Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Gran Bretaña prohíbe donar sangre a quienes hayan recibido transfusiones desde 1980

El objetivo es evitar el posible contagio de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, la variante humana del mal de las "vacas locas"

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 17 marzo de 2004
El Gobierno británico anunció ayer que las personas que han recibido transfusiones de sangre desde 1980 tendrán prohibido ser donantes con el fin de evitar todo riesgo de posible contagio de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, la variante humana del mal de las "vacas locas".

La medida, que puede afectar al menos a unas 50.000 personas y reducirá las ya escasas disponibilidades de sangre del sistema sanitario británico, se toma tres meses después de que el Gobierno comunicara la muerte de una persona tras haber sido objeto de transfusión de un donante que posteriormente desarrolló la enfermedad. Aunque no está demostrado que ésta se transmitiera por medio de la transfusión, tampoco puede descartarse. De haber sido ése el proceso se trataría del primer caso conocido de infección por recepción de sangre contaminada.

El ministro de Sanidad, John Reid, informó ayer al Parlamento de la decisión, que se hará efectiva el próximo 5 de abril, e indicó que la prohibición abarca los últimos 24 años porque antes del 1 de enero de 1980 no se había registrado ningún caso de "vacas locas" en el Reino Unido. Reid trató de no ser alarmista y advirtió de que se trata simplemente de una "medida cautelar". "Quiero subrayar que el riesgo relacionado con ese grupo de donantes de sangre es por supuesto dudoso, pero tomamos esta medida por precaución, ya que el riesgo puede ser ligeramente superior que en el resto de la población", manifestó.

Como parte de la iniciativa, el Ministerio de Sanidad británico ya ha ordenado a los hospitales que traten de desprenderse de la posible sangre almacenada que proceda de las personas que son objeto de la prohibición. No obstante, se trata de una normativa de difícil cumplimiento, pues el Sistema Nacional de Salud no tiene constancia de si los donantes previamente habían sido sometidos a transfusiones, por lo que todo dependerá de que los propios donantes sean los que informen a los hospitales.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones