La prohibición de la venta de tabaco se ampliará a los menores de 18 años

Se vetará el consumo en lugares de trabajo docentes, sanitarios, públicos y de ocio
Por mediatrader 5 de abril de 2002

El Ministerio de Sanidad ya tiene preparado el borrador del Plan Nacional de Prevención y Control del Tabaquismo, que entre otras medidas establece la prohibición de la venta de tabaco a menores de 18 años, actualmente está en 16, y del consumo de cigarrillos en lugares de trabajo docentes, sanitarios, públicos y de ocio, según informaron fuentes del ministerio.

Los objetivos principales de este Plan, que contará con una Comisión Intersectorial de Dirección y un Comité Ejecutivo, son disminuir el número de fumadores, con iniciativas para prevenir la incorporación de nuevos adictos al tabaco, retrasar la edad de inicio y facilitar el abandono del hábito.

Según las mismas fuentes, el desafío es conseguir que en los próximos cuatro años el número de fumadores mayores de 16 años se reduzca un 6%, de tal forma que, en 2007, los fumadores representen menos de un tercio de la población en España.

El borrador elaborado por el equipo de la ministra de Sanidad, Celia Villalobos, y por técnicos en salud pública de las comunidades establece actuaciones concretas, tanto legislativas, informativas, educativas, de investigación, asistenciales y de coordinación.

Entre las medidas legislativas dirigidas a reducir el número de jóvenes que caen en el tabaquismo, aparte de las mencionadas anteriormente, destacan la prohibición de la publicidad directa e indirecta y del patrocinio de los productos del tabaco; su exclusión del cálculo del IPC y progresivo aumento de la fiscalidad para subir el precio; la promoción de la supresión de las máquinas expendedoras; y la prohibición de la venta de cigarrillos sueltos.

Asimismo, está previsto facilitar formación a los docentes y profesionales sanitarios de atención primaria sobre prevención del tabaquismo y la introducción de formación específica sobre tabaco y salud en las Facultades de Medicina y Enfermería. Además, Sanidad promoverá la acreditación como «espacios sin humo» de aquellos locales donde se realicen actividades de ocio para jóvenes y adolescentes.

Abandono del hábito

El borrador del Plan también recoge actuaciones para facilitar el abandono del tabaco. Entre las de tipo asistencial y de coordinación sobresale la consideración de la dependencia al tabaco como enfermedad crónica. Además, el tratamiento de la dependencia será incluido en las prestaciones sanitarias del sistema nacional de salud.

Asimismo, se propondrá la inclusión de medicamentos y otros métodos para dejar de fumar en los productos financiados por el sistema sanitario cuando esté demostrada su eficacia; se llevará a cabo una política gradual de espacios sin humo, estableciendo en primer lugar salas de fumadores en todos los centros donde sea posible; y un sistema de acreditación de las Unidades de tratamiento de la dependencia tabáquica.

El Plan incluye además medidas para evitar el tabaquismo pasivo como la inclusión del humo ambiental del tabaco en el listado de sustancias nocivas ambientales; la creación de unas medidas comunitarias para clasificar el humo del tabaco como agente carcinógeno en el lugar de trabajo; y la promoción de cambios legislativos para que en los hoteles y en los restaurantes se limite el número de plazas de fumadores y se establezcan zonas diferenciadas. Todas las medidas señaladas se llevarán a cabo, según el Plan Nacional de Prevención y Control del Tabaquismo, en coordinación con las distintas comunidades promoviendo una armonización en todo el país de la normativa existente sobre el tabaco.