Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Cómo publicar una página web

Publicar una página web no es complicado, basta conocer y seguir una serie de pasos

Cuando se contrata una conexión ADSL a Internet, el proveedor suele ofrecer un número de cuentas de correo y una pequeña cantidad de espacio web en la que albergar unas páginas personales. Además, en Internet hay multitud de webs que intentan facilitar la creación de una pequeña página personal. Sin embargo, el proceso para publicar un web (obviando su propia creación) suele ser confuso y complicado. Y es que, disponer de una página personal no es tan fácil (ni tan difícil) como puede parecer: hay que seguir un buen número de pasos y tomar en cada momento la decisión más adecuada a lo que queremos conseguir.

La dirección: cuanto más fácil, mejor

Lo primero que hay que plantearse ante el deseo de publicar una página personal es la propia dirección que tendrá. Éste es un aspecto muy importante, ya que la dirección identificará en muchas ocasiones a todo el sitio-web. Así, es muy recomendable que sea fácil de recordar y que guarde relación con los propios contenidos de las páginas.

Básicamente existen dos opciones a la hora de decidir que dirección usar:

Usar un dominio propio

Los dominios son las direcciones básicas, esto es, las que no tienen ningún tipo de barra inclinada (“/”), como “www.dominio.com”. Es la mejor de las opciones, ya que permite tener un control total sobre la dirección del sitio-web y disponer de direcciones de email como “nombre@dominio.com”. Además, es una dirección corta, fácil de recordar, y que no suele inducir a errores.

Todos los dominios pueden ser registrados a través de Internet, a través de los sitios-web de alguna de las organizaciones encargadas de su gestión. En el caso de dominios internacionales (los terminados en “.com”, “.net”, “.org” o “.biz”, entre otros muchos) se puede usar NetworkSolutions (ver lista completa de registradores). Registrar un dominio para tres años cuesta unos 60 ó 70 euros.

En el caso de España existen los dominios terminados en “.es” (todos los dominios, tanto los internacionales como los “.es”, son validos en Internet y se puede navegar por ellos desde cualquier parte del mundo). La entidad principal que se encarga de gestionarlos es ES-NIC, aunque también pueden registrarse mediante alguno de los numerosos Agentes Registradores oficiales. El precio por un año va desde los 25 euros de los dominios más baratos (“.com.es”, “.org.es” y “.nom.es”) hasta los 110 euros de los dominios “.es” a secas. La persona que se registra, a diferencia de lo que ocurre con los dominios internacionales, debe ser el dueño legal de la marca a registrar.

Usar una subdirección

Son aquellas direcciones que contienen barras inclinadas (“/”) (www.dominio.com/clientes/cliente12345) o una palabra antes del domino (www.subdominio.dominio.com). Normalmente son direcciones bastante largas y difíciles de memorizar, ofrecidas de forma gratuita por los proveedores de acceso a Internet al contratar una conexión a la Red.

En cualquier caso, lo importante es el contenido que se va a incluir dentro del sitio-web, sobre todo después del éxito del buscador web Google, que ha relativizado la necesidad de un dominio fácil de recordar. De nada sirve disponer de un dominio propio, fácil de memorizar, si los contenidos del web no tienen la calidad suficiente.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Espacio web »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones