Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Crecen los accidentes domésticos entre las mujeres

El rango de edad más sensible se sitúa entre los 25 y los 44 años. Los niños son también uno de los colectivos más vulnerables

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 18 diciembre de 2007
Las mujeres no sólo siguen padeciendo más accidentes domésticos que los hombres, sino que la incidencia de este tipo de percances ha crecido en el colectivo femenino. En 1993, el 51,4% de los accidentes domésticos correspondió a mujeres, y esta cifra se elevó al 58,7% en 2004. Por su parte, los hombres registraron el 48,6% de estos accidentes en 1993, frente al 41,3% en 2004.

Estos datos aparecen recogidos en el "Informe sobre accidentes en el hogar", elaborado por la Unión de Consumidores de España-UCE y que fue presentado ayer en Albacete en el marco del "Primer Congreso Nacional de Prevención de Riesgos en el hogar".

Este trabajo indica que las mujeres siguen siendo las más propensas a sufrir accidentes domésticos, ya que son las que se encargan mayoritariamente de las tareas de la casa. El rango de edad más sensible se sitúa entre los 25 y los 44 años, con un 38,6% del total de percances.

Principal causa de lesiones

En España se registran 5.120 accidentes domésticos al día, lo que los convierte en una de las principales causas de lesiones. Los más habituales son las caídas (45,7%), los aplastamientos (19,2%), cortes y desgarros (19,2%), golpes o choques (14,2%), quemaduras (10,6%), y esfuerzos físicos o agotamientos (6,2%).

Los niños son también uno de los grupos más vulnerables, junto a los mayores de 65 años. Se estima que 1.500 niños de 0 a 15 años mueren en España por accidentes, de los cuales el 40% se originan en el hogar, el 22% en la calle, el 18% en la escuela y un 7% en zonas públicas. Las causas más frecuentes de accidentes domésticos en niños son ingestión de productos tóxicos, golpes y caídas, quemaduras, cortes y heridas, y ahogamientos.

Las principales secuelas de estos percances son cicatrices (48,5%), dolores sin especificar (22,5%), disminución de la movilidad (10,8%), dolores intermitentes (9,10%), inflamación (6,6%) y disminución de la masa muscular (0,8%).

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones