Aconsejan alejarse de los murciélagos ante el riesgo de contraer la rabia

El virus de la enfermedad se ha detectado en varios de estos animales
Por mediatrader 8 de octubre de 2002

Expertos del Centro Nacional de Epidemiología han recomendado alejarse de los murciélagos ante el riesgo de contraer la rabia, después de que hayan detectado el virus de la enfermedad en varios de estos animales. A finales del pasado mes de abril en Archena (Murcia), una niña fue mordida por un murciélago enfermo, de la especie «Eptesicus serotinus».

Según un informe publicado por estos especialistas en el boletín epidemiológico del Centro, dependiente del Instituto de Salud Carlos III de Madrid, es conveniente alejar a los murciélagos de los lugares donde se reúnan las personas, no recoger o tocar a los animales enfermos o que presenten comportamientos anómalos y extremar precauciones en el caso de los niños.

La situación de rabia endémica en España terminó en los años sesenta al comenzar el control de todos los perros mediante su censado y vacunación obligatoria y, salvo un caso aislado en 1975, el país ha permanecido libre de esta enfermedad y sólo se han contabilizado casos en Ceuta y Melilla.

La rabia en los murciélagos fue detectada por primera vez en 1987 en el Saler (Valencia), donde un animal mordió a un niño mientras dormía, y después de esa fecha se han registrado otros cinco casos, el último el mencionado de Archena. Según los expertos, en todos los casos el murciélago implicado presentaba signos de enfermedad.

En condiciones normales, los quirópteros no frecuentan al hombre y pueden atacar por estar enfermos, refugiados en habitaciones donde duermen personas, o por haber sido recogidos y verse indefensos.

En cualquier caso, los autores del informe recuerdan que los murciélagos insectívoros son animales beneficiosos, por lo que no se deben tomar medidas de reducción indiscriminada de esta población, aunque sí es necesario adoptar precauciones.

Además de recomendar que se evite el contacto de los animales domésticos con los murciélagos, aconsejan que ante el contacto con su saliva o la agresión por parte de uno de ellos se consulte a las autoridades sanitarias.

En este sentido, indican que las mordeduras o agresiones de estos murciélagos insectívoros pueden pasar desapercibidas, por lo que se debe iniciar el tratamiento siempre que exista la posibilidad de contacto con saliva.

Ante una herida por mordedura de murciélago sospechoso, el tratamiento antirrábico completo debe iniciarse rápidamente, con lo que se evita el posible contagio de la enfermedad. Las autoridades sanitarias deberán capturar al murciélago e identificarlo siguiendo estrictas normas de seguridad.

La rabia en el hombre se caracteriza por un periodo de incubación con dolores en la cicatriz de la mordedura, inquietud, cefaleas y fiebre, seguido de un periodo de excitación con espasmos y un estado de parálisis que puede conducir a la muerte.