Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Tendencias

Tipos de contenidos: Alimentación

^

Menos consumo de azúcar

La confusión sobre los beneficios o no del azúcar aleja al consumidor estadounidense de su consumo, según la Asociación estadounidense del Azúcar

Imagen: Jessica Merz/Flickr

El descenso del consumo de azúcar se ha generalizado entre los consumidores estadounidenses. La Asociación del Azúcar de EEUU admite que este descenso es fruto de la confusión que se ha generado acerca de este alimento, cuyos productores aseguran que ha surgido una especie de movimiento «en contra» que ha generado creencias equivocadas en el consumidor. Por ejemplo, con el contenido calórico real del alimento, ya que muchos desconocen que una cucharada de azúcar natural contiene sólo 15 calorías, según los expertos.

La Asociación del Azúcar estadounidense se ha propuesto recuperar una parte del mercado perdido y sustituido cada vez más por otros dulcificantes. En una investigación presentada el pasado mes de octubre, la Asociación se planteaba cómo puede revertirse esta situación y ofrecer información veraz al consumidor. «Existe mucha ficción alrededor del azúcar», admite el estudio. «Es difícil distinguir entre la información real de la no real». Según los expertos, los consumidores deben leer de forma cuidadosa las etiquetas de los alimentos para entender la composición, y deben incluir el azúcar como parte de una dieta sana y equilibrada.

Datos del Departamento de Agricultura estadounidense (USDA, en sus siglas inglesas) sugieren que el consumo de azúcar lleva descendiendo desde hace tres décadas, y alcanzó en 1986 el punto más bajo, cuando cayó casi un 50%. Uno de los motivos que explicarían este declive es la preocupación por la obesidad y las pruebas crecientes de que el fenómeno se está convirtiendo en una epidemia. El problema ha provocado una tendencia de consumo hacia productos sin azúcar, y lo que hacen los productores es introducir azúcar con pocas calorías.

De hecho, y según el mismo estudio, la industria que se dedica a la producción de dulcificantes goza cada vez más de un crecimiento sostenible, que está previsto que crezca en un 8,8% hasta el año 2008. Frente a ello, la Asociación azucarera lucha para que el consumo de «su producto» sea superior a otros dulcificantes, y destaca que se trata de una sustancia enteramente natural.

Azúcar, ¿sí o no?

Una alta ingesta de hidratos de carbono, siempre que procedan de una variedad natural de fuentes, no está asociada a efectos adversos en la salud No es la primera vez que los expertos hacen un intento para desmitificar algunos de los tópicos acerca del consumo de azúcar. De hecho, en el informe Los carbohidratos en la nutrición humana, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), los expertos destacan que, al contrario de lo que pasa con las grasas y las proteínas, una alta ingesta de hidratos de carbono, siempre que procedan de una variedad natural de fuentes, no está asociada a efectos adversos para la salud.

Los azúcares se han asociado desde siempre al riesgo de desarrollo de obesidad y otras enfermedades de tipo cardiovascular y algunos tipos de cáncer. Pero el informe niega muchos de estos tópicos y admite que no existe evidencia directa de que la sacarosa y otros azúcares contribuyan al desarrollo de la obesidad. El riesgo es mínimo siempre y cuando se sigan unas determinadas pautas, como la que propugna la OMS de no superar más de un 10% del total de la dieta diaria. Pese a todo, los fabricantes de dulces se preparan para aumentar la producción para 2007, siguiendo las tendencias que apuntan a desarrollar ingredientes sanos, naturales y sin azúcar. El objetivo es introducir tres conceptos básicos: incrementar lo natural, velar por la salud y reducir el número de calorías a través de condimentos que realzan la el sabor dulce con un 30% menos de calorías.

El 78% de los consumidores estadounidenses reconoce que a la hora de adquirir un alimento busca recibir información sobre los productos azucarados que se añaden, aunque ello no signifique que tenga un conocimiento generalizado sobre estas sustancias, sino más bien lo contrario, según datos de una reciente encuesta. Actualmente, los consumidores sólo son capaces de reconocer seis del total de productos que se utilizan como edulcorantes, y menos de la mitad de los encuestados han sido capaces de identificar correctamente si 13 ingredientes de uso general para alimentos eran una proteína, grasa, carbohidrato, dulcificante, vitamina o mineral, entre otros. «Hace apenas 30 años se podía contar el número de edulcorantes que había en el mercado. Hoy, existen unos 26 ingredientes con este fin». Los responsables de esta encuesta admiten que los resultados apoyan la petición que enviaron a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en sus siglas inglesas) pidiendo mejoras en el etiquetado de los alimentos relacionadas con todos los dulcificantes.

REFORMA EN LA UE

Lejos de especificaciones nutricionales, el sector del azúcar europeo protagonizó el pasado mes de julio una reforma de un sistema que permaneció inalterado durante casi 40 años con el objetivo de asegurar la producción azucarera de la UE en un futuro a largo plazo, impulsar la competitividad y la adaptación a las necesidades del mercado. La clave de la reforma es un recorte del 36% del precio mínimo garantizado del azúcar y dotar de compensaciones para los agricultores.

Con la reforma lo que se propone es seguir cultivando el azúcar donde esté más justificado y así los agricultores pueden ver recompensadas las pérdidas ocasionadas por la bajada del precio.

El objetivo de la reforma fue y sigue siendo suprimir, en un plazo de cuatro años, unos seis millones de toneladas de la cuota de producción. Durante el primer año se ha renunciado a un volumen aproximado de un millón y medio de toneladas. Antes de la reforma, la cuota comunitaria de azúcar era de 17,6 millones de toneladas frente a una producción media cercana a los 20 millones y una demanda de 16 millones de toneladas. La Comisión Europea se ha fijado reducir la cuota en unos cinco millones en los próximos años.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto