Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Proyectos y campañas

Ocio solidario para jóvenes

ONG y asociaciones juveniles organizan ludotecas, campos urbanos y campamentos para trabajar con menores aspectos como la tolerancia y la educación en valores

La solidaridad no cierra por vacaciones. Al contrario. ONG y asociaciones juveniles aprovechan el verano para organizar actividades de sensibilización dirigidas a menores. Ya sea en la ciudad o lejos de ésta, se enseña a niños y jóvenes a convivir con personas de diferentes culturas, intercambiar experiencias y desarrollar actitudes de cooperación.

Con la llegada de la época estival, algunas ONG organizan actividades exclusivas para los más pequeños. Ludotecas, campos urbanos y campamentos son las propuestas más habituales. La peculiaridad de estas alternativas es su contenido, que difiere del convencional en el aspecto solidario que las envuelve. Cada actividad se plantea como una tarea de sensibilización para que los niños aprendan, a través del juego, otras realidades que no siempre coinciden con la suya.

El ocio es una potente herramienta de diversión e integración. Save the Children organiza programas de tiempo libre para niños, con actividades que se abordan desde un prisma de interés social. Se abren ludotecas para facilitar el acceso al juego "en unas condiciones óptimas" para el desarrollo de los menores, se promueve el asociacionismo infantil y se desarrollan acciones en zonas urbanas o rurales desfavorecidas o con escasos recursos socio-comunitarios y de tiempo libre.

Se plantean tareas de sensibilización para que los niños conozcan diferentes realidades

Para este verano, la entidad ha previsto campamentos urbanos en diferentes localidades dirigidos a niños entre 6 y 12 años. Toda la programación cumple un horario similar al horario escolar, aunque no se trata de suplir a las tradicionales guarderías de verano, sino que se buscan alternativas en las que trabajar aspectos como la educación en valores, tiempo libre o educación ambiental.

Campamentos interculturales

Los campamentos son un clásico en verano. Por ello, se aprovechan como espacios de encuentro para menores con niveles de vida u orígenes diversos. La propuesta de Save the Children se acerca a pequeños de diferentes nacionalidades y aquellas familias que carecen de recursos económicos suficientes para afrontar los gastos de este tipo de programas -todas las plazas están subvencionadas-.

Desde la Federación de Asociaciones de Scouts de España (ASDE) también se organizan campamentos y acampadas interculturales que se centran en la integración de menores inmigrantes. Los destinatarios son niños y jóvenes entre 6 y 21 años, asociados o no a grupos scouts. Todos ellos participan en actividades específicas de sensibilización para fomentar la integración y las actitudes respetuosas, reflexionar sobre la realidad global de la inmigración y adquirir "las herramientas necesarias con las que afrontar las dificultades y los conflictos que a veces se crean fruto del desconocimiento", precisa un portavoz de ASDE.

Favorecen la convivencia y el intercambio de experiencias entre niños de diversas culturas

El objetivo de estas propuestas, según el responsable de programas en España de Save the Children, Alejandro Benito, es "favorecer la convivencia y el intercambio de experiencias entre niños y niñas de diferentes culturas y realidades sociales". Se aprovecha para potenciar entre los pequeños la tolerancia, el desarrollo de actitudes de cooperación y el respeto a la naturaleza. "Para ello, se programan actividades deportivas, de contacto con la naturaleza, talleres, juegos, canciones, veladas o excursiones", añade.

Lo habitual es que los niños que acuden a estos campamentos mantengan el contacto con la entidad durante el resto del año a través de los centros abiertos de tiempo libre. Las actividades de verano son una continuidad de las acciones que se organizan el resto del año, por lo que todas las plazas suelen cubrirse sin dificultad. No obstante, es necesario contar con financiación suficiente para llevar a cabo estos campamentos. "El año pasado no pudimos organizarlos por falta de financiación", explica Benito, quien recuerda que, "para muchos niños, son la única oportunidad para salir de casa en verano".

Voluntariado

Por otro lado, los meses de julio y agosto son ideales para apuntarse a tareas de voluntariado para las que, el resto del año, se dispone de menos tiempo. ASDE ha compuesto un grupo de 32 voluntarios que participarán a finales de agosto en el programa “Conoce y actúa”. Se trata de una experiencia que pretende acercar a los jóvenes “la realidad sobre la inmigración desde un punto de vista diferente, participativo y formativo”. Para ello, el grupo se trasladará a Gran Canaria, donde miembros de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Cruz Roja y centros de menores extranjeros no acompañados les transmitirán su experiencia y conocimientos. Todo lo aprendido “tendrá su aplicación práctica e intensa durante cinco días”, explica esta organización.

Conocer la realidad sobre la inmigración o participar en talleres con menores hospitalizados son dos de las opciones

Por su parte, voluntarios de Save the Children acudirán en verano a los hospitales, donde impartirán talleres a menores que se encuentran ingresados en los centros. Son actividades especiales con las que se intenta que los pequeños disfruten de un tiempo de ocio adaptado a su situación.

Lectura solidaria

Los libros nunca deben faltar en la mochila. Los más pequeños pueden cargarla con lecturas sencillas que les acercan a diferentes ámbitos de la solidaridad. Unicef ha editado un libro de Cocina para niños con recetas multiculturales. También Cuentos sin fronteras ha publicado la Colección Valores, con varios cuentos en los que se destacan el diálogo, la alegría y la generosidad como tres elementos fundamentales para resolver los conflictos y superar problemas. Para los jóvenes, Setem aconseja sus publicaciones sobre Finanzas Éticas o la Guía de Consumo Responsable. “Es una forma de dedicar los días de descanso a conocer de primera mano la realidad de los países del Sur”, recuerda la entidad.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones