El banco no me concede hipoteca, ¿a quién recurrir?

En caso de que el banco deniegue la hipoteca, se puede obtener dinero de intermediarios financieros independientes, pero el desembolso será mayor por sus elevados honorarios
Por José Ignacio Recio 20 de junio de 2013
Img bloques
Imagen: sergis blog

Si el banco deniega el préstamo hipotecario que se ha solicitado, en última instancia se puede intentar obtener dinero a través de intermediarios financieros independientes que disponen de estos productos, y cuyos requisitos son un poco menos exigentes. Pero hay que tener en cuenta que estas empresas cobran unos honorarios por sus servicios como intermediario que pueden alcanzar hasta el 5% del importe del préstamo, en torno a 5.000 euros. Esta y otras características de las hipotecas que ofrecen este tipo de compañías financieras se explican a continuación.

Intermediarios financieros, solo en caso de urgencia

Los pocos que se atreven a pedir dinero a su banco o caja de ahorros para financiar la adquisición de un piso, casi siempre se encuentran con una respuesta negativa. El endurecimiento de las condiciones y de los requisitos para acceder a estos productos genera que cada vez el número de demandantes que no consiguen su objetivo sea mayor. En estos casos, ¿qué se puede hacer? ¿Hay que resignarse? Una vez desechados los bancos, ¿a dónde acudir?

En última instancia se puede intentar la compra de la vivienda a través de intermediarios financieros independientes. Disponen de hipotecas a través de ofertas puntuales, y sus requisitos son un poco menos duros. Pero puede resultar muy caro, ya que estas empresas cobran unos honorarios por sus servicios de intermediación que pueden alcanzar hasta el 5% del importe del crédito hipotecario, con un mínimo en torno a 5.000 euros. No obstante, esta cantidad se hará efectiva solo en el caso de formalizar la hipoteca.

Si se contrata la hipoteca con un intermediario financiero independiente, hay que suscribir, además, otros productos financieros con la empresa

La oferta de los intermediarios financieros se distingue, entre otras cosas, porque aplican un diferencial más elevado que en las hipotecas tradicionales. Y su concesión implica la aceptación de unos requisitos que se basan en la contratación de varios productos financieros: seguros, cuentas bancarias, plan de pensiones, tarjetas de crédito y débito, etc. Además, el diferencial sobre el índice de referencia europeo dependerá de la vinculación que se mantenga con la entidad y en función del perfil del cliente.

A partir de estas premisas se generan unas vías de financiación que tienen un plazo máximo de amortización de entre 30 y 35 años y que financia entre el 60% y 80% del valor de tasación del piso, aunque también hay modelos que lo hacen en su totalidad, es decir al 100%. Por lo que respecta a las comisiones, están incluidas las de apertura (1%) y la de cancelación anticipada, que encarecen aún más los gastos totales por la contratación de estas hipotecas.

La oferta de soluciones alternativas

  1. Una de las opciones a la que pueden acogerse los demandantes de una vivienda a través de estos intermediarios financieros es la Hipoteca Verde RN Exclusive. Dispone de unos intereses del 2,04% durante los 12 primeros meses, para después vincularlo al euríbor a 1 año + 1,50%. Este producto financia el 80% del valor de tasación y contempla un periodo máximo de amortización de 35 años. Incluye una comisión de apertura del 1%. No obstante, exige además para su formalización la contratación de un seguro de vida y la domiciliación de la nómina.

    Por otra parte, el interés de salida puede depender de los productos que se contraten. Por sus servicios como intermediario financiero cobra unos honorarios que oscilan entre el 1% y el 5% del importe de la hipoteca, con un mínimo de 4.500 euros.

  2. La Hipoteca Reunificación de Deudas de Punto Financiero es otra opción. Se exige la refinanciación de los préstamos del demandante como requisito básico y brinda un diferencial más elevado, ya que tiene como punto de referencia al índice europeo + 1,80%. Solo se financia el 60% de la casa con un plazo máximo de amortización de 35 años y contempla una comisión de apertura del 1%. Por otra parte, tiene que cumplirse un mayor número de requisitos, ya que a los citados en el caso anterior se une otro seguro de vida. No se permiten aplazamientos de cuotas, ni hay periodo de carencia. Además, hay que abonar una comisión al intermediario financiero que se incluirá en la hipoteca.

  3. La Hipoteca Global de BGestión Global es otra alternativa para dotarse de liquidez ante una compra inmobiliaria. Incorpora unos tipos de interés del 2,35% durante 12 meses, y el resto referenciado al euríbor a 1 año + 2,05%. Se ofrece para una financiación máxima sobre el 80% del valor de tasación del piso y con un tiempo de devolución que alcanza los 35 años. Como en las restantes propuestas, conlleva una comisión de apertura del 1%.

    Para acceder a esta vía de financiación se necesitan contratar varios productos financieros, un seguro de vida, tarjeta de crédito, débito, plan de pensiones y un seguro de vida de crédito hipotecario y protección de pagos. Por otra parte, contempla una comisión por cancelación total, que es del 0,50% durante los cinco primeros años de vigencia del préstamo y el 0,25% el resto del tiempo. Este intermediario financiero cobra un porcentaje en función del tipo de operación contratada.

  4. Unión de Créditos Inmobiliarios parte de otra propuesta similar como es la Hipoteca 5, válida tanto para la compra de la primera como de la segunda vivienda como elemento diferenciador, además de financiar la compra al 100%. Su comercialización se realiza con un tipo de interés del 5% durante 60 meses, para luego ligarlo al euríbor a 1 año + 3,20%, y tiene un plazo de amortización máximo de 30 años. No falta tampoco la comisión de apertura que es desde un 1%.

    Además, hay que suscribir seguros de hogar y vida y abrir una cuenta en una oficina bancaria. No hay aplazamientos ni periodos de carencia. El diferencial aplicado sobre el euríbor dependerá de la vinculación que se mantenga con la entidad y en función del perfil del cliente.

Condiciones más exigentes

Si bien a través de estas fuentes de financiación se puede encontrar la tan esperada hipoteca para comprar un piso, no es menos cierto que sus condiciones implican más sacrificios para sus demandantes:

  • Para empezar, hay que pagar más en concepto de las comisiones que en general conllevan las empresas intermediarias. Estas oscilan entre el 1% y el 5% sobre el importe del crédito hipotecario.

  • Se deben contratar dos o tres productos bancarios, innecesarios para el solicitante en muchos casos.

  • Aplican diferenciales en los tipos de interés más elevados, a no ser que el grado de vinculación con la entidad se mantenga o se incremente con la aceptación de nuevos productos.