Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Atención sanitaria

Injertos capilares cada vez más baratos… ¿pero seguros?

Los injertos de pelo low cost, tanto los realizados en Turquía como en otros lugares, pueden tener efectos irreversibles en los pacientes y ser peligrosos para su estética y su salud

El pelo (más bien, su falta) es una preocupación para muchos españoles, que acuden a todo tipo de lociones, tratamientos o pastillas para tratar de frenar su caída. Contra la alopecia también cabe la posibilidad de recurrir a un injerto capilar, pero los precios de estos trasplantes hacen que más de uno se lo piense dos veces. Desde hace unos años, sin embargo, han surgido diversas opciones que permiten lucir de nuevo una hermosa cabellera a costes asequibles. Entre ellas destaca, sobre todo, la que se ofrece en Turquía. Numerosos españoles acuden a este país para hacer turismo sanitario y someterse a un injerto capilar muy económico. Pero ¿puede tener riesgos para la salud esta práctica? En estas líneas explicamos qué peligros pueden conllevar los trasplantes low cost y qué requisitos debe cumplir un injerto capilar seguro.

Turquía, reina del injerto capilar

Turquía, en general, y Estambul, en particular, constituyen un destino turístico innegable, pero desde hace unos años tiene un atractivo más: injertos capilares a precios imbatibles. Chófer privado que te recoge en el aeropuerto, traductor, hotel cinco estrellas, rápida visita turística y tratamiento capilar. Todo incluido en un lote cuyo importe total ronda entre 2.000 y 3.000 euros, mucho menor que un trasplante capilar en España, donde alcanza los 6.000 euros de media.

Imagen: sasint

Según explican los centros turcos, los precios son mucho menores en Estambul, porque el Gobierno otomano conoce el potencial económico de esta actividad (de hecho, en 2018 la industria turca del trasplante capilar superó los 1.000 millones de dólares) y ofrece subvenciones a las clínicas para que puedan abaratar sus costes.

Antes de operarte a miles de kilómetros debes informarte acerca de las garantías del centro donde vas a ser intervenido

Sin perjuicio de que así sea, expertos como Sergio Vañó, director de la Unidad de Tricología y Estudio de las Alopecias del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, aconsejan que antes de embarcarse en una aventura de este calibre, que puede poner en riesgo la salud, los pacientes “se informen acerca de las garantías del centro donde van a ser intervenidos”.

Los riesgos de las clínicas low cost

El trasplante capilar es algo serio. No es un tratamiento cosmético que se pueda asemejar a una limpieza facial o a sesiones de bronceado. Consiste en una intervención quirúrgica que debe llevarse a cabo por los profesionales adecuados y con los medios necesarios para una óptima seguridad.

“En los centros low cost, tanto de Turquía como en otras localizaciones -apunta el dermatólogo y tricólogo-, las cirugías son realizadas por asistentes con poca formación y experiencia, que pueden producir secuelas irreversibles en los pacientes”. Por ejemplo, pueden quedar cicatrices irreversibles en la zona donante por una extracción inadecuada de los folículos.

Pero, además, otro riesgo más importante aún es que la intervención en muchas ocasiones no se hace en un quirófano ni se tienen los medios adecuados, lo cual puede ser muy peligroso no ya para la estética del paciente, sino para su salud.

Imagen: romyrwood

Qué debes pedir a una clínica o centro capilar

El injerto de pelo es, en realidad, un autotrasplante del propio paciente. El es el receptor y también es el donante de su propio pelo. El trasplante consiste, primero, en extraer de la zona posterior y lateral de la cabeza, uno a uno, hasta 4.000 folículos con uno o más cabellos. Estos se utilizan para cubrir la coronilla y las entradas. Se trata de una intervención quirúrgica y quienes se someten a ella deben ser tratados “como pacientes, no como clientes”.

En la intervención deben participar un cirujano capilar y un anestesista), un enfermero y tres o cuatro técnicos capilares

¿Qué debes pedir al centro donde te realicen el injerto? Vañó señala que para hacer un trasplante capilar lo habitual es que participen dos médicos (un cirujano capilar y un anestesista), un enfermero y tres o cuatro técnicos capilares. Además, se precisa de un quirófano durante unas 6-8 horas y se utiliza un material costoso.

Es también necesario e imprescindible la realización de pruebas preoperatorias (consulta con anestesista, análisis...), así como tener un tratamiento y seguimiento médico después de la cirugía. Todos estos factores hacen que la cirugía, si se lleva a cabo con calidad y con los materiales adecuados, tenga un coste mucho mayor al que se publicita en los centros low cost.

¿Puedes hacerte un injerto de pelo?

¿Eres calvo y estás pensando en hacerte un trasplante de pelo? No hay problema, en principio. Pero no todo el mundo es buen candidato para realizarse un trasplante capilar. En primer lugar, es esencial tener cabello abundante en las zonas donantes (los laterales y la nuca). Además, el trasplante resultará mejor, si tienes pelo grueso y con melanina y también si luces pelo rizado y no liso.

Además de estos requisitos, es importante tener en cuenta que las personas con problemas de salud no son tampoco pacientes idóneos para someterse a un injerto capilar.

Lo más importante es acudir a un experto para que valore, con criterio, la posibilidad de hacerte un trasplante capilar y sea realista respecto a sus resultados.

 

Etiquetas:

alopecia pelo

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto