Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Tendencias

Tipos de contenidos: Alimentación

Recetas para cocinar con ni�os
Λ

La alimentación de nuestros antepasados

El cambio de dieta del 'Australopithecus garhi', hace 2,5 millones de años, pudo ser el momento clave en la evolución humana para el mayor desarrollo del cerebro

  • Autor: Por ELENA PIÑEIRO
  • Fecha de publicación: 13 de marzo de 2008
Imagen: David Brill

¿El primer carnívoro?

El 'Australopithecus garhi', una especie de homínido que existió en uno de los períodos más interesantes de la evolución -el que contempla el cambio de 'Australopithecus' a humano-, fue con toda probabilidad el primero en comer carne, de acuerdo con una investigación publicada en Science. El paso de alimentarse de frutos y semillas a comer carroña pudo ser una de las claves en la evolución de nuestra especie. Los restos fósiles de 'A. garhi' (que significa "sorpresa" en la lengua etíope afar) fueron descubiertos en Etiopía en 1996 por un equipo de 40 científicos dirigidos por el antropólogo americano Tim White y el paleontólogo etíope Berhane Asfaw. Esta historia comienza hace tres millones de años con una especie de chimpancé bípedo y vegetariano y acaba hace dos millones de años con un individuo humano (del género 'homo'), carnívoro y con una masa encefálica considerable.

Las proteínas posiblemente ayudaron a que los 'Australopithecus' pudieran resistir mejor las duras condiciones de aquella época

Para los investigadores, una de las características más destacables de aquellos lejanos homínidos es que fueron los primeros seres vivos que utilizaron instrumentos de piedra para romper los huesos de animales muertos y alimentarse de una sustancia de gran valor energético y nutritivo como es el tuétano. El paleoantropólogo Juan Luís Arsuaga en su libro 'Los aborígenes. La alimentación en la evolución humana' describe cómo se debió de dar aquel cambio de dieta y las consecuencias que el hábito de comer carroña traería miles de años después para nuestra especie.

Las proteínas y el desarrollo del cerebro

Según Leslie Aiello, científica y directora del departamento de antropología del University College de Londres y presidenta de la Fundación Wenner-Gren para Investigaciones Antropológicas, además del cerebro hay otro órgano que le resulta muy costoso al organismo en términos de consumo de energía: el sistema digestivo. Si se pudiera reducir su participación en el gasto energético del cuerpo humano, se ahorraría mucha energía, que quedaría disponible para invertir, por ejemplo, en el cerebro. Un cerebro muy grande y un aparato digestivo voluminoso no suelen darse simultáneamente en un mismo ser vivo. Y aquí es donde entra en juego la alimentación cárnica.

Para poder acortar el tubo digestivo y reducir la superficie intestinal de absorción del alimento, habría que prescindir de la fibra y sustituirla por un alimento más fácil de asimilar y más energético: la carne. De esta forma se aportan muchas más calorías en menos volumen de sustancia para digerir, por lo que se realiza menos trabajo. Por ejemplo, habría que tomar casi medio kilo de frambuesas silvestres para obtener la energía que pueden aportar 100 gramos de carne. Las proteínas de los restos musculares, la piel de animales muertos y las 9 kilocalorías por gramo que aporta la grasa del tuétano bien pudieron ayudar a que los 'Australopithecus' pudieran resistir mejor las duras condiciones de aquella época.

Asimismo, al comer un alimento más energético podrían llegar más lejos, engendrar más descendientes y hacer que sus genes se perpetuaran. Según Arsuaga, el consumo de productos animales no redujo el tamaño del intestino ni aumentó el peso del cerebro automáticamente. Cuando, generaciones después del primer homínido carnívoro, apareció un individuo mutante con un tubo digestivo más corto, éste pudo sobrevivir gracias a que la dieta que heredó no era exclusivamente vegetal. Por otra parte un mutante de tubo digestivo corto experimentó, además, un aumento de su masa encefálica, con el resultado de que el homínido pudo tener un cerebro más grande sin desequilibrio del metabolismo corporal.

ABRELATAS DE PIEDRA

Imagen: Random

El tamaño de las muelas de los restos fósiles así como las pruebas de isótopo pesado del carbono en los huesos, son dos indicadores que utilizan los investigadores para averiguar qué comían los seres que habitaban la tierra hace millones de años. El carbono es una de las firmas químicas que dejan los alimentos en el organismo. La proporción de isótopos pesados en cualquier alimento depende de dónde proviene y su nivel trófico, es decir, su posición en la cadena alimenticia.

El análisis de cuatro fósiles de 'Austrolopithecus' del yacimiento sudafricano de Madapansgat han revelado que los individuos que vivían entre el bosque y espacios abiertos de África comían algo más que frutas, hojas tiernas y nueces. A más carbono pesado en los huesos, significa que se alimentaban de leguminosas, tubérculos, semillas y, sobre todo, raíces de gramíneas. Pero no todo el isótopo pesado del carbono de estos huesos proviene del aporte de vegetales; algunos investigadores postulan que ya hace tres millones de años la dieta de los 'Austrolopithecus' podría incluir carroña.

El hallazgo, por parte del equipo de Tim White, de huesos de animal abiertos con herramientas de piedra en un terreno cercano donde encontraron a 'A. garhi', ha dado lugar a la teoría de que ésta fue, seguramente, la primera especie en utilizar instrumentos para acceder al rico interior de los huesos como si de abrelatas se trataran. Posiblemente su cambio de dieta fue el punto de apoyo de la palanca de la evolución cultural, que catapultó el volumen encefálico y la aparición, miles de años después, de la inteligencia humana.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto