Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

La Universidad Miguel Hernández descubre una nueva vía que permitirá profundizar en el estudio de la hiperglucemia

Con el proyecto se podrán poner en marcha trabajos sobre nuevos fármacos contra estos problemas de salud

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 13 julio de 2002
La Universidad Miguel Hernández (UMH) ha descubierto una nueva vía que permitirá profundizar en l ainvestigación de la hiperglucemia transitoria, un trastorno que padecen con cierta frecuencia las mujeres embarazadas y que consiste en el aumento de la concentración de glucosa en la sangre, por encima de la tasa máxima.

Las conclusiones a las que ha llegado el doctorando Israel Járabo, a través de su tesis, serán las que darán pie a otras investigaciones tanto sobre este trastorno como en relación con las cataratas, una de las enfermedades más comunes entre la población, debido sobre todo al aumento de la esperanza de vida.

Según el trabajo de Jarabo, el octodon degus, un roedor de origen chileno de unos 35 centímetros, podría ser un buen modelo animal para el estudio de ambas patologías. Caracterización de la respuesta insulin-secretora en el Octodon degus, un posible modelo de diabetes tipo 2 es el título de la tesis, que ha estado dirigida por los profesores Franz Martin y Bernat Soria, del Instituto de Bioingeniería. Este último conocido internacionalmente por sus investigaciones sobre la diabetes, que han venido provocando cierta polémica por su intención de usar células madre embrionarias.

Contrariamente a lo esperado por el autor de la tesis, los trabajos en el laboratorio concluyeron que este roedor no es un modelo interesante para la diabetes del tipo 2, una de las enfermedades que va en aumento en la población, especialmente entre las personas adultas.

Jarabo eligió este modelo animal al comprobar que describía una posible hiperglucemia espontánea y otros aspectos como cataratas, presencia de cristales en las células alfa del islote de Langerhans, incluso en algunos islotes se observó la existencia de un virus tipo herpes, todos ellos relacionados con la enfermedad.

También influyó en que el autor de la tesis se planteara la posibilidad de que el octodon degus sirviera como modelo animal de laboratorio para el estudio de la diabetes mellitus tipo 2, el hecho de que se pudiera analizar sin cambiar sus hábitos, puesto que es diurno, y la facilidad con que se podía reproducir en el animalario de la UMH.

El objetivo principal del estudio era corroborar o descartar si este roedor chileno era un buen modelo para el análisis de dicha enfermedad. Para ello se llevó a cabo un meticuloso informe sobre los parámetros bioquímicos y fisiológicos tanto en sangre como en plasma del animal.

Asimismo se procedió a realizar un estudio del acoplamiento estímulo-secreción en los islotes Langerhans del páncreas del roedor -encargados de secretar la insulina para contrarrestar la glucosa circundante en sangre-, a fin de intentar dilucidar posteriormente en el animal hiperglucémico si los valores enfrentados a los controles variaban o se mantenían próximos.

Tras realizar un seguimiento de la evolución de la glucemia en los animales que presentaban esta alteración del nivel de azúcar en sangre, se observó después de un año, que revertía su hiperglucemia. Por esta razón, Jarabo considera que su estudio permitirá iniciar nuevas investigaciones en este campo. «Este modelo animal permitirá averiguar por qué se da esa hiperglucemia transitoria, las posibles razones, al margen de las que ya se conocen, y lógicamente iniciar estudios sobre nuevos fármacos para combatir estas enfermedades».

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones