Entra en vigor la nueva Ley de Reproducción Asistida, que permite investigar con células madre embrionarias

Los centros de fecundación tienen dos meses para comunicar el número de embriones que conservan y en qué estado se encuentran
Por mediatrader 24 de noviembre de 2003

La reforma de la Ley de Reproducción Asistida, que permite la investigación con células madre embrionarias, entró ayer en vigor y establece un plazo de dos meses para que los centros de reproducción asistida comuniquen el número de embriones que conservan y en qué estado se encuentran. La reforma, aprobada de forma definitiva el pasado miércoles, pretende «resolver el problema grave y urgente de la acumulación de embriones humanos sobrantes, cuyo destino no está determinado», según se detalla en la exposición de motivos de la norma.

En España pueden existir en la actualidad unos 35.000 embriones congelados, y según esta reforma, en dos meses, los centros, servicios y unidades de reproducción asistida comunicarán a las administraciones sanitarias autonómicas el número de embriones humanos que mantengan crioconservados, así como información sobre su estado. Las administraciones autonómicas trasladarán dicha información al Ministerio de Sanidad y Consumo, de acuerdo con la modificación de la ley.

Para evitar futuras acumulaciones, salvo excepciones, sólo se permitirá fecundar tres ovocitos en cada ciclo, y además, las parejas progenitoras, o la mujer en su caso, determinarán el destino de los embriones humanos que hayan sido crioconservados con anterioridad a la aprobación de esta ley. Podrán elegir entre tres opciones: mantenerlos en crioconservación hasta que les sean transferidos; la donación sin ánimo de lucro a otras parejas que lo soliciten; o el consentimiento para que las estructuras biológicas obtenidas en el momento de la descongelación puedan ser utilizadas con fines científicos.

El Gobierno, mediante un real decreto y en el plazo de cuatro meses, desarrollará cada una de las opciones anteriores y establecerá el procedimiento para que los centros que tengan ahora embriones crioconservados soliciten dicho consentimiento, con el fin de determinar su destino. En seis meses, el Gobierno también aprobará el Estatuto del Centro Nacional de Trasplantes y Medicina Regenerativa, nuevo organismo que será el encargado de descongelar los embriones y gestionar el banco de líneas celulares.