La lucha contra la mortalidad materno-infantil en el mundo no avanza

Unicef advierte de que sólo algunos países están logrando progresos adecuados para salvar las vidas de mujeres, bebés y menores de cinco años
Por mediatrader 18 de abril de 2008

Parlamentarios y líderes mundiales se reúnen estos días en Ciudad del Cabo (Sudáfrica), en el marco de la Asamblea de la Unión Interparlamentaria, para tratar de avanzar, entre otras cosas, en la reducción de la mortalidad materno-infantil. Esta cita coincide con la presentación de un informe que analiza la situación mundial respecto al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relacionados con la supervivencia de niños, niñas y madres.

Img unicefmortalidad
Imagen: UNICEF

Según este documento, que lleva por título «Cuenta atrás 2015: Supervivencia maternal, neonatal e infantil», sólo 16 de los 68 países que suman el 97% de las muertes materno-infantiles del mundo están logrando progresos adecuados para proporcionar los cuidados de salud necesarios para salvar las vidas de mujeres, bebés y menores de cinco años.

El Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef), que ha participado en la elaboración del informe, afirma que más de 10 millones de mujeres, niños y niñas mueren cada año por causas evitables y tratables. La mayoría de estas muertes tienen lugar en el sur de Asia y en el África subsahariana.

En el mundo muere un niño menor de cinco años cada tres segundos por causas diversas, entre ellas desnutrición, enfermedades o maltrato. «Aunque apenas uno de cada cinco niños y niñas nace en el África subsahariana, el 50% de las muertes infantiles del mundo ocurren en esta región. Por ejemplo, las mujeres de Níger viven afrontando que una de cada siete morirá durante el embarazo o el parto», denuncia Unicef.

Cada tres segundos muere un niño menor de cinco años. Desnutrición y enfermedades sin control son las principales culpables

Según los cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que indican que aún mueren anualmente casi 10 millones de niños en el mundo antes de cumplir los cinco años. Además, otro medio millón de mujeres fallecen al año por causas relacionadas con el embarazo y el parto. El objetivo fijado por las Naciones Unidas es evitar dos tercios de estas muertes antes de 2015.

Actuaciones sencillas

En 2008, por primera vez en la historia, las muertes infantiles bajaron de los diez millones. La agencia de la ONU dice que esto ha sido posible gracias a intervenciones sencillas y de bajo coste como el uso de mosquiteras tratadas con insecticida para prevenir el paludismo, las vacunaciones, los suplementos de vitamina A, o el fortalecimiento de los servicios comunitarios de salud.

Sin embargo, muchas mujeres y niños siguen sin tener acceso a tratamientos para enfermedades potencialmente mortales ni a los servicios de salud en general. El acceso a estos servicios es fundamental durante el parto y en las primeras semanas tras el mismo, que son las más peligrosas para las madres y los bebés.

Entre los países que han logrado progresos en la reducción de la mortalidad materno-infantil en los últimos tres años destacan China, Haití, Turkmenistán y algunos países africanos.

Mientras que en algunos países como China la asistencia sanitaria y médica de madres y niños lactantes ha logrado mejoras, en África Subsahariana el déficit aún es enorme, destaca Unicef.

EL INFORME “CUENTA ATRÁS 2015: SUPERVIVENCIA MATERNAL, NEONATAL E INFANTIL” IDENTIFICA COMO OPORTUNIDADES PERDIDAS PARA SALVAR VIDAS:

–El acceso a métodos de planificación familiar.

–Los cuidados especializados durante el parto.

–Los cuidados clínicos para los niños y niñas enfermos.

–El tratamiento de la malnutrición.