¿Dónde se tiran las maquinillas de afeitar desechables?

Las cuchillas de afeitar se consideran residuos domésticos peligrosos y, en principio, no se pueden reciclar, pero existe una campaña que busca darles una segunda vida
Por EROSKI Consumer 23 de abril de 2022
cómo reciclar una maquinilla de afeitar
Imagen: kropekk_pl
Las maquinillas de afeitar tienen dos partes: el mango y las cuchillas. El mango suele ser de plástico (sobre todo, en las maquinillas desechables), mientras que el material principal de las cuchillas es el acero inoxidable. Sin embargo, se trata de un utensilio de cuidado personal, no de un envase, y por esta razón nunca debemos tirar las cuchillas en el contenedor amarillo. Lo correcto, como recuerda Ecoembes, es llevar las maquinillas a un punto limpio, aunque ahora se ha puesto en marcha una campaña para darles una segunda vida. Te lo contamos.

Las maquinillas de afeitar son instrumentos de higiene y cuidado personal que permiten rasurar el vello de la cara y el cuerpo con facilidad. Las cuchillas, en particular, son elementos cortantes y están en contacto directo con nuestra piel (incluso con la sangre, si nos hacemos algún pequeño corte). Por esta razón, además de no compartirlas nunca con otras personas, no se pueden reciclar. Se consideran residuos domésticos peligrosos. 

Iniciativa para reciclar maquinillas de afeitar

Los materiales que componen las maquinillas desechables —acero inoxidable y plástico— son interesantes para la industria. ¿Podrían aprovecharse de algún modo, en lugar de acabar en un vertedero o incinerados? Un par de empresas consideran que sí, y han puesto en marcha el primer programa gratuito en España de reciclaje de maquinillas de afeitar; una iniciativa para recogerlas, reciclarlas y reutilizar sus materiales en la fabricación de otros objetos.

✅ Reciclar y recoger las maquinillas

Al frente de esta campaña se encuentran una empresa que fabrica maquinillas y una empresa especializada en el tratamiento de residuos de difícil reciclaje (como cápsulas de café, productos de higiene bucal o cartuchos de impresora, entre otros). Han creado un sistema de puntos de recogida públicos y geolocalizados para que cualquier persona pueda depositar las maquinillas de afeitar para reciclar, sean de la marca que sean; recargables o no.

Al mismo tiempo, ofrecen la posibilidad de formar parte de la red de recogida pública a espacios como residencias de estudiantes, asociaciones, empresas y comercios. Al inscribirse, reciben unas cajas contenedoras que los organizadores recogerán cuando estén llenas.

👉 Qué se hace con ellas

separar materiales maquinillas afeitarImagen: Steve Buissinne

Una vez recolectadas, las maquinillas de afeitar se limpian; luego, se separan los materiales. El acero se funde en lingotes para ser reutilizado en la industria metalúrgica, mientras que el plástico se funde y se transforma en gránulos que se pueden volver a moldear para crear productos nuevos de uso diario, desde bancos para parques hasta jaboneras.

Otros objetos difíciles de reciclar

Las maquinillas no son los únicos elementos difíciles de reciclar. Las cápsulas de café, los envases tetrabrik (que combinan cartón, plástico y metal) y los tubos de pasta de dientes son productos cuyo reciclaje es más laborioso. También las pilas (muy contaminantes), las bombillas de luz, los medicamentos, las toallitas húmedas, los pañales desechables y las compresas figuran entre los productos que requieren un tratamiento especial.

Los medicamentos caducados, de hecho, deben llevarse a las farmacias. Otros residuos sanitarios, como las mascarillas, así como las bolsas de plástico representan un serio problema medioambiental. El reciclado de aceite, de chicles y de vinilos y CD también requieren de especialización y recursos.