Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

Un equipo científico hispano-alemán determina cuánto tarda un electrón en viajar de un átomo a otro

El tiempo que dura este fenómeno físico es el más breve que se ha conseguido medir hasta la fecha

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 21 julio de 2005
La revista científica "Nature" publica hoy un trabajo desarrollado por un equipo hispano-alemán de físicos, del que forman parte Daniel Sánchez-Portal y Pedro Miguel Etxenike, del Donostia International Physics Center (DIPC), que ha determinado cuánto tarda un electrón en viajar desde un átomo hasta otro próximo. El trabajo, cuya parte experimental han hecho varios laboratorios alemanes coordinados por Wilfried Wurth, de la Universidad de Hamburgo, ha conseguido medir el tiempo más breve jamás cuantificado.

Los físicos sólo sabían hasta ahora que un electrón tarda en pasar de un átomo a otro menos de un femtosegundo, una milésima de millonésima de millonésima de segundo. Gracias al equipo dirigido por Wurth y a la interpretación teórica de Sánchez-Portal y Etxenike, desde hoy tienen pruebas de que un electrón necesita 320 attosegundos -un attosegundo es un milésima de femtosegundo- para saltar desde un átomo de azufre a otro de rutenio. Etxenike, presidente del DIPC y catedrático de Física de la Universidad del País Vasco (UPV) explica que "un attosegundo sería a un segundo lo que éste último a la edad del Universo, que es de 14.000 millones de años".

"Hemos ayudado a ver qué es lo que sucede y cómo sucede, y confirmado que la forma de medir tiene sentido. Saber el tiempo que necesita un electrón para viajar entre dos átomos es importante porque este fenómeno está presente en un montón de procesos", explica Sánchez-Portal, investigador del CSIC que trabaja en la actualidad en el DIPC, en San Sebastián.

Este fenómeno, conocido por los físicos como transferencia de carga, es uno de los más rápidos de la naturaleza y puede tener importantes implicaciones tecnológicas. "Ahora que se intenta reducir el tamaño del circuito electrónico al de una molécula, conocer bien este proceso podría servir para construir nanocircuitos y para mejorarlos", indica Sánchez-Portal.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones