Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Cuatro aplicaciones móviles para ahorrar más y mejor

Programas que permiten visualizar desde el teléfono los gastos y optimizar el presupuesto doméstico

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 24 febrero de 2015

Los servicios de banca digital han evolucionado con los avances e hitos tecnológicos de cada momento: saltaron del ordenador a la pantalla del móvil y después supieron aprovechar la entrada de datos de los ingresos, gastos y recibos del usuario con el fin de ofrecerle información adicional que le sirviera para mejorar la gestión de su presupuesto y ahorrar dinero. Ahora, nuevas aplicaciones ofrecen estas funciones pero desde fuera de los programas bancarios, de modo que se pueden combinar cuentas de diferentes bancos para ver el total de las entradas y salidas de dinero del usuario y así tomar decisiones. Este artículo explica las ventajas de estas aplicaciones para ahorrar más y describe cuatro de ellas.

Imagen: Wonderlane

Si se utiliza un apliación bancaria

Cuando una persona utiliza una aplicación móvil bancaria, se genera una gran cantidad de datos sobre lo que ingresa y gasta. Y no solo esto, sino mucho más: en qué emplea el dinero, cómo y dónde gasta más, qué gastos son regulares, cuáles se realizan en determinados periodos, cómo se comporta su ciclo respecto a cada gasto y si se produce alguna alteración en el mismo, etc. De esta manera, el programa del banco sabe si gasta mucho en ropa y poco en comida, o si compra la gasolina los martes o los viernes, o bien cuándo le llegan los principales recibos que pueden producir una mella en su presupuesto, como el del gas, la electricidad o el impuesto sobre la vivienda.

La aplicación del móvil bancaria sabe si el usuario gasta mucho en ropa y poco en comida, o si compra la gasolina los martes o los viernes

En consecuencia, determinados servicios dentro de estas aplicaciones muestran, en gráficos y tablas de datos de un modo claro y visual, cuáles son los puntos fuertes y débiles en el consumo, de modo que así el usuario puede tomar decisiones para optimizar el presupuesto mensual y anual. Por ejemplo, si se advierte que el gasto en comida se dispara mucho en referencia a otros como ropa, gasolina, libros, espectáculos, etc., se pueden ver qué productos dentro de este apartado encarecen la cifra. Puede ocurrir que el problema esté en que se compra vino con mucha frecuencia y que, además, cada botella vale una media de 15 euros. Sin renunciar a ello, pero, sabiendo lo que cuesta, quizás sea una buena idea buscar mejores ratios de calidad y precio en vinos, que en España los hay de sobra.

Decisiones como la del vino son solo un caso extensible a múltiples campos, una vez que se ven con claridad sobre un gráfico gastos elevados de los que se podría prescindir. Así también cuando se observa que en marzo, junio y septiembre pasan un impuesto importante, se puede planificar una estrategia de ahorro para poder responder esos meses, sin verse a principios de mes sin nada de dinero, una situación muy desagradable.

Son nuestros datos, no del banco

Imagen: Google Play

Pero, ¿qué ocurre cuando se opera con más de un banco y por lo tanto se emplea más de una aplicación móvil corporativa? No es una situación inusual, al contrario. En estos casos, es más difícil hacerse una idea del balance entre ingresos y gastos y detectar con claridad los puntos débiles de los hábitos de consumo. Sin embargo, es posible apelar a una serie de aplicaciones externas que se encuentran tanto en la tienda Google Play como en la App Store, es decir, para Android y iPhone, respectivamente.

Estas aplicaciones son capaces de extraer los datos de distintos bancos, unirlos y combinarlos para ofrecer una visualización del comportamiento del usuario

Estas apps son capaces de extraer los datos de distintos bancos, unirlos y combinarlos para ofrecer al usuario una visualización de su comportamiento consumista y habilitarle para organizar mejor el modo de gestionar su dinero. Juegan la baza de que dichos datos los genera la propia persona y, por tanto, le pertenecen, por lo que puede pedir al banco o bancos que los cedan a aplicaciones terceras. Así, estas accederán a la información de las cuentas y las exportarán a su seno, siempre previo permiso explícito. Por otro lado, todas ellas garantizan que la exportación de datos se hace con los mayores protocolos de seguridad, de modo que ningún ciberdelincuente tenga acceso a ellos. También hay que tener en cuenta que estos programas solo sirven para combinar datos y obtener resultados visuales, pero no permiten realizar pagos ni recibir ingresos. Para tales fines hay que usar las apps bancarias.

Cuatro aplicaciones interesantes

  • 1. Ahorro.net, antiguamente conocida como Dinaru, es una aplicación que deja exportar todos los datos de los distintos servicios de banca on line y combinarlos en varios análisis con un gran componente visual, de modo que se puede tener una idea general del gasto. También ofrece un sistema de alertas predictivas cuando estén a punto de llegar los pagos de facturas domiciliadas, impuestos o gastos periódicos grandes. Da consejos para mejorar el sistema de ahorro en base a la localización de descuentos en los diversos productos que se usen. Está disponible tanto para Android como para iTunes. Es gratuito, salvo que se quiera utilizar como asesor financiero, cuya versión profesional cuesta 500 euros anuales.

Imagen: Google Play
  • 2. MyValue apuesta más por la usabilidad en el móvil, de modo que los análisis, tablas y gráficos sean sencillos de detectar. Extrae los datos de las cuentas donde se utilizan apps móviles, para lo cual ofrece unos altos niveles de seguridad, y refleja los resultados de sus estudios en la pantalla. Más allá de las conclusiones domésticas, permite gestionar tanto recibos como inversiones. Está disponible de momento solo para iPhone y resulta gratuita para usuarios domésticos.

  • 3. Fintonic tiene una filosofía muy similar a las anteriores y está optimizada para su empleo en tabletas. Sus creadores la destacan como sencilla y fácil de utilizar, además de completa. Es gratuita y está disponible tanto para Android como para iPhone.

  • 4. Mi presupuesto está disponible para Android y es grauita. Tiene como valor adicional que permite fijar límites a determinados gastos, de modo que cuando se esté a punto de exceder el límite con las tarjetas o pagos, desde la aplicación bancaria se envía una alerta a la pantalla del smartphone. La valoración de la aplicación por parte de los usuarios en la tienda de Android es de 4,6 sobre 5.

    RSS. Sigue informado

    Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones