Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Psicología y salud mental

Niños y caprichos navideños

Los más pequeños, que escogen sus juguetes, su ropa y hasta el coche familiar, se han convertido en los principales consumidores

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 27 diciembre de 2005

Se calcula que cada Navidad los padres gastan más de cien euros en regalos para sus hijos. Una cifra que crece cada año y que ha convertido a los más pequeños en los principales consumidores del mercado. Están acostumbrados a recibir todos los artículos que piden, a participar en las compras familiares y a recurrir al chantaje emocional para conseguir sus objetivos. Por ello, los niños y adolescentes deben contar con una paga semanal, una asignación que les ayuda a administrarse, valorar el dinero y tener un control sobre la cantidad que gastan.

Quienes más piden

/imgs/2008/06/juguetes.jpg
Los niños son consumistas porque siguen el modelo de sus padres. Al menos, así lo aseguran numerosos estudios y profesionales que acusan a los adultos de dar a sus hijos todo lo que piden y no enseñarles a ser críticos con la publicidad, plagada de anuncios de juguetes, prendas de vestir y avanzados aparatos electrónicos. De la misma opinión es la vocal de la Junta Directiva de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), María del Carmen Molina, quien confirma que “la Navidad es la peor época debido al impresionante bombardeo de la publicidad” y recuerda que una de las principales consecuencias de ello es el desarrollo de la personalidad consumista en los niños.

Son ellos quienes piden participar en la elección del coche familiar o de complementos para la casa, “de manera que luego -señala Molina- quieren que también se hagan realidad sus peticiones y de forma inmediata”. Los niños no sólo quieren tener de todo sino “tenerlo ya”, por lo que los expertos no se cansan de repetir los riesgos de atender siempre sus demandas. “Si seguimos una línea de actuación con los hijos, les enseñamos una forma de funcionar centrada en exigir siempre, es decir, si cuando son pequeños les compramos todo lo que piden, no entenderán que no lo hagamos cuando son mayores”, advierte la vocal de CEAPA.

El consumo tiene su raíz en la satisfacción de necesidades, sean físicas y emocionales
Un ejemplo muy claro es la Navidad y la celebración del día de Reyes, cuando los padres animan a sus hijos a escribir en una carta la lista de regalos. Es frecuente que el niño, ante el carácter mágico de los Reyes, pida todo lo que desea. Y también es habitual que, para que no pierdan ilusión, lo reciban. Pero si esto se produce año tras año, al pequeño que descubra la verdad le costará entender que se dejen de atender sus peticiones. Igual que no comprenderá que Papá Noel le traiga regalos un año y no lo haga al siguiente.

La psicóloga Catalina Rodríguez explica que el consumo tiene su raíz en la satisfacción de necesidades, tanto físicas como emocionales. Pero dice que también es una forma de crear la propia identidad, tanto de clase como de grupo. “Todo comportamiento está mediado por el consumo, no sólo como un proceder para la satisfacción individual, sino también para la de necesidades que tienen su origen en el ámbito social, aquellas necesidades creadas por los medios”, asegura.

Además, insiste en que el comportamiento del consumidor deriva del aprendizaje y que esta conducta se mantendrá en función “de los estímulos externos o internos, de la disposición del individuo, de la frecuencia con la que se somete a los estímulos, de la efectividad y lo gratificante de la conducta, de la familiaridad con la situación de comprar y de los patrones cercanos a imitar”. “En los casos de compra compulsiva, que consiste en el afán desmedido, incontrolado y recurrente por adquirir cosas, es probable que muy poca gente piense que su hijo es un comprador compulsivo, pero no es una situación descabellada”, añade.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: El valor de la paga »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones