Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^

Pasta con verduras y otras combinaciones exitosas

Rica, sana y económica, la pasta es un alimento muy fácil de preparar que da mucho juego en la cocina

  • Autor: Por PEIO GARTZIA
  • Fecha de publicación: 15 de marzo de 2016
Imagen: Anna_Shepulova

La pasta es un alimento sencillo de preparar y que da mucho juego por su versatilidad, ya que se puede combinar con otros productos para conseguir un plato único espectacular. Su sabor neutro permite combinarlos con verduras, pescado, marisco, carne, setas, salsas de queso, salsas cremosas, tomatadas... y un sinfín de ingredientes y sabores. Además, las diferentes formas en las que se fabrica la pasta hacen de este alimento el idóneo para comidas familiares, divertidas, que gustan a todo el mundo, sencillas y económicas. A continuación se dan unos consejos para cocer la pasta perfecta al dente y cinco combinaciones de éxito.

Uno de los aspectos fundamentales al preparar un buen plato de pasta es su cocción. Si se tienen en cuenta unas sencillas normas, se conseguirá un resultado espectacular. En primer lugar, se debe tener planificado qué tipo de acompañamiento se utilizará con la pasta (salteado, salsa, etc.) para tenerlo preparado de antemano y servir el plato al instante. La pasta, en cambio, tarda tan solo 10 minutos en cocerse (o menos), por lo que no merece la pena tenerla hecha de antemano, ya que quedará recocida y sin ese toque tan especial que tiene recién salida del agua hirviendo.

Consejos para cocer la pasta perfecta al dente

Uno de los objetivos es preparar la pasta "al dente", es decir, que esté en su punto justo, tal y como recomiendan los expertos en cocina. Para ello, hay que seguir estos trucos y consejos:

  • Hay que cocer la pasta teniendo en cuenta la siguiente proporción: un litro de agua y 10 gramos de sal por cada 100 gramos de pasta. La cocción se debe realizar en una cazuela alta, que no habrá que llenarla de agua más allá de los 2/3 de su capacidad.
  • En cuanto rompe a hervir el agua, se añade un puñado de sal y la pasta. Se remueve un poco al principio de la cocción para evitar que se apelmace o se pegue en el fondo y conseguir que quede suelta.
  • Se considera que la pasta está "al dente" cuando está cocida por fuera pero en el interior una pequeña parte queda semicruda, lo que hace que al masticar resulte ligeramente dura.
  • Para saber si ha alcanzado este punto, se puede sacar de la cazuela una unidad y comprobar si en el interior queda un pequeño hilo de pasta cruda (de color diferente). En el caso de la pasta tubular, como los macarrones, y la alargada, como los espaguetis, para ver si están cocidos al dente hay que partir uno por la mitad. Ahí aparecerá el corazón de la pasta
  • El tiempo de la cocción viene determinado por el tipo de pasta que se esté haciendo y por la cantidad que se haya puesto en la cazuela; pero alrededor de ocho minutos de cocción es suficiente. De todas maneras, antes de sacar del fuego y escurrir, hay que probar.
  • En este punto justo es cuando se retira del fuego y se escurre. Si la pasta se consume en el momento, no es necesario refrescarla; sin embargo, si se espera un rato (por ejemplo, para hacerla en ensalada) debe pasarse por agua fría, escurrir y untar con un poco de aceite de oliva.

Una vez que se tenga la pasta cocida, solo queda acompañarla con la salsa o guarnición elegida con anterioridad. A continuación se listan unas cuantas recetas sencillas de diferentes tipos de pasta y guarniciones, intercambiables entre ellas y con posibilidad de fusión de varias recetas.

1. Tallarines con verduras salteadas y salsa de soja

Se saltean un diente de ajo cortado en láminas, media cebolla cortada en tiras finas, unas tiras de calabacín y unos trocitos de brotes de puerro en una sartén amplia y a fuego medio con un poco de aceite de oliva. Se saltea durante 15 minutos, hasta que la verdura esté cocinada, y se le da un toque de sabor con unas gotas de salsa de soja. Se cuecen los tallarines en una cazuela con agua hirviendo y sal. Una vez transcurridos ocho minutos de cocción, se comprueba que están cocidos "al dente", se escurren y se agregan al salteado de verduras de la sartén. Se mezcla, prueba y, si es necesario, se le da un último toque de salsa de soja. Se termina la receta con unas hojas de albahaca recién cortada por encima.

2. Tagliatelles con salmón fresco y ajito salteado

Se quita la piel de un lomo de salmón de ración y se trocea en cuadraditos, se salpimenta y reserva. Se cortan media cebolla pelada y dos dientes de ajo en cuadraditos pequeños, que hay que saltear en una sartén con un par de cucharadas de aceite de oliva virgen hasta que ambos se doren. En ese momento se añaden el salmón y 12 mejillones cocidos y sin cáscara, salteando todo junto a fuego vivo. Una vez hecho el sofrito se agregan unas hojas de perejil, se da un último salteado de unos segundos y se reserva en un lugar templado. En una cazuela con agua hirviendo con sal se introducen los tagliatelles. Una vez cocidos durante unos ocho minutos, se escurren y mezclan con el salteado de salmón y marisco y se presentan al momento con una pizca de pimienta blanca molida al instante por encima.

3. Fusillis con gambas y almejas frescas

En una cazuela se pocha a fuego suave la parte blanca de un puerro y un diente de ajo pelado y muy troceado. Cuando el puerro empiece a dorarse, se añade una rodajita de pimienta cayena y media docena de almejas. Se rehoga todo y se van sacando las almejas a un plato según se van abriendo. Si alguna no se abre, hay que desecharla (no hay que intentar abrirla, por si acaso). Se agregan al salteado unas gambas peladas y unas hojas de perejil muy troceadas, que hay que rehogar unos segundos -justo para que la superficie de las gambas cambie de color- y se vierten 300 ml de salsa de tomate casera. Se cuece la pasta en agua hirviendo con sal durante seis minutos. Una vez cocidos los espaguetis, se escurren y se mezclan con la salsa de tomate casera, el salteado de las gambas, las almejas y sus jugos. Hay que remover todo el conjunto con los espaguetis cocidos para que se unifiquen los sabores y servir al momento con un poco de perejil recién troceado por encima.

4. Mafalda corta con setas silvestres y parmesano rallado

Se pelan y cortan en láminas finas media cebolleta fresca, 300 gramos de setas silvestres y un par de dientes de ajo. Se calientan tres cucharadas de aceite de oliva en una cazuela y se saltean en ella la cebolleta y el ajo. Se añaden las setas limpias fileteadas cuando la cebolleta comience a tomar un color amarillento. Hay que cocinar el conjunto durante cinco minutos a fuego medio, poner a punto de sabor con un toque de sal y un poco de perejil troceado y reservar.

Se debe hervir la pasta en abundante agua (un litro por cada 100 gramos de pasta es la medida recomendable) y sal, que se agrega cuando el agua comience a hervir. Una vez disuelta la sal, se añade la pasta que hay que dejar que se cueza durante unos siete minutos. Se prueba y, cuando esté "al dente", se escurre y se sirve acompañada del salteado de champiñones y cebolleta. Se puede rallar un poco de queso parmesano justo en el momento de servir o agregar unas hojas de albahaca fresca con un chorrito de aceite de oliva, para darle unos pequeños toques personales.

5. Macarrones con champiñones y salsa cremosa de nata

Primero hay que pelar y cortar en láminas finas un par de dientes de ajo y los champiñones lavados. Se saltea el ajo en una cazuela caliente junto con el aceite de oliva y, cuando comience a tomar un color amarillento, se añaden los champiñones fileteados y se rehogan durante 30 segundos. Se vierte medio vaso de vino blanco y se espera a que se siga cocinando y se evapore el alcohol. Se cocina todo durante cinco minutos a fuego medio, se agregan 300 ml de nata para cocinar, se deja que hierva durante un par de minutos a fuego suave y se pone a punto de sabor con un toque de salsa de soja y un poco de cebollino troceado. Luego, se hierve la pasta y se deja cocer durante unos siete minutos. Cuando esté "al dente", se escurre y mezcla con la crema de champiñones y nata. Se espolvorea una pizca de pimientas 5 bayas recién molidas y se sirve al instante para que no se enfríe.

Etiquetas:

pasta




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto