Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Los neumólogos advierten de que las vacunas contra el asma deben ser empleadas de forma más restringida

El asma puede ser de tipo alérgico o bien de naturaleza intrínseca, cuya sintomatología solo puede ser controlable mediante el empleo de medicamentos antiinflamatorios

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 20 julio de 2002
La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha advertido en un comunicado que las vacunas contra el asma deben ser empleadas de una forma más restringida a como se ha venido haciendo en los últimos años. En un comunicado, la SEPAR señala que el uso de estas vacunas sólo parece tener justificación en casos muy específicos y cuando fallan los tratamientos habituales.

Así, el doctor Izquierdo Alonso, miembro del área de asma de la SEPAR, apunta que su empleo sólo tiene razón de ser en tres supuestos: "cuando es posible demostrar una asociación clara entre los síntomas y un alérgeno a cuya exposición no pueda sustraerse el paciente, cuando los síntomas aparecen durante todo el año o durante una parte importante del mismo y cuando fallan las terapias dirigidas al control de la inflamación bronquial".

En este sentido, apunta que el asma puede ser de tipo alérgico o bien de naturaleza intrínseca, es decir, motivada por diversos factores no del todo bien conocidos en la actualidad y cuya sintomatología "únicamente puede ser controlable mediante un tratamiento profiláctico basado en el empleo de medicamentos antiinflamatorios".

Respecto al asma alérgica, recalca que la inmunoterapia parece estar lejos de ser el "remedio mágico". En definitiva, precisa que la inmunoterapia sólo aporta unos modestos beneficios clínicos que raramente compensan sus "múltiples incógnitas e inconvenientes", como puede ser el desconocimiento actual acerca de la duración del tratamiento, la aparición de reacciones adversas hasta en un tercio de los pacientes o el propio coste de la vacuna, normalmente elevado y sólo en parte sufragado por la Seguridad Social.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones