Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

“La mejor vacuna contra las infecciones de transmisión sexual es la prevención”

Juan Carlos Gainzarain, especialista en enfermedades infecciosas del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Álava

Cada día más de un millón de personas contraen una infección de transmisión sexual (ITS) en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La tendencia al alza en el número de casos es una constante en casi todos los países. También en España. Los datos del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica señalan que los casos de gonorrea se han multiplicado por diez desde 2001 y los de sífilis por seis desde el mismo año. En el Día Europeo de la Salud Sexual que se celebra el 14 de febrero, los expertos recuerdan que la prevención de las ITS es importante para disfrutar plenamente de la sexualidad. La salud sexual es mucho más que la ausencia de enfermedad. Según la OMS, implica un “estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad”. En esta entrevista hablamos de estas infecciones, su prevención y tratamiento con Juan Carlos Gainzarain, especialista en enfermedades infecciosas del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Álava.

¿Por qué se han disparado las ITS?

Principalmente, porque ha habido una relajación en las prácticas sexuales, sobre todo, de la protección. Ocurre desde que la infección por VIH se ha convertido en una enfermedad crónica. La percepción del riesgo con respecto a las ITS ha disminuido y esto ha incrementado algunas conductas. Por otra parte, ahora hay más dedicación a estas enfermedades y se diagnostican más casos.

¿La falta de prevención se da solo entre los jóvenes o en toda la población?

Es un fenómeno al margen de la edad. De hecho, la sífilis, que es más frecuente en hombres que tienen sexo con hombres, se diagnostica de media a los 40 años. Con respecto a los jóvenes, aunque hay campañas específicas para prevenir las ITS dirigidas a ellos, no están calando lo suficiente.

¿Las infecciones se transmiten, sobre todo, en las relaciones sexuales con penetración o en cualquier tipo de contacto?

Es mucho más alta tanto en la penetración vaginal como en la anal. En esta última el riesgo es mayor, incluso, porque suelen producirse más lesiones y esto favorece la transmisión no solo de infecciones bacterianas, sino también víricas, y también del VIH. No obstante, una ITS puede transmitirse en cualquier tipo de contacto sexual sin la seguridad adecuada.

¿Entraña algún riesgo el sexo oral sin protección?

Es la práctica que menos riesgo tiene, pero sí puede haber transmisión de infecciones como la sífilis, la clamidia o el gonococo.

¿Raparse el pubis y los genitales aumenta la probabilidad de contraer una ITS?

Cualquier tipo de erosión en la piel puede favorecerla, pero en principio no es una práctica de alto riesgo. Sin embargo, hay otras costumbres, como el uso de espermicidas, que pueden favorecer algún tipo de infección. En sentido contrario, la circuncisión disminuye el riesgo de transmisión de infecciones como el VIH.

¿Llevar un pirsin o un tatuaje entraña algún riesgo añadido?

Si no se utiliza el material adecuado, puede existir riesgo de transmisión de algunas infecciones en el momento de poner el pirsin o realizar el tatuaje, pero no lo tienen con respecto a la transmisión de una ITS.

¿Hay infecciones asintomáticas o siempre dan síntomas?

Es muy variable. Las mujeres pueden tener una infección por clamidia con escasos síntomas o incluso asintomática. En los hombres que tienen sexo con hombres las lesiones en la zona anal, por ejemplo, de sífilis, pueden pasar desapercibidas. Ocurre lo mismo con las infecciones rectales. Las ITS son un grupo muy heterogéneo, lo único que tienen en común es la vía de transmisión. Pueden ser bacterianas, víricas, por hongos o por parásitos, y afectan a distintos órganos, con lo que la sintomatología es muy diversa.

¿Qué tiene que hacer una persona que haya tenido una relación de riesgo o crea que puede tener una ITS?

Cuando alguien no se ha protegido o tiene relaciones habituales con una persona y se plantea dejar de usar protección, debe ir a su médico de atención primaria o a una consulta especializada para hacer un estudio y descartar esa posibilidad. En las infecciones de transmisión sexual la mejor vacuna es la prevención.

¿Y una embarazada?

Debe acudir lo antes posible a su ginecólogo o a su médico de atención primaria para que se la diagnostiquen o se descarte. Una ITS puede ser un compromiso importante durante el embarazo.

El sexo es un terreno abonado para los bulos. ¿Son muy habituales en la consulta?

La gente, en general, tiene conocimientos sobre salud sexual y sobre la importancia de las medidas de protección, pero con frecuencia en el momento de la verdad se relajan. Hay personas que, al decidir si usan o no protección con alguien, se dejan llevar por sensaciones como si tiene buen aspecto o datos poco relevantes como si lo conocen desde hace tiempo. Hay que recordar que cualquiera que mantiene relaciones sin protección puede tener una ITS, independientemente de su edad y sexo.

¿Hay infecciones que afecten a un solo sexo?

Existen diferencias en la distribución por sexos. Una infección por clamidia, el linfogranuloma venéreo, es casi exclusiva de hombres que tienen sexo con hombres. La sífilis es mucho más frecuente en hombres que en mujeres, mientras que en el gonococo ocurre lo contrario. En las infecciones por clamidia están más o menos a la par.

¿Las ITS tienen tratamiento eficaz?

La buena noticia es que la inmensa mayoría de las infecciones sí lo tienen. Algunas no se curan nunca y pueden tener recidivas, como el herpes. En las infecciones bacterianas el tratamiento es muy eficaz, aunque existe el riesgo de que se desarrollen resistencias a los antibióticos.

¿Qué importancia clínica tiene una detección precoz?

Es fundamental porque son muy transmisibles, y cuanto más tiempo está una persona sin diagnosticar y más parejas sexuales tenga, mayor es el riesgo de que la infección se transmita.

¿Qué repercusiones puede tener a medio y largo plazo una ITS no tratada?

Aparte de los síntomas, que pueden ser muy desagradables, algunas llegan a tener consecuencias graves. Por ejemplo, la clamidia y el gonococo pueden producir a largo plazo, sobre todo en mujeres, infertilidad.

La vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) se administra desde hace años en mujeres. ¿Debería ponerse también a los hombres?

Si no se está haciendo es por motivos económicos. La vacuna no es barata y se ha focalizado en mujeres para prevenir el cáncer de cérvix. En algunos países anglosajones, como Reino Unido o Australia, se ha implementando su uso en hombres y se ha visto que también previene en ellos las infecciones por VPH. Hay que tener en cuenta que los hombres presentan tumores relacionados con este virus, por ejemplo, en el recto, la vejiga o en los genitales. Sería una vacunación necesaria. De hecho, en los hombres que tienen sexo con hombres tiene cobertura pública.

Las seis ITS más habituales

  • Virus del papiloma humano (VPH). Afecta al 40 % de los adultos, aunque en la mayoría no presenta síntomas y la infección se cura de forma espontánea.
  • Herpes genital y oral. Con frecuencia no se diagnostica, por lo que los datos son estimativos. Se calculan 46 casos por cada 100.000 personas.
  • Gonorrea. Los casos han aumentado un 30 % desde 2013, especialmente en hombres que tienen sexo con hombres. Se registran 22 casos por 100.000 habitantes.
  • Clamidia. Es la ITS más frecuente en Europa (146 casos por 100.000 habitantes). Dos tercios se diagnostican en menores de 25 años, sobre todo, mujeres.
  • Sífilis. La frecuencia es seis veces mayor en hombres que en mujeres, y es muy frecuente entre homosexuales. Se registran 7,1 casos por cada 100.000 personas.
  • VIH. En España han contraído la infección nueve personas de cada 100.000. Tres de cada cuatro nuevos diagnósticos se producen en hombres, el 38 % del total en homosexuales.

Etiquetas:

infección sexo


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones