Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Bebés > 6 meses-1 año

Tipos de contenidos: Bebé

Escuela de alimentación
^

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

Otitis: cómo detectarla

El llanto brusco y a gritos de un bebé resfriado es el principal síntoma de una inflamación en el oído medio

  • Fecha de publicación: 20 de octubre de 2011
Imagen: Nico

El oído medio, situado detrás del tímpano, comunica con las fosas nasales por medio de la trompa de Eustaquio. Forma parte de las vías respiratorias y es el lugar en el que se asienta la otitis media aguda, una de las infecciones más frecuentes de los niños, especialmente a partir de los seis meses, pero también posible en el bebé más pequeño. 

Presión interna y pus

En general, es la complicación de un resfriado. Los gérmenes que hay en las fosas nasales o la garganta alcanzan el oído medio a través de la trompa de Eustaquio y cuando el pus que se produce empuja la membrana del tímpano, aparece un dolor muy vivo que suele hacer llorar a gritos al niño. Si la presión aumenta, se puede llegar a perforar dicha membrana, con lo que el pus sale al exterior y cesa el llanto del bebé.

En algunas ocasiones, el proceso evoluciona muy rápidamente, de modo que no es extraño que los padres encuentren la oreja del niño manchada con una secreción amarillenta reseca y recuerden que horas antes había gritado durante unos segundos, sin que entonces encontrasen el motivo.

El llanto brusco en un niño resfriado es por tanto sospechoso de otitis, que el pediatra confirmará practicando una otoscopia. El dolor provocado al presionarle en los oídos es un signo mucho más incierto: solo tiene valor cuando el simple roce del pliegue cartilaginoso que forma la parte anterior de la oreja ya les hace llorar.

A menos que se haya producido la perforación del tímpano, las gotas óticas no sirven para tratar las otitis medias, porque la infección está al otro lado de la membrana. Si a veces pueden aliviar algo el dolor, es porque se aplican tibias (por eso, en otros tiempos, las madres trataban de calmarlo con unas gotas de leche). El tratamiento del dolor y de la infección debe hacerse por vía general.

Etiquetas:

bebé, detectar, dolor, otitis, oídos


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en