Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Perros > Alimentación

¿Mi perro está gordo?

Para saber si su perro es obeso basta realizar en casa una palpación en el tórax y abdomen del animal mientras sigue unos sencillos consejos

La obesidad del perro no es una enfermedad rara: entre el 20 y el 40% de los canes en España padece esta enfermedad crónica que provoca serios problemas de salud en las mascotas. Cinco sencillas preguntas le ayudarán a determinar en casa la cantidad de grasa que acumula su perro. Solo necesita responderlas con honestidad mientras que explora con las manos a su mascota. Este sencillo test le guiará para reconocer, a tiempo, a un perro obeso.

Imagen: borderlys

Reconocer a un perro obeso

La primera duda para reconocer a un perro obeso es cómo determinar la cantidad de grasa que le sobra a nuestra mascota. Un perro obeso es aquel cuyo peso corporal supera en un 20% los kilos adecuados que le corresponden en función de la raza, sexo y edad del animal. El exceso de peso puede causarle serios problemas de salud y acortar a longevidad de la mascota.

Aunque existen métodos muy fiables para medir los lípidos sobrantes en los humanos,como las técnicas que utilizan ultrasonidos, estos procedimientos apenas se aplican todavía con los canes. "El método más habitual y práctico para determinar la cantidad de grasa corporal en los perros es a través de la palpación", afirma el veterinario Manuel Lázaro.

Una exploración del tórax y del abdomen del perro con ayuda de las manos le ayudará a determinar de forma aproximada la grasa que acumula el perro.

La exploración del perro puede ayudar a determinar la grasa que acumula el perro

El tacto permite diferenciar si el perro sufre obesidad, sobrepeso o, por el contrario, si cuenta con los kilos adecuados para su raza, edad y sexo (peso ideal). En el extremo opuesto se encuentran los animales delgados o muy delgados, con un peso por debajo del saludable. Cinco sencillas preguntas, en forma de test, le ayudarán a determinar en casa a través de la palpación la cantidad de grasa del perro. Y a reconocer, a tiempo, a un animal obeso.

Primera pregunta: ¿Las costillas se distinguen bien a simple vista?

Si la respuesta es sí y, por lo tanto, las costillas, vértebras y huesos de la pelvis son visibles a simple vista, el perro está muy por debajo de su peso adecuado. Se trata de un animal muy delgado. El perro necesita cuidados especiales que incluyen una alimentación específica que le ayude a recuperar el peso perdido. En un animal muy delgado la cintura se puede distinguir a simple vista, y al palpar su cuerpo no se diferencia nada de grasa. En caso de delgadez extrema, una visita al veterinario ayuda a detectar las causas y atajar de forma eficaz el problema.

Segunda pregunta. ¿La cintura aún se percibe desde arriba?

Cuando las costillas son perceptibles a simple vista, pero de forma menos acusada que en el caso anterior, se trata de un perro delgado. La palpación del tórax y abdomen del animal delgado permite sentir una mínima cantidad de grasa, algo mayor que en el animal muy delgado, pero en ningún caso suficiente.

Un vistazo desde arriba al cuerpo del animal, para analizar su perfil, permite diferenciar de forma evidente la cadera y la cintura del perro. Un perro delgado necesita ganar algo de peso, por lo que debe proporcionársele una alimentación específica que le ayude a lograrlo.

Tercera pregunta. ¿Las costillas no se distinguen pero se palpan?

Cuando las costillas del animal no se diferencian a simple vista pero sí se perciben con facilidad a través del tacto, es señal de que la grasa corporal de nuestra mascota es la adecuada para su raza, edad y sexo. El animal está en su peso ideal. La cintura se marca pero no se distinguen sus huesos. Un vistazo superior al animal deja ver el perfil de la cintura aunque de un modo ligero. El abdomen está escondido pero no de forma tan pronunciada como en el caso de los perros delgados y muy delgados.

Cuarta pregunta. ¿El abdomen del perro se redondea?

Cuando el perfil del animal adquiere formas redondeadas, nos encontramos ante un perro con sobrepeso que comienza a acumular lípidos que no necesita en su cuerpo. Las costillas no se diferencian a simple vista. Tampoco se notan de forma clara con el tacto: existe una fina capa de grasa entre nuestra mano y los huesos del perro. El abdomen de un animal con sobrepeso cae y se redondea de forma ligera.

Visto desde arriba, el perfil del perro obeso adopta una forma redondeada, cóncava. E incluso pueden percibirse pliegues de piel que empiezan a caer a causa del peso de la grasa concentrada en los tejidos adiposos.

Visto desde arriba, el perfil del perro con sobrepeso adoptar una forma redondeada, cóncava.

Estos pliegues son más visibles cuando el perro corre o anda, ya que se balancean hacia los lados con el movimiento de nuestra mascota. Ante esta situación, conviene tomar medidas. Adoptar pronto una alimentación adecuada para reducir el peso del animal es una medida adecuada, que debe acompañarse con un aumento de la actividad física del perro.

Quinta pregunta. ¿No puede tocar la cintura?

Las costillas del perro no se pueden palpar con las manos, y tampoco se percibe la cintura: nos encontramos ante un perro obeso. Las vértebras de un animal gordo son difíciles de percibir a través del tacto puesto que las protege una notable capa de grasa. El abdomen del perro obeso es, sin duda, redondeado. La grasa que acumula en sus tejidos cuelga de forma notable, y los pliegues del abdomen se balancean con amplios movimientos cuando el animal corre.

Los problemas de salud que provoca la obesidad en el perro hacen urgente un cambio de los hábitos alimentarios del perro. La dieta debe encaminarse a reducir el peso del animal. Y su actividad física debe incrementarse de forma gradual.

Consejos

  • Recuerde que un animal obeso es aquel con un peso corporal un 20% superior a su peso ideal.

  • No olvide que la obesidad puede provocar serios problemas de salud en su mascota, como dolencias cardiacas o merma de la capacidad pulmonar.

  • La palpación del tórax y abdomen del perro es una forma sencilla de detectar un problema de sobrepeso de su perro en casa.

  • Cuando el perfil del animal adquiere formas redondeadas, nos encontramos ante un perro con sobrepeso. Las costillas no se diferencian con la palpación.

  • El peso de la grasa que acumula el perro obeso hace que caigan pliegues de piel, que se balancean cuando el perro camina o corre.

  • El veterinario le guiará de forma eficaz en la pérdida de kilos de su perro para evitar que aparezcan otros problemas de salud relacionados.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto