La lactancia multiplica por tres la esperanza de vida de los niños en los países en desarrollo

Unicef y la OMS celebran la Semana Mundial de la Lactancia Materna en 120 países
Por EROSKI Consumer 2 de agosto de 2006

El 63% de los menores de seis meses no son amamantados correctamente, una práctica que multiplica por tres las posibilidades de supervivencia de los niños en los países en desarrollo, según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) que, junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS), celebra desde ayer la Semana Mundial de la Lactancia Materna en 120 países.

Ambas organizaciones promueven la alimentación exclusiva con leche materna durante los primeros seis meses de vida, una costumbre que, según Unicef, debe continuar hasta los dos años de edad o más, aunque a partir del medio año aconseja combinarla con una alimentación complementaria adecuada.

La leche materna proporciona a los niños nutrientes esenciales, les protege contra enfermedades mortales como la neumonía, y favorece su crecimiento y desarrollo, asegura el organismo defensor de los derechos de los menores.

«La alimentación con leche materna y la buena nutrición en la infancia son cruciales para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU», recuerda. En particular el que se refiere a la reducción de la mortalidad infantil y por el que se quiere rebajar en dos terceras partes la tasa de muertes entre menores de cinco años para 2015.

Para lograr este objetivo, Unicef lleva a cabo actividades destinadas a garantizar que los bebés sean alimentados correctamente en todos los países, como en Gambia, donde se está educando a la población sobre la importancia de que tanto la madre como el recién nacido se nutran adecuadamente.

Situaciones de emergencia

Otra gran prioridad para el organismo es apoyar la lactancia materna durante las situaciones de emergencia, cuando las malas prácticas contribuyen a la mortalidad infantil. En esas circunstancias, cuando el agua salubre es escasa y los niños quedan expuestos a contraer enfermedades letales como la diarrea, «amamantar es una medida salvadora», subraya la organización.

Finalmente, recuerda que el Código Internacional sobre Sustitutos de la Leche Materna, adoptado por 60 países, es uno de los principales instrumentos para proteger los intereses de las madres que amamantan a sus hijos, frente a las empresas que desean promover sus productos.

Este código, establecido en 1981 por la OMS y Unicef, prohíbe, entre otras cosas, la publicidad «agresiva» de los sustitutos de la leche materna, los biberones y las tetinas.