Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Científicos estadounidenses abren una nueva vía para curar la alopecia

Han demostrado que los mamíferos son capaces de regenerar los folículos capilares

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 18 mayo de 2007
La calvicie tiene cura más allá de los implantes capilares o los tratamientos milagrosos que se anuncian en las revistas. Investigadores de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.) han demostrado, por primera vez, que los mamíferos adultos son capaces de regenerar los folículos capilares y recuperar el cabello perdido.

Cada ser humano nace con unos 100.000 folículos capilares que no se regeneran. Por la edad o por el padecimiento de algunas enfermedades, estos folículos entran en una fase de inactividad que impide el crecimiento de pelo nuevo.

Los investigadores de Pensilvania han descubierto, sin embargo, que el proceso es reversible siempre que la epidermis, la zona más superficial de la piel, sufra una lesión grave. Sólo para reparar heridas y lesiones, la piel es capaz de reprogramarse y volver a un estado más primitivo, como si estuviera en una fase embrionaria. De esa manera, recupera su capacidad regenerativa, necesaria para la formación de nuevos folículos.

Estos expertos realizaron cortes de más de un centímetro cuadrado en la espalda de ratones. Dos semanas después, los nuevos folículos se habían formado y 14 días después las heridas se habían cerrado. Cuando los investigadores añadieron proteínas Wnt (moléculas implicadas en el desarrollo embrionario), el número de folículos se duplicó y la piel cicatrizó mejor.

Uno de los resultados más sorprendentes es que los nuevos folículos se originaron a partir de células madre que no están implicadas en la creación de estos folículos.

Los autores de la investigación están convencidos de que su descubrimiento puede dar pie a terapias menos agresivas que, sin causar heridas, desencadenen la respuesta generativa de la epidermis. Se trataría de aprovechar ese "periodo ventana" embrionario que provoca una herida para lograr el nacimiento de nuevos cabellos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones