Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Microsoft elige Barcelona para llevar a cabo su primera experiencia en el campo de la supercomputación

El objetivo de la multinacional de la informática es investigar en el desarrollo de los procesadores de núcleo múltiple

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 21 abril de 2006
Microsoft ha firmado un acuerdo de colaboración con el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS), la entidad que gestiona el supercomputador "Mare Nostrum", con el fin de investigar sobre los ordenadores personales del futuro. En este proyecto, cuyos detalles fueron presentados ayer en la Ciudad Condal, Microsoft invertirá casi un millón de dólares durante los próximos dos años, aunque la iniciativa es prorrogable.

Un equipo de investigadores de Microsoft y del BSC-CNS, diez en total, trabajarán conjuntamente para vislumbrar el futuro a medio plazo de los PC. Para su tarea también contarán con el apoyo del fabricante de procesadores Intel.

"Esta es nuestra primera iniciativa a nivel mundial en supercomputación", dijo el presidente de Microsoft en Europa, Neil Holloway, que también destacó que el acuerdo con el BSC-CNS obedece a su "necesidad" de invertir en el continente europeo. Según adelantó Holloway, Microsoft "tiene el compromiso de incorporar el sistema Windows en la informática de supercomputación".

En este proyecto, Microsoft aporta su experiencia en software y el BSC-CNS su dominio en hardware. El objetivo es investigar en el desarrollo de los procesadores de núcleo múltiple, los chips que en un futuro cercano albergarán más de 100 microprocesadores por unidad, para que estos sean cada vez más eficientes.

Con este hardware de centenares de microprocesadores habrá que gestionar programas y aplicaciones complejas -como el reconocimiento por voz o imagen del usuario-, una tarea nada fácil, aseguró el director del BSC-CNS, Mateo Valero.

En los últimos años, el ritmo de creación de procesadores cada vez más rápidos se ha estancado, por lo que para ganar velocidad se replican los existentes. "Pero eso -dijo Valero-, dificulta la aplicación del software, porque hay que ver qué procesador hace qué función, si hay más de uno implicado en una misma aplicación, etcétera".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones