Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Perros > Alimentación

La alimentación del perro, una cuestión de tamaño

Los perros grandes necesitan un alimento muy digestivo y los pequeños una dieta que favorezca su crecimiento rápido

Un perro grande y uno pequeño tienen diferente aspecto, diverso carácter y, también, se alimentan de manera distinta. Pero, ¿por qué? En este artículo se da respuesta a esta cuestión, se explican las pautas para alimentar a un perro grande y a uno pequeño y cuatro curiosidades sobre la nutrición del can según el tamaño del animal.

Imagen: Marilyn Peddle

Alimentación del perro, el tamaño influye

Los perros de razas grandes pueden tener problemas óseos, como la displasia, si tienen una dieta que favorece su crecimiento rápido

Un San Bernardo no come igual que un chihuahua por razones que saltan a la vista. Pero también porque sus aparatos digestivos son distintos: el perro pequeño es más caprichoso que el grande a la hora de alimentarse y satisfacer su estómago.

Un perro de talla gigante requiere un aporte energético muy distinto al de uno de tamaño reducido.

La alimentación de un perro de tamaño grande

Imagen: mrbbking

Los perros grandes tienen un crecimiento más largo y lento que los pequeños y su alimentación debe ser respetuosa con ese ritmo de desarrollo. De lo contrario, el can puede desarrollar problemas óseos, como la displasia.

Los perros de gran tamaño tienen además una esperanza de vida menor que los pequeños, su organismo se deteriora antes y sufre las consecuencias típicas de la edad, como las enfermedades degenerativas de huesos y articulaciones. La alimentación de estos perros debe ser acorde a su ritmo de desarrollo y declive, para lo cual hay que tener en cuenta las siguientes cuestiones.

  • Cuando el perro grande es un cachorro necesita una dieta baja en materia grasa y raciones adecuadas para evitar el sobrepeso y la obesidad canina. El cachorro de perro grande debe crecer de manera paulatina y adecuada a su tamaño, por lo que hay que evitar los suplementos extras de calcio que provoquen un desarrollo acelerado.

  • Cuando el perro de gran tamaño es adulto puede padecer intolerancia digestiva, lo que le convierte en un can propenso a sufrir la peligrosa torsión de estómago.

    Las necesidades nutricionales del perro grande en esta fase vital pasan por ofrecerle un pienso muy digestivo y alto en contenido calórico, para evitar las comidas copiosas y favorecer el óptimo aprovechamiento de los nutrientes que ingiere, sin peligro de padecer problemas estomacales.

    Otra cuestión a tener en cuenta con la alimentación del perro adulto de tamaño grande es incluir en su dieta antioxidantes naturales, como la vitamina E y C y reducir el aporte de fósforo.

  • El perro de gran tamaño a partir de los seis años comienza a mostrar signos de deterioro físico propios de su edad y tamaño, como las dolencias articulares. Este es el momento de ofrecerle un alimento de alta gama específico para perros de sus características, con el fin de procurarle una adecuada calidad de vida en sus últimos años.

La alimentación de un perro de tamaño pequeño

Un perro de tamaño reducido "suele estar más consentido por sus dueños a la hora de comer, y es más frecuente que se le ofrezca comida que no le corresponde, como trozos de pollo, ternera e incluso dulces", explica Ignacio Arija, veterinario, experto en nutrición animal y profesor de la Universidad Complutense de Madrid.

Los dueños del perro de tamaño pequeño deben evitar ofrecerle alimentos de su mesa y tener cuidado con el acúmulo de sarro en sus dientes

Los perros pequeños suelen tener especial atracción por los alimentos sabrosos. Así que, los dueños pueden optar por un alimento húmedo. No obstante, los canes pequeños tienen más tendencia que los grandes a acumular sarro en sus dientes, lo que se traduce en mal aliento en el perro.

Por ello, conviene alternar el alimento húmedo o untuoso con un pienso seco de alta gama para canes pequeños, cuyas croquetas estén formuladas de manera específica para ayudar a la eliminación de la placa bacteriana.

En cuanto a la permisividad de los dueños con el perro pequeño a la hora de alimentarle con su propia comida, es aconsejable reducir lo más posible esta costumbre, para cuidar el estómago del can pequeño, que puede padecer trastornos digestivos.

Los perros pequeños, al contrario que los grandes, precisan un alimento que favorezca un crecimiento rápido, acorde a su ritmo de desarrollo.

La alimentación del perro grande y pequeño, cuatro curiosidades

Juan Antonio Aguado, veterinario y profesor de la Facultad Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, expone varias curiosidades sobre la forma de alimentar a los perros según su tamaño:

  • Un cachorro de raza pequeña, como el yorkshire, ha completado su desarrollo antes de los diez meses, mientras que uno de raza gigante, como el san bernardo, lo hace con dos años. Por ello, es necesario ajustar el contenido en nutrientes de las raciones de pienso que el perro ingiere. De lo contrario, existe el riesgo de que el cachorro esté sobrealimentado y engorde o de que tenga carencias nutricionales.

  • La obesidad en un cachorro de raza grande le predispone a padecer displasia de cadera, por lo que su dieta debe ser reducida en grasa pero no en proteína.

    Para prevenir los problemas de huesos y articulaciones de los canes grandes, los piensos para perros de este tamaño suelen incluir condroprotectores o sustancias para proteger las articulaciones.

  • Los perros de razas pequeñas comen, en proporción, más que los de raza grande. Un yorkshire adulto, de dos kilos, debe comer unos 55 gramos al día de pienso de buena calidad o alta gama, mientras que un mastín de 80 kilos (es decir, con un peso 40 veces superior) no come 40 veces más: con unos 780 gramos al día es suficiente.

  • Los piensos para canes de razas gigantes tienen una elevada densidad energética (superior a la de los perros pequeños) para que la ración que se suministra sea pequeña y así evitar la torsión de estómago.

    Esta dolencia, la mayoría de las veces, se produce cuando ingieren gran cantidad de comida y agua en poco tiempo.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones