La ONU, preocupada por la precariedad de la situación humanitaria en Malí

Desde enero, unos 200.000 malienses se han visto obligados a desplazarse dentro de su propio país o a estados vecinos
Por mediatrader 3 de abril de 2012

La ONU ha alertado sobre la precariedad de la situación humanitaria en Malí tras el golpe militar que derrocó al poder civil del país, agravada por el desplazamiento de miles de personas y la escasez de alimentos. «Estamos muy preocupados por el deterioro de la situación política y de la seguridad en Malí, donde miles de personas huyen de sus hogares, ha señalado el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

La portavoz de ACNUR en Ginebra, Melissa Fleming, ha explicado que desde enero unas 200.000 personas se han visto obligadas a desplazarse y que miles de ellas han buscado refugio en países vecinos. «Nos dicen que huyen por la violencia generalizada y por el caos que aumenta en los pueblos y ciudades», ha declarado Fleming. Por su parte, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha suspendido la distribución de comida en algunas partes del norte del país por el ataque y saqueo que han sufrido sus almacenes y oficinas.

Además, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (ECOWAS) ha anunciado que impondrá fuertes sanciones diplomáticas, comerciales y financieras contra la junta militar que se encuentra en la cabeza del poder de Malí para forzar el retorno a la democracia. La ONG de desarrollo y ayuda humanitaria World Vision ha mostrado su preocupación por esta decisión, debido a las consecuencias que pueden acarrear para la población más pobre y vulnerable del país, «sobre todo porque estas sanciones llegan en un momento en que las familias campesinas deben hacer frente a una alarmante escasez de alimentos y deben realizar esfuerzos sobrehumanos para dar de comer a los niños».

«Nos preocupa los efectos que estas sanciones pueden tener en las familias que ya luchan contra el hambre para sobrevivir. El cierre de las fronteras significa que los precios de los alimentos -que ya son elevados por la falta de cosechas- aumenten aún más», ha señalado Chris Palusky, responsable de ayuda humanitaria de World Vision en Níger y Malí. Por ello, defienden la necesidad de crear corredores humanitarios seguros para que la ayuda llegue a las personas que más la necesitan. «La intervención militar no debe castigar a las personas que ya están sufriendo debido a la emergencia nutricional y que necesitan con urgencia ayuda humanitaria», ha reclamado el director de World Vision en Malí, Chance Briggs.