogo y vicepresidente de la Asociación Española de Psicología del Niño y Adolescente (APSNAE).  Los padres deben siempre tomar ciertas precauciones:

➡️ Negociar un tiempo máximo de juego

A casi todos los padres les parece que sus hijos dedican demasiado tiempo a los videojuegos, pero ¿cuántas horas es demasiado? Estudios recientes de la Universidad de Oxford (Reino Unido) sugieren que el tiempo recomendable del uso de los videojuegos sería menos de una hora al día. Sin embargo, Daniel Rama señala que, con un criterio menos restrictivo, "el siguiente corte deberíamos establecerlo en tres horas. Si juegan dos horas, mejor que tres... pero sí parece que tres puede ser buen tope". ¡Importante! Es conveniente pactar con ellos, antes de empezar a jugar, cuánto tiempo pueden estar en el ordenador.

➡️ Juego en zonas comunes

Para que los videojuegos sean una buena alternativa de ocio, "conviene que el ordenador o la videoconsola estén en zonas comunes".

➡️ Tener más fuentes de ocio

Es conveniente "estar atento a que no sea la única fuente de diversión de los niños", sino que el videojuego sea una opción más.

➡️ Saber con quién juegan

Con la mayoría de videojuegos te conectas a través de Internet con otros jugadores. Hay que estar atento para que no aprendan un lenguaje inapropiado o que establezcan relaciones con alguien que no saben quién es.

➡️ Prestar atención a algunas señales preocupantes

  • Abstinencia. Malestar físico o psicológico cuando se deja de realizar un comportamiento (jugar a videojuegos), que se produce cuando la persona es adicta a ello.
  • Tolerancia. "Cada vez necesita más". Necesidad de aumentar la magnitud o la frecuencia para conseguir la excitación deseada.
  • Preocupación frecuente o excesiva por jugar.
  • Intentos fallidos para reducir o dejar de jugar.
  • Engaño a sí mismo ("juego una hora y me voy a dormir") y a sus familiares y amigos con el número de horas jugadas.
  • Intranquilidad o irritabilidad cuando no pueden jugar.
  • Utiliza el juego para escapar del malestar emocional o para mejorar su estado de ánimo recurrentemente.

Videojuegos y niños Imagen: Stefan Coders

El impacto de los videojuegos en la economía doméstica

Si estás cansado de ver a tus hijos sin separarse del ordenador, ahora tienes una razón más para limitar sus ratos de juego tecnológico. Un estudio realizado por la energética alemana Eon afirma que dos horas diarias jugando a videojuegos pueden suponer un gasto de luz de 36 euros al año, en el modelo que más gasta.

La explicación hay que buscarla en "los requisitos de energía de las consolas, que aumentan cada año", debido en parte al desarrollo de gráficos y animaciones "que intensifican el consumo de energía". Pero hay modelos y modelos... El gasto oscila entre los 36/34 euros anuales de las más sofisticadas (Xbox One X o PlayStation 4 Pro) a los 3 euros al año que emplea la Nintendo Switch.

A este desembolso hay que sumar la energía que consume el televisor (jugar con videoconsolas en este aparato gasta 60 veces más energía que hacerlo en un smartphone, mucho más eficientes) y las horas de juego por hogar. Y es que no es extraño que en una casa se dediquen más de dos horas diarias a los videojuegos, porque lo habitual es que más de una persona lo haga cada día en una misma vivienda.

⚠️ ¡Ojo! Conviene tener en cuenta que las consolas consumen también en estado de reposo. Y esto puede aumentar el gasto en luz pues, como se señala el informe citado, puede aumentar en 4 o 5 euros más al año en los modelos que más energía precisan para funcionar. Por ello, recomiendan "desconectar por completo el dispositivo tras terminar de jugar", si quieres ahorrar.

Etiquetas:

niños videojuego

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones