Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Perros > Alimentación

Alimentar a un perro anciano

La dieta de un perro que envejece debe adaptarse a los cambios que experimenta el animal con la edad

img_bolcomida perropeque a Imagen: Matt Miller

Los perros ancianos, como las personas, precisan cuidados especiales cuando envejecen. La edad trae complicaciones en los dientes, favorece la aparición de algunas enfermedades y el animal tiene menos actividad física. Por ello, la dieta del perro debe adaptarse a los años que cumple. Cuidar la alimentación en esta etapa tan especial ayuda al animal a tener una mejor calidad de vida.

No todos los perros se hacen ancianos a la misma edad . En el mundo del can, envejecer no solo depende de cumplir años. Influye, además, el tamaño del animal.

En los perros, envejecer no solo depende de cumplir años. Influye, además, el tamaño del animal

Los perros pequeños son más longevos que las razas grandes. Mientras que un perro de gran tamaño, por encima de 25 kilos, se considera senior a los cinco años, un perro pequeño, de hasta diez kilos, no es anciano hasta cumplir los siete. Para un can tamaño mediano, que pesa entre diez y 25 kilos, la tercera edad llega a los siete años.

Obesidad y edad

Cuando un perro supera la edad adulta para adentrarse en su fase de perro senior es frecuente que reduzca su actividad física. Realiza menos ejercicio, y que pierda peso se hace más difícil. Esto explica que la obesidad sea un problema común en un perro que envejece.

El sobrepeso puede traer problemas de salud. Mantener a un perro senior dentro de su peso idóneo (el veterinario puede ayudarle a conocerlo) es clave para que el animal conserve su salud y calidad de vida; y con ellas, la longevidad.

Con la edad aparecen otros problemas como la artritis, la pérdida de capacidades sensoriales (oído, vista) y los dientes se hacen más vulnerables a las infecciones. Otros cambios tienen que ver con el comportamiento: los problemas de sueño se acentúan con los años, se muestra más irritable y también menos tolerante a los niños. Estas alteraciones propias de un animal anciano obligan al dueño a introducir pequeños cambios en la alimentación del perro que mejoren su calidad de vida.

Dieta de un perro que envejece

Aunque un animal cumpla años, y las alteraciones que experimenta son numerosas (como acabamos de ver), hay cosas que no cambian. Un perro que entra en su tercera edad requiere los mismos alimentos básicos que el animal joven: proteínas, hidratos de carbonos, grasas, vitaminas y minerales. El can necesita grasas para mantener su temperatura corporal, y para que su pelo y piel permanezcan sanos.

El perro anciano requiere, como el joven, proteínas para transformar la comida que ingiere en sustancias útiles para su organismo. Mientras que los hidratos de carbonos son una potente fuente de energía. El animal que envejece necesita vitaminas y minerales: las utiliza para fabricar estas proteínas, hidratos y grasas. ¿Qué es entonces lo que varía en la dieta de un animal anciano y uno joven? La cantidad de estos nutrientes.

Menos ingesta de energía

El cuerpo de un perro anciano trabaja a un ritmo menor que el de un perro joven. Pierde capacidad regeneradora y algunas funciones orgánicas se ralentizan. En esta etapa, las anomalías cardiacas también son más frecuentes. Y la dieta del can anciano debe dirigirse a contrarrestar estos riesgos.

Un perro que envejece necesita menos aporte energético puesto que la actividad física se reduce. Para evitar el sobrepeso, los veterinarios recomiendan reducir alrededor del 20 % la cantidad de calorías que ingiere. Los fabricantes lo saben y los piensos y latas de perro senior suelen tener en cuenta estas recomendaciones, ya que ofrecen para esta edad un alimento específico bajo en calorías, pero que les sacia.

Para contrarrestar la pérdida de masa muscular que sufre el perro anciano, se recomiendan los alimentos ricos en proteínas. La fibra es asimismo un complemento nutritivo que debe aumentar en la dieta del animal.

Vitamina C contra el envejecimiento

Junto con el perro, las células de su cuerpo, también cumplen años. Y como ocurre en el hombre, el perro anciano sufre una pérdida de memoria. Para retrasar el desgaste cerebral conviene aumentar la cantidad de vitamina C que consume, ya que actúa como antioxidante. Algunos lípidos (fosfatidilserina) ayudan a mantener las neuronas activas.

Las alteraciones en la conducta es otro rasgo característico del envejecimiento del perro.

Para evitar el sobrepeso, los veterinarios recomiendan reducir un 20 % la cantidad de calorías que ingiere un perro anciano

El animal anciano se muestra más irascible, tolera peor a los niños y aparecen algunas alteraciones del sueño. La dieta del perro senior debe tener en cuenta estos cambios. Ciertas sustancias (triptófano) ayudan a controlar el ánimo del perro y aumentan su sensación de placer, por lo que se mostrará más tranquilo. También hacen que el perro anciano duerma mejor.

Consejos

  • La edad para cambiar de alimento suele ser a los ocho años para perros pequeños, siete años para los medianos, y cinco años para las razas grandes.

  • Elija una comida específica para la edad de su perro (senior), su tamaño, peso y actividad. Pida consejo en su veterinario.

  • Opte por una comida de alta calidad, con entre un 20 y un 30% de proteínas.

  • Recuerde que el perro senior necesita una dieta más baja en calorías.

  • Conviene repartir la comida en dos turnos al día.

  • Consulte a su veterinario antes de cambiar la dieta de su perro o si aparece cualquier problema de salud.

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones