Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La biodiversidad en el Amazonas se ve amenazada por la fragmentación forestal, según un estudio

La responsabilidad sobre este fenómeno recae sobre las actividades madereras, ganaderas e industriales en la zona

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 28 noviembre de 2006

La Cuenca del Amazonas, ocupada por el río y sus tributarios, ocupa una superficie de unos siete millones de kilómetros cuadrados. Se calcula que en una superficie que cubre apenas el área de dos campos de fútbol conviven hasta 300 especies de árboles diferentes, según este estudio, que analizó la suerte corrida por casi 32.000 árboles amazónicos desde 1980, lo que constituye el estudio más ambicioso hasta el momento sobre la fragmentación del hábitat amazónico.

Uno de los descubrimientos más destacables fue la notable velocidad con la que las comunidades de árboles cambian como consecuencia de la fragmentación, según explicó William Laurance, del Instituto Smithsonian de Investigación Tropical en Panamá. En solo dos décadas -que es un segundo en la vida de un árbol milenario- el ecosistema ha sufrido una grave degradación", aseguró el experto. "La fragmentación está afectando las selvas de muchas maneras. Estos cambios son rápidos y cuando se altera completamente algo tan básico como los árboles, las especies que viven en la selva también se verán afectadas", indicó Laurance.

El factor principal de esa degradación son los cambios ecológicos que ocurren en los márgenes de las fragmentaciones forestales, según los científicos. Henrique Nascimento, miembro del Instituto Nacional para la Investigación Amazónica de Brasil, indicó que cuando se fragmenta el bosque "los vientos cálidos de las llanuras adyacentes matan muchos árboles". El estudio determinó que la fragmentación produce una reestructuración completa de las comunidades de árboles, afirmó el científico brasileño.

Los investigadores también creen que este problema pueda afectar al cambio climático por cuanto los árboles más pequeños en una zona fragmentada tienen menos biomasa y, por lo tanto, menos carbono que las selvas originales. El carbono de los árboles muertos es reconvertido por los insectos en dióxido de carbono, el más importante de los gases invernadero.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto