Seat llama a revisión a algunos modelos Altea, Toledo y León fabricados en 2004 y 2005

Se han detectado posibles fallos en el sistema de embrague que podrían dañar el volante de doble masa del motor
Por mediatrader 28 de junio de 2006

Una carta remitida por Seat a la que ha tenido acceso la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) explica que, debido a un defecto de fabricación que «podría afectar a la seguridad vial», la compañía ha llamado a revisión a algunos modelos Altea, Toledo y León fabricados en 2004 y 2005.

«Se ha encontrado una anomalía que en determinadas circunstancias podría afectar a la seguridad vial», en concreto en modelos Altea, Toledo y León -los últimos lanzados por Seat- con motorizaciones 2.0 l TDI y cambio manual de seis velocidades, según la carta que Seat ha remitido a algunos de sus clientes. «Existe la posibilidad de que se dañe el volante de doble masa del motor en el caso de realizar procesos de embrague extremos (…) debido a que la configuración del respiradero en la válvula de aireación de la tubería de presión del embrague no resulta ser la más óptima», según se explica en la misiva.

Fuentes del Instituto Nacional del Consumo señalaron que este fallo puede provocar un accidente de tráfico, ya que el volante de doble masa -la pieza del motor que va unida al cigüeñal- puede estar dañado y no funcionar correctamente. Incluso podría llegar a producirse el incendio del vehículo, añadieron.

Algunos vehículos deben ser revisados «de forma totalmente gratuita, incluida la sustitución de piezas», en cualquier punto de la red oficial de talleres autorizados de la filial de Volkswagen, según se comunica en la carta de Seat, firmada por el departamento de Asistencia Técnica de la compañía.