Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Hardware

Elegir una videocámara

Las diversas tecnologías y la gran cantidad de modelos convierte la elección en una tarea complicada

img_vcamara portada

Al adquirir una videocámara hay que tener en cuenta algunas características y aspectos técnicos fundamentales, como son el tipo de sensor que utiliza, la estabilización de imagen, si la pantalla actúa o no de visor, las conexiones, el zoom óptico y el digital, etc. Son aspectos claves que se deben considerar para escoger el mejor modelo, de acuerdo a las necesidades o gustos de los usuarios.

En qué fijarse

/imgs/2009/01/vcamara1.jpg

Antes de comprar una cámara, hay que fijarse en diversos aspectos. Es imprescindible conocer los detalles de la óptica, el zoom, el estabilizador de imagen, las posibilidades de conexión o la autonomía, entre otros.

La óptica

En la actualidad, los modelos en el mercado utilizan una
óptica con tres tipos de sensores: CCD, 3 CCD y CMOS. Los
sensores CCD y CMOS se diferencian en la tecnología empleada
para convertir en señal eléctrica la cantidad de luz
recibida por las lentes y, en principio, ambas son igual de buenas,
pero 3 CCD aumenta su calidad por sus tres sensores. Es fundamental,
sin embargo, tener en cuenta la resolución del sensor que se
indique en la cámara, cuyo rango puede ir de los 300.000
píxeles a los ocho millones. En cuanto a
luminosidad, al igual que en las cámaras de fotos, la
numeración baja de la variable “f” supone una mayor
luminosidad en la óptica.

Zoom

Hay que diferenciar el número de aumentos conseguidos
mediante el zoom óptico y el digital, al igual que ocurre en
las cámaras de fotografía. El zoom óptico
realiza el aumento mediante las lentes, sin perder calidad en la
imagen obtenida. Sin embargo, el zoom digital se realiza mediante un
proceso de reconstrucción digital de la imagen, con una pérdida
de resolución cuanto mayor sea el aumento seleccionado.

Estabilizador de imagen

Al realizar una grabación mediante la sujeción de la
videocámara con las manos, el leve temblor de éstas se
aprecia después en la imagen y se observa un
movimiento inesperado en la grabación. Para solucionar esto,
las videocámaras integran diferentes tecnologías para
estabilizar en la imagen este temblor, más acusado conforme aumenta el zoom en una grabación.

Pantalla/visor

Para la visualización de las imágenes durante la
grabación se utiliza una pantalla LCD a modo de visor, aunque también hay pantallas superamoled. Junto
con su tamaño, que oscila entre dos y cuatro
pulgadas, hay que conocer la resolución de la pantalla,
así como las opciones de regulación del brillo y
luminosidad de la misma en condiciones de luz natural. Además,
es muy recomendable que la pantalla pueda girarse en diferentes
ángulos para poder grabar desde todas las posiciones.

Dimensiones

Al igual que ocurre con los ordenadores portátiles, una
disminución del tamaño, con las mismas
prestaciones que cámaras de mayor tamaño, conlleva un
aumento considerable del precio. Sin embargo, las videocámaras
de menor tamaño tienen, en general, una óptica más
pequeña y sensores de menor resolución. El tamaño
también lo condiciona el tipo de sistema de almacenamiento de
la imagen utilizado. Las videocámaras que utilizan
tarjetas de memoria o discos duros SSD optimizan más sus dimensiones, dado su reducido volumen. Otro aspecto que se debe tener en
cuenta es la ergonomía de la videocámara y su manejo al grabar en diferentes condiciones.

Conexión

Las videocámaras deben disponer de
diferentes conectores. Los más básicos son las salidas
de audio y vídeo en sus diferentes formatos, como Super Vídeo
o Vídeo Compuesto. Además, si dispone de una entrada de
micrófono auxiliar, es un punto extra para poder utilizar
micrófonos externos. En cuanto a la conexión con el
ordenador, en la actualidad lo más común es que la cámara
cuente con un puerto USB, aunque algunos modelos incorporan una
conexión Firewire, que ofrece una mayor tasa de transferencia
al pasar las grabaciones al ordenador.

Autonomía de la batería

La mayoría de las videocámaras disponen de una batería extraíble recargable. Sin embargo, su
duración varía en función del modelo. Es esencial
conocer de antemano la duración de la batería en
condiciones normales, para poder decidir si es necesario disponer de
una batería adicional al planificar una grabación
de vídeo. En general, las videocámaras actuales
disponen de unas dos horas de grabación continua.

Utilización como cámara de fotos

A pesar de no ser su función principal, la posibilidad de
realizar fotografías desde la cámara de vídeo es
una de las opciones que por defecto integran la mayoría de
las videocámaras disponibles en el mercado. Hay que tener en cuenta la resolución obtenida por el sensor (a menudo se utiliza un sensor independiente al de vídeo para la toma de fotografías), así como las
posibilidades de utilización en el mismo momento en que se
realiza una grabación de vídeo.

Funcionalidades extras

Aunque es aconsejable editar el vídeo a posteriori,
es decir, una vez terminada la grabación, hay que conocer las funcionalidades que incluye la videocámara para
poder controlar algunos de sus parámetros, como balances de
blancos, exposición, enfoque, color, etc.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones