Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Sacar rendimiento económico a la lavadora

Cuando adquirimos una lavadora o cualquier otro electrodoméstico debemos plantearnos el uso que le vamos a dar, ya que si compramos un modelo con unas prestaciones superiores a las necesidades que tenemos no aprovecharemos todo lo que nos ofrece el aparato. Por lo tanto, es recomendable comprar una lavadora que se adapte al uso que le daremos y así no malgastar dinero.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 15 mayo de 2003
Cuando nos hayamos decidido por un modelo concreto podemos practicar algunos trucos para gastar menos energía y, de esa manera, ahorrar dinero. No se trata de priorizar el ahorro respecto a la calidad de lavado sino más bien de no malgastar energía, mediante la aplicación de una serie de sencillos trucos que están al alcance de cualquiera.

En primer lugar procuraremos elegir una lavadora que permita la posibilidad de instalar una doble toma de agua, caliente y fría. De esta manera podremos conectar la entrada de agua caliente al sistema de agua caliente de nuestra casa. Con ello conseguimos que no sea la lavadora la que caliente el agua que usa, ahorrándonos el gasto de energía que le supone al electrodoméstico. El calentador mantiene el agua caliente y si la aprovechamos para la lavadora estamos evitando un consumo energético importante.

Encenderemos la lavadora en las horas de consumo mínimo, así nos saldrá más barato hacer la colada.

Procuraremos usar el centrifugado lo menos posible, es una de las acciones que provocan un mayor gasto de energía para la lavadora.

No usaremos la lavadora hasta que tengamos una cantidad de ropa suficiente para llenarla (haciendo una colada grande se gasta menos que realizando dos medianas) así nos ahorramos el gasto de energía de encender varias veces el electrodoméstico.

De igual forma podemos ajustar el volumen de agua que vamos a necesitar en relación con la cantidad de ropa, así no malgastaremos agua y nuestras prendas se lavarán antes.

Otra forma de ahorrar es evitar los programas de secado cuando hace buen tiempo, podemos tender la ropa para que se seque por la acción del sol y el aire.

Usar demasiado detergente provoca que la lavadora trabaje más, es mejor poner la cantidad justa. Además así el lavado durará menos. Mucha gente piensa que cuanto más detergente se emplea mejor será el lavado, pero esta idea es falsa. La cantidad de detergente depende de dos factores: la suciedad de la ropa y su cantidad.

Hay que recordar que el consumo de electricidad depende del programa que seleccionemos. En general, los que implican mayor temperatura consumen más electricidad.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones