Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Sistemas de calefacción

El sistema más usado es el de caldera de gas natural con radiadores de agua

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 24 febrero de 2008
img_calefaccion3 1

La factura de la calefacción es uno de los principales gastos en los hogares españoles, representando más de la mitad del consumo energético total de la casa en los meses más fríos. Por esta razón es importante acertar en la elección del sistema de calefacción, ya que no todos garantizan la misma eficacia a la hora de combatir las bajas temperaturas. El tipo de vivienda, el lugar donde esté ubicada y la conciencia ecológica de cada uno determinará la elección de un modelo u otro: el más ecológico – la caldera de condensación- es también el más caro frente a otros más utilizados como los radiadores y el suelo radiante. Los precios, así como las ventajas e inconvenientes difieren notablemente de unos a otros.

Aspectos que se deben tener en cuenta antes de la compra

/imgs/2008/02/calefaccion3.jpgAntes de optar por uno de los múltiples sistemas que existen en el mercado, es necesario saber cuáles son las necesidades precisas de cada vivienda y de cada familia. En primer lugar hay que tener en cuenta la zona climática en que eestá situada la casa. Si se trata de una zona donde hace mucho frío y hay frecuentes heladas o nevadas, es recomendable optar por un sistema que mantenga el calor de forma constante. En áreas donde el invierno es más cálido, podría ser suficiente con sistemas más sencillos que dan calor de forma puntual.

En segundo lugar conviene analizar las características de la vivienda y de la familia que la habita. Es fundamental conocer la superficie exacta que se debe calentar, su orientación, su uso (diario o de fin de semana) y la posibilidad de calentarla total o parcialmente. Asimismo, es importante prever con qué espacio se cuenta para la instalación de un sistema de calefacción, o si hace falta al mismo tiempo disponer de suministro de agua caliente.

Por otro lado se debe conocer qué posibles fuentes de energía tiene la casa. En algunos casos la comunidad dispone de un sistema de calefacción central con gasóleo, o bien existe una instalación de gas natural que permite un suministro continuo. Cuando no hay ninguna fuente de energía, pero se quiere instalar una en la vivienda, la obra debe realizarla una empresa autorizada.

Los interesados deben estudiar también las posibilidades técnicas para realizar la obra que conlleva cada sistema, y el costo que le va a suponer la instalación. Además de este gasto inicial es necesario calcular el gasto posterior de consumo, que en función del sistema elegido permitirá ahorrar bastante dinero.

Por último, es aconsejable guiarse por criterios ecológicos y de seguridad cuando se elige un sistema de calefacción. Entre los más contaminantes están los que utilizan combustibles como el gasoil, que produce gases y olores nocivos para el medio ambiente, además de resultar más sucio en la vivienda. El suelo radiante con caldera de condensación es uno de los más ecológicos y de mayor rendimiento energético. En cuanto a la seguridad, todos los sistemas que requieren almacenar algún tipo de combustible se exponen a un mayor peligro de fugas o explosiones, por lo que el control y mantenimiento debe ser mucho más riguroso.

El más usado es la caldera con radiadores de agua y el más confortable es el suelo radiante.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones