Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Derechos humanos

Trabajo infantil

En el mundo hay 218 millones de niños y niñas que trabajan: 126 millones en trabajos peligrosos y 8,5 millones en condiciones de esclavitud

Cada año, el Día mundial contra el trabajo infantil recuerda que hay millones de niños y niñas en todo el mundo que desempeñan una actividad económica, en muchos casos, en condiciones de explotación. La cifra ha disminuido, pero aún es preocupante: hay 218 millones de menores que trabajan. De ellos, 126 millones realizan una labor peligrosa y 8,5 millones se consideran jóvenes esclavos. Los datos asustan y las ONG no se cansan de repetir que “la desaparición de la esclavitud infantil debe ser una prioridad para todos”.

Las peores formas de explotación

/imgs/2007/06/ninostrabajo.jpg

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el trabajo infantil es el “que daña el bienestar de los niños y menoscaba su educación, desarrollo y calidad de vida futura”. En este sentido, fija en 12 años la edad a partir de la cual se puede trabajar, pero limita esta condición a las actividades que no entorpezcan la formación de los menores. Algo que todavía hoy parece difícil de conseguir. En la actualidad, trabajan en el mundo 218 millones de niños y niñas entre 5 y 17 años: 126 millones en trabajos peligrosos y 8,5 millones en condiciones de esclavitud. A todos ellos quiere recordar el Día mundial contra el trabajo infantil, que se celebra el 12 de junio.

Los principales grupos de riesgo son los niños y niñas menores de 12 años que desempeñan cualquier actividad económica

Se considera que la participación de los pequeños en la vida económica no siempre es nociva y, por lo tanto, no siempre puede considerarse como trabajo infantil. Algunas tareas forman parte del entorno en el que viven, están adaptadas a su edad y no interfieren en su escolaridad ni en su tiempo libre. El peligro reside en incumplir estos principios. “Por un lado les sirve para garantizar su supervivencia, inviable de otro modo, por otro puede producir la muerte o ponerles en riesgo de sufrir maltrato físico y psicológico”, lamenta Pepa Horno, experta de Save the Children en trabajo infantil. “Hay que luchar contra la explotación, no contra el trabajo infantil, ya que sin él la mayoría de menores del sur no podríamos vestirnos, comer, ir a la escuela o jugar”, completa Juan Aladino Valdiviezo, representante del Movimiento de Niños y Adolescentes Trabajadores, una organización con más de 14.000 miembros en Perú y formada únicamente por niños y niñas trabajadores.

Según Unicef, los principales grupos de riesgo son los niños y niñas menores de 12 años que desempeñan cualquier actividad económica, menores entre 12 y 14 años que realizan trabajos peligrosos y aquellos que son víctimas de las peores formas de trabajo infantil. El informe de Save the Children ‘Rompamos las cadenas de la explotación infantil’, presentado este año con motivo de la celebración del día contra el trabajo infantil, incluye en este último grupo ocho formas de explotación:

  • Trata infantil. Afecta cada año a 1,2 millones de niños y bebés. Estos son secuestrados por traficantes, pero también pueden ser vendidos o alquilados por sus padres a posibles patrones.

  • Explotación sexual con fines comerciales. Hasta 1,8 millones de menores se encuentran en esta situación, promovida por el turismo sexual. La pobreza crónica está en el origen de muchos casos.
  • Trabajo infantil forzoso por endeudamiento. Cuando las familias se endeudan, los pequeños trabajan para pagar esa deuda a los usureros. Sólo en la India hay 15 millones de niños en esta situación.
  • Trabajo forzoso en la mina. Un millón de menores trabajan en minas y canteras de oro y diamantes, entre otras. Una de las ocupaciones más peligrosas.
  • Trabajo forzoso en la agricultura. Es el trabajo más habitual para 132 millones de niños y niñas menores de 15 años. Una minoría significativa lo realiza en régimen de esclavitud.
  • Niños soldados. Aunque se considera ilegal reclutar y usar a menores de 15 años, 300.000 niños y niñas están relacionados de algún modo con las fuerzas armadas. Los abusos sexuales son una constante en casi todos los casos.
  • Matrimonio forzoso. Durante la próxima década, 100 millones de niñas contraerán matrimonio antes de cumplir 18 años. La gran mayoría lo hará por obligación. Otros 14 millones de adolescentes dan a luz cada año.
  • Esclavitud doméstica. La demanda de este servicio es creciente, con salarios de miseria y castigos extremos como golpes con planchas ardiendo, flagelaciones y quemaduras con agua hirviendo.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones