Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Gestos para reducir el consumo de aparatos en stand-by

Dejar dispositivos o electrodomésticos conectados a la red eléctrica sin usarlos conlleva cierto gasto de dinero al año que podrías evitar con medidas como estas

ahorro luz regleta Imagen: Bru-nO

Al tener que permanecer más tiempo en casa para detener la expansión del coronavirus, estamos consumiendo más energía eléctrica: pantallas por teletrabajo, colegio en casa o uso de videojuegos, más horno, lavadora, lavavajillas… Pero hay un gasto fijo con el que no solemos contar: los 70 euros de media que una familia paga al año por el modo stand-by o en reposo que producen algunos electrodomésticos y dispositivos. El aire acondicionado está entre esos aparatos que más energía gastan mientras que no se usan pero están conectados a la red eléctrica. Para ahorrar en la factura de la luz que generan, la solución pasa por incorporar pequeños gestos en casa, como los que detallamos en las siguientes líneas.

Los televisores, los ordenadores, las videoconsolas o los microondas forman parte de un grupo de dispositivos que se denominan vampiros eléctricos y que se caracterizan por consumir energía incluso cuando están apagados. Esto se debe a que cuentan con un modo de espera (también conocido como stand-by) que permite al electrodoméstico volver a ser reactivado con mayor rapidez, detectar mandos a distancia o realizar funciones para las que haya sido programado. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), este sistema de reposo supone el 2,3 % de la que se consume en el hogar, unos 70 euros anuales para cada familia. Pero ahorrar no es solo un asunto económico, sino medioambiental: supone una reducción de las emisiones de dióxido de carbono de las eléctricas.

A continuación, estos pequeños gestos nos pueden ayudar a reducir este impacto:

  • Utilizar regletas de enchufes que permitan desconectar por completo aquellos aparatos que no se vayan a usar en las próximas horas. Así, además de ahorrar energía, se consigue evitar recalentamientos y sobrecargas.
  • Instalar un enchufe inteligente que se puede conectar a través de un mando a distancia. Es una opción más estética, y reduce la presencia de cables y ladrones.
  • Usar temporizadores para que los electrodomésticos se apaguen o se enciendan a determinada hora.
  • Ajustar el modo reposo o hibernación y desactivar algunos servicios, como la hora o la conexión a Internet, en aquellos dispositivos que no se pueden apagar (móvil u ordenador).

Cuidado con las regletas de enchufes

Lo primero que recomiendan los expertos a la hora de emplear extensiones eléctricas o regletas es que en ningún caso se deben conectar unas a otras, ya que una cadena de este tipo de dispositivos podría provocar un incendio.

Para evitar el riesgo de sobrecargas, hay que verificar la clasificación del voltaje de los equipos con los que se va a utilizar –nunca usando una extensión con una potencia menor, de 230 a 130 vatios, por ejemplo–, y controlar la temperatura de la base a través del tacto cuando hay varios objetos conectados. Si se comprueba que es excesivamente elevada, conviene desconectarla usando el interruptor de la propia regleta y, después, desenchufarla.

Por supuesto, este ladrón no puede tener ningún daño físico en el revestimiento. Por último, ni niños ni mascotas deberían transitar sobre estos aparatos, para evitar accidentes.

Etiquetas:

ahorro luz

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones