Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra

Hipoteca ¿fija o variable?

Ante el encarecimiento de las hipotecas a interés variable, las hipotecas mixtas, que combinan tipos fijos y variables, son otra opción a tener en cuenta

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 14 abril de 2006

Las hipotecas se han encarecido en más de 350 euros en el último año. Ante la trayectoria alcista del euribor (índice al que están referenciadas más del 90% de las hipotecas en España), la etapa de las revisiones a la baja en las cuotas mensuales ha llegado a su fin. Desde hace ya unos meses, los titulares de préstamos se enfrentan a letras de pago cada vez más caras. ¿Es, por tanto, el momento de contratar una hipoteca a tipo fijo? ¿Qué ventajas tienen todavía las hipotecas a interés variable? Los tipos de interés que presentan las hipotecas a interés variable son más bajos que los de tipo fijo. Pero existen otra serie de factores que es recomendable tener en cuenta antes de decidirse por una hipoteca u otra. Conviene valorar las posibilidades de pago, las necesidades familiares a largo plazo y la aversión al riesgo de los titulares de los préstamos. Si no se quiere todavía entrar en una hipoteca fija, una buena opción es recurrir a las hipotecas mixtas, que combinan un porcentaje de interés fijo y otro variable.

Diferencias entre hipoteca fija y variable

Elegir hipoteca es una de las cuestiones más difíciles e importantes a las que tienen que enfrentarse quienes necesitan financiar el pago de su vivienda. Decidir entre hipoteca a tipo fijo o variable es uno de los aspectos fundamentales. Para ello, conviene tener en cuenta sus principales diferencias.

/imgs/2006/12/hipotecas1.jpg

En los préstamos a tipo fijo, el tipo de interés permanece constante durante toda la vida del préstamo, es decir, suban o bajen los tipos de interés, el cliente siempre pagará lo mismo cada mes. “Eso da cierta seguridad: si los tipos de interés suben, el titular del préstamo no se verá afectado. Pero este tipo de hipotecas también tienen un inconveniente: si los tipos bajan el cliente no podrá beneficiarse de un abaratamiento en sus cuotas”, comenta Gregorio Mayayo, presidente de la Asociación Hipotecaria Española. “Se trata, por tanto, de una decisión en la que se puede ganar o perder”, añade. Otra característica de este tipo de préstamos es que suelen tener un plazo más ajustado, alrededor de doce años y la comisión por amortización anticipada es mayor.

En las hipotecas variables, el interés cambiará en función de un índice determinado al que se encuentren referenciadas (euribor o índices específicos en el ámbito bancario, IRPH bancos, IRPH cajas o IRPH conjunto de entidades). Este tipo de préstamo presenta un plazo inicial, que suele ser de seis meses o un año, en el que la entidad aplica el interés fijado al contratar la hipoteca. A partir de ese periodo, el banco realiza una revisión y comienza a aplicar el interés derivado de la cláusula, que surge de la suma del índice al que se encuentre referenciada la hipoteca más un diferencial añadido. Este diferencial puede ir desde el 0,10 % al 1,75 %.

En la actualidad, las hipotecas más competitivas del mercado, a interés variable, se pueden contratar a un tipo del 3,01% (euribor de febrero, 2,914+0,10%), con condiciones. A tipo fijo, las mejores hipotecas presentan un interés medio que ronda el 5%. Pese a todo, los expertos opinan que el euribor seguirá subiendo por lo que es el momento de ir contemplando otro tipo de hipotecas, no sólo las de tipo variable.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: Cómo elegir »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones