Los videoblogs se consolidan en España

Suponen la evolución de los blogs y, aunque son más laboriosos, se extienden en una Internet cada vez más audiovisual
Por Benyi Arregocés Carrere 28 de noviembre de 2007

Losvídeos en formato flash se han convertido en uno de los contenidos más en boga en la Red. Los emplean desde los medios de comunicación hasta los blogs, que poco a poco han asimilado sus espectaculares posibilidades. Gracias a la iniciativa de miles de internautas anónimos a los que les entusiasma la combinación de hipertexto e imagen en movimiento, se ha consolidado en la Internet hispana una nueva modalidad de bitácora multimedia que se conoce como videoblog, o por su abreviatura, vlog.

Videoblogs, evolución natural de los blogs

Un videoblog es la evolución del blog normal hacia un formato en que predominan los contenidos audiovisuales. Servicios como YouTube, que proporciona un código para que cada usuario inserte un vídeo dentro de su blog, han popularizado el uso de este contenido, que en la actualidad se puede captar desde millones de dispositivos móviles tales como teléfonos celulares, cámaras de fotos, etc.

/imgs/2007/11/videoblogs1.jpg

De igual forma, la extensión de líneas de banda ancha, tanto ADSL como cable, han permitido a los blogueros subir los vídeos a mayor velocidad y a los espectadores verlos con comodidad.

Por estos tres factores, se puede decir que el videoblog se consolida, tal y como mantiene Héctor Milla, ‘videobloguero’ y experto en ‘Televisión 2.0’. “El videoblogging en España arranca con timidez en 2005, se desarrolla durante 2006, en 2007 ya se puede hablar con mayúsculas sobre este formato, y creo que en 2008 veremos cosas muy contundentes al respecto”, sostiene Milla.

Una oferta variada de videoblogs

La Red hispana ya cuenta con ejemplos de activos ‘videoblogueros’ que experimentan con este nuevo tipo de sitio web. El director de cineJoan Planas es uno de los diez candidatos a mejor videoblog en los premios internacionales The Bobs, gracias a su sitio de cuidado diseño y a unos contenidos que incluyen documentales, cortos y encuestas callejeras.

/imgs/2007/11/videoblogs2.jpg

Las historias de Qué vida más triste, de Rubén Ontiveros, llevan dos temporadas entreteniendo a su audiencia, con episodios humorísticos de pocos minutos de duración; por la ficción también apuesta Flor Dorada.

Más ejemplos se encuentran en los videoblog de Héctor Milla y Eduardo Collado, más centrados en las nuevas tecnologías; en el delHombre Lobo, donde Eduardo Pérez Orúe muestra testimonios animados de sus viajes; el de Ginatonic; Ravennius; o el de Pepa García, por citar unos cuantos que sobresalen entre los muchos que surgen últimamente.

El vídeo, protagonista absoluto

Si en un blog el creador se expresa y se comunica a través del texto, en el videoblog el protagonista absoluto es el vídeo, un contenido que aporta más información que el audio o el texto y donde, según Eduardo Collado, “es importante lo que se ve, lo que se dice, la cara que pone la gente e, incluso, los silencios”.

/imgs/2007/11/videoblogs3.jpg

En los vídeos, el autor se convierte en el presentador de su propia televisión, en el ojo que enseña aquello que quiere comunicar o en un director que muestra escenas guionizadas y utiliza Internet como forma de comunicación.

Por otro lado, los videoblog viven momentos de evolución, con novedades como la posibilidad de realizar videocomentarios en los artículos, la transmisión en vivo o la irrupción de la Web 2.0, porque ya hay aplicaciones web para editar vídeos o capturar imágenes, según señala Milla.

Cómo hacer un videoblog

Los estilos son muy variados, pero se puede apostar por un formato casero, mediante cualquiera de los teléfonos móviles que disponen de cámara de vídeo, o también con una cámara de fotos o una webcam.

/imgs/2007/11/videoblogs4.jpg

También se puede optar por medios más profesionales. Joan Planas asegura que el precio de una cámara de calidad parte de los 1000 euros, y los micrófonos pueden costar unos 300 euros.

Una vez se tiene la cámara, es el momento de captar imágenes. Se puede optar por lo más sencillo y considerar válidas las imágenes obtenidas en cada toma. Sin embargo, si se elige la opción más elaborada, que conlleva una edición, habrá que recurrir a programas que permitan editar imágenes. En la actualidad esto se puede hacer con cualquier ordenador básico.

Eduardo Collado explica que comenzó a realizar esta tarea en Linux, con el programa Cinelerra, que le resultó “inestable”; después se pasó al Movie Maker, que viene de serie en todos los Windows XP, pero que adolece, en su opinión, de funciones.

/imgs/2007/11/videoblogs5.jpg

Por esta razón lo cambió por elAdobe Premiere, un programa más avanzado pero “bastante caro”. Al final optó por emplear el iMovie, un software gratuito incluido dentro de los Mac Os X.

Después de tomar las imágenes y editarlas según el guión que se haya previsto, llega el turno de elegir en qué formato se codifica el vídeo. La opción más popular es el ‘Flash Video’, que ya admite HD (o Alta Definición), pero muchos videoblogueros prefieren ofrecer a sus espectadores diversas posibilidades. Así, brindan los contenidos en formatos como AVI, Quicktime, 3GP (para los móviles) o el del iPod (m4a), entre otros.

La elaboración de cada videopost require de tiempo

Una vez realizada esta labor, el usuario que quiera estrenar su videoblog debe considerar un servicio que le permita insertar los vídeos en su sitio (del estilo de YouTube), y subir todos los archivos.

/imgs/2007/11/videoblogs6.jpg

Collado, que apuesta por ofrecer los vídeos en distintos formatos, destaca que debe subir 1 gigabyte de datos cada vez que publica un vídeo lo que, unido al hecho de que las conexiones a Internet suelan ser asimétricas por el lado de subida de datos, provoca que cargar los archivos se convierta con frecuencia en un proceso lento.

Esta sería la penúltima tarea de la larga elaboración de un videopost (sólo restaría crear el artículo en el videoblog, con una pequeña descripción para resumir el contenido del vídeo, y que, al mismo tiempo, permita que los buscadores lo encuentren).

“Según el grado de dificultad del vídeo que se realice, la elaboración completa de cada uno de ellos puede llevar desde varias horas hasta varios días”, asegura.

Historias de ‘videoblogueros’

Internet propicia la creación de comunidades, y este caso también se cumple con los pioneros del videoblog en España. Milla considera que existe una “diversidad y un ecosistema interesante”, que forma una comunidad donde se ayudan unos a otros en el aprendizaje sobre los programas de edición de vídeo.

/imgs/2007/11/videoblogs7.jpg

Ejemplos de proyectos comunitarios son CienOjos.tv, que surgió a partir del grupo de discusión Vlog Español, compuesto por más de 200 personas y donde cualquiera puede registrarse y empezar a publicar vídeos según los temas que se planteen; o también Vlog Internacional.

Sin embargo, cada videobloguero tiene su propia historia. Por ejemplo, Joan Planas ha conjugado su pasión por el cine y por la informática. Además, ha comprobado en carne propia cómo Internet es un buen vehículo para promocionar el trabajo de nuevos artistas.

Cuenta que hizo un documental en Nicaragua, titulado “Con ánimo de lucro“, cuya temática gira en torno a la pobreza y la relación entre el Primer y el Tercer Mundo, y decidió estrenarlo en la Web, porque no quería venderlo, con el fin de que se pudiera descargar gratuitamente.

Joan Planas hizo un documental en Nicaragua, titulado “Con ánimo de lucro”, cuya temática gira en torno a la pobreza y la relación entre el Primer y el Tercer Mundo; su éxito en la Red ha sido rotundo

Para su asombro, comprobó cómo universidades de países a los que nunca pensó que llegaría su trabajo le pedían una copia del mismo, y cómo le sirvió para darse a conocer en España. “Para mí es un escaparate, un lugar para conocer gente y para experimentar”, señala Planas.

Este ‘videobloguero’ llega a decir que si no hubiera existido Internet, ahora tendría que estar detrás de una productora “pidiendo limosna”, y que gracias a Internet ha encontrado su público.

Justamente en ese aspecto hace hincapié Milla: el videoblog es perfecto para los nichos de público. “Es interesante porque corresponde a una audiencia precisa, una comunidad, mientras que el éxito es para la televisión”, explica.

Por su parte, la entrada de Collado en los videoblogs fue gradual. Pasó primero por el podcast y saltó al vídeo en 2003, con el sitio vlog.es. “Lo hacía con un amigo que vivía en Guadalajara, pero como yo estaba en Madrid era muy difícil quedar y en 2004 comencé a hacer vídeos por mi cuenta”, recuerda.

/imgs/2007/11/videoblogs9.jpg

Collado, ingeniero informático de formación, realiza su videoblog en su tiempo libre y desmitifica la necesidad de conocer el lenguaje audiovisual, porque su intención no es lograr resultados profesionales. “Se trata de ponerte y jugar un ratito, al fin y al cabo son programas”, indica.

Otro caso es el de Héctor Milla, que ha lanzado recientemente otro videoblog además del suyo personal, denominado Balzac.tv, que trata de la innovación en España. Su objetivo es realizar episodios mensuales en los que recorrerá el país en busca de proyectos novedosos.