Una nueva técnica permite conocer a la octava semana de embarazo el sexo del bebé

Para la prueba, sin peligro para la embarazada ni para el feto, son suficientes tres mililitros de sangre de la madre
Por EROSKI Consumer 13 de mayo de 2008

Una nueva técnica desarrollada por los laboratorios Lorgen, en colaboración con la Unidad de Medicina Fetal del Hospital Virgen de las Nieves de Granada, permite conocer el sexo del bebé a partir de la octava semana de embarazo, frente a las 20 semanas necesarias en la actualidad. Esta prueba, consistente en tomar una muestra de tres mililitros de sangre de la madre para aislar el ADN fetal, no implica peligro para la embarazada ni para el feto al no emplearse técnicas invasivas.

Este procedimiento permitirá además identificar enfermedades monogénicas ligadas al sexo del feto, tales como la hemofilia o la distrofia muscular de Duchenne. El procedimiento ha sido considerado como un hito científico, ya que la fiabilidad del mismo es del 98% y el coste «moderadamente bajo si tenemos en cuenta que sólo cuesta entre 120 y 130 euros «, explicó Javier Valverde, director general de los laboratorios Lorgen.

El método ha sido ensayado en un estudio clínico con 120 madres del Hospital Virgen de las Nieves y sólo en dos ha fallado la predicción, indicó Valverde.

«Hasta ahora el diagnóstico prenatal requería esperar hasta la semana 18 mediante ecografía, o bien la toma de células fetales mediante procedimientos invasivos, tales como la amniocentesis, la biopsia de vellocidades coriónicas y la cordocentesis. Estos métodos presentan el inconveniente de suponer un riesgo tanto para la madre como para el feto. Con esta técnica no hay riesgo para nadie», afirmó, por su parte, Antonia Aránega, de la Fundación para la Investigación Biosanitaria (FIBAO), que ha auspiciado el proyecto.