Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Geofagia

La falta en el organismo de algunos minerales lleva a las personas a ingerir sustancias como la tierra

Se calcula que entre un 10% y un 30% de los niños menores de seis años consumen tierra. Esta conducta se debe a una alteración del apetito denominada geofagia, que también se presenta en personas con retraso mental y mujeres embarazadas, y cuyas causas son aún un enigma para los investigadores. El gusto por consumir sustancias no comestibles parece estar relacionado con la falta de determinados minerales en el organismo, aunque todavía no se ha llegado a una razón científica demostrada. Además de tierra, se conocen personas con necesidad de ingerir o chupar otros materiales como la tiza, la arcilla, el hielo o el plomo, cuyas consecuencias, en casos extremos, pueden llevar al envenenamiento.

Por qué se come tierra

La ingestión de sustancias no nutritivas se conoce con el nombre de ‘pica’. Un término que no tiene relación con el rechazo a los alimentos, pero que engloba una situación anormal en el apetito. De hecho, dentro de la pica se incluye el gusto por consumir tierra fértil, una condición que se denomina geofagia y que se produce durante un periodo mínimo de un mes.

/imgs/2006/10/geofagia4.jpg

Las causas de la geofagia son desconocidas, pero algunos estudios la relacionan con personas que padecen retraso mental, niños y mujeres embarazadas. La razón podría ser la falta de minerales como el hierro o el zinc -o la mala asimilación de estos-, que se localizan en la tierra, así como el gusto por su sabor, textura u olor, la necesidad de aliviar las náuseas o la sensación de saciedad que produce cuando se siguen dietas para reducir peso. “También se han presentado evidencias que demuestran que la pica es parte de un desorden obsesivo-compulsivo“, asevera Miguel Ángel Martín, del Centro de Información del Medicamento del Colegio de Farmacéuticos de Segovia.

En este último caso, la ingesta de sustancias como la tierra aliviaría la sensación de ansiedad, si bien otros expertos afirman que la geofagia tiene que ver con las enfermedades metabólicas, en las que el organismo tiende a sustituir las sustancias que le faltan por otras, especialmente cuando se trata de minerales como el hierro, calcio, fósforo o potasio. El impulso de consumir estas sustancias se convierte en necesidad que lleva, en ocasiones, a ingerir cantidades perjudiciales para el organismo.

Como conclusión, algunos investigadores han determinado que la pica se puede corregir si se detecta el mineral que falta y se administra por otras vías más saludables. Por ejemplo, en el caso de que se diagnostique déficit de hierro, la administración de esta sustancia mediante pastillas o alimentos que contienen mayores cantidades solucionaría el problema. Y es que una alta incidencia de la pica se asocia con anemia, aunque no todas las personas que carecen de hierro consumen tierra. “La tierra es utilizada por lo general para proveer de complementos minerales o contrarrestar componentes perjudiciales”, agrega el director médico del Instituto Balear de Psiquiatría y Psicología, Pedro Moreno.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones