Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Analizan los hábitos de los cetáceos mediante sensores de última tecnología

Permiten obtener datos de profundidad, temperatura y movimiento con una referencia temporal

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 11 abril de 2003
La Unidad de Ciencias Marinas del Departamento de Biología Animal de la Universidad de La Laguna (ULL), en Tenerife, y el Instituto Oceanográfico Woods Hole (WHOI) de Massachusetts, realizaron entre el 14 de marzo y el 4 de abril de 2003 una campaña de investigación de cetáceos de hábitos profundos en Canarias. La experiencia consistió en marcar trece ejemplares de ballenas piloto o calderones que habitan en aguas de Tenerife, con el objetivo de estudiar su comportamiento base de buceo y las emisiones acústicas.

Este trabajo empleó por primera vez en España una novedosa tecnología desarrollada por el científico del WHOI Mark Johnson, consistente en unos sensores que se adhieren con ventosas al lomo de los cetáceos, sin causarles ningún daño, y que permiten obtener datos de profundidad, temperatura y movimiento con una referencia temporal. Además, graban continuamente los sonidos del ambiente y los producidos por los animales, en un amplio rango de frecuencias.

Así, gracias a estas marcas, los expertos del ULL y del instituto norteamericano descubrieron que las profundidades máximas alcanzadas por las ballenas piloto fueron de 950 metros en tan sólo 13 minutos de inmersión, lo cual indica buceos extremadamente energéticos a velocidades de hasta doce nudos en la zona más profunda de la inmersión, en la que el animal persigue a sus presas.

Está previsto que esta iniciativa se desarrolle también en la isla de El Hierro, concretamente en varios grupos de zifios. Estos cetáceos son los más desconocidos de su especie por su carácter tímido y sus hábitos oceánicos, que hacen difícil su avistamiento. Otro factor que dificulta su estudio es que se trata de los mayores buceadores entre los mamíferos, con tiempos de inmersión usuales de veinte a cuarenta minutos y tiempos máximos desconocidos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones