Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Niños > 2-4 años

Tipos de contenidos: Bebé

Λ

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

Amigdalitis: ¿cómo tratarla en los niños?

La tasa de niños intervenidos de amígdalas ha disminuido del 95% al 2% en los últimos años

  • Autor: Por MONTSE ARBOIX
  • Fecha de publicación: 12 de junio de 2012

Las amígdalas -o anginas- están situadas en la parte posterior y lateral de la cavidad bucal (la orofaringe). Hace años, los especialistas optaban por su extirpación tras repetidas infecciones. Hoy se sabe que forman parte de una serie de órganos cuya misión es fabricar anticuerpos para el organismo, con el objetivo de que le protejan de agresiones externas y, por este motivo, el tratamiento es más conservador. De hecho, la tasa de niños intervenidos de amígdalas ha disminuido del 95% al 2% en los últimos años. En este artículo se explica cuál es su función y cómo se puede aliviar el malestar en los niños afectados.

Las amígdalas: todo un equipo de defensa

Las amígdalas, también llamadas tonsilas, son agregaciones de nódulos linfáticos situadas debajo del revestimiento epitelial de la cavidad bucal y faríngea. Hay en la lengua (linguales), en el paladar (palatinas) y en la parte superior de la faringe. El término amígdalas -sin adjetivo que le acompañe- se refiere a las palatinas. Hasta hace algunos años, se extirpaban tras sufrir infecciones repetitivas en un corto periodo de tiempo.

Sin embargo, ahora se sabe que cumplen una importante labor defensiva en la lucha contra las infecciones, sobre todo, durante los tres primeros años de vida. Hasta los cinco o seis años, crean anticuerpos ante agresiones por virus, bacterias u otros microorganismos. A partir de esta edad, esta función comienza a remitir y, poco a poco, se van atrofiando hasta que la persona cumple los 25 años.

Síntomas comunes de amigdalitis

Las señales más frecuentes que manifiestan los niños con amigdalitis son:

  • dolor de garganta.
  • dificultad y dolor al deglutir, incluso líquidos.
  • inflamación de los ganglios del cuello.
  • amígdalas enrojecidas e inflamadas con manchas blancas o amarillas.
  • fiebre.
  • decaimiento y falta de apetito.
  • afonía.
  • a veces, dolor de cabeza.

Amigdalitis y antibióticos, ¿por qué no siempre se usan?

Por norma general, si las amigdalitis son de origen vírico no se administran antibióticos. Muchos especialistas tampoco aconsejan su uso en algunas infecciones de origen bacteriano, ya que es mejor que el organismo fabrique anticuerpos y elimine a los patógenos culpables. Cuando se administra un antibiótico, se elimina el microorganismo y se acaba con la infección, pero no se desarrollan suficientes defensas contra él. En este supuesto, el organismo del niño será más vulnerable a infecciones posteriores.

La "Guía para el diagnóstico y tratamiento de las infecciones del tracto respiratorio en atención primaria", de la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria, SAMFYC, señala que solo un tercio de las faringoamigdalitis están causadas por bacterias y que la única etiología bacteriana que requiere tratamiento antibiótico es la estreptocócica grupo A (provocada por el estreptococo beta-hemolítico grupo A -EBGA- o Streptococcus pyogenes).

Para determinar de qué tipo es, se toman muestras de células en ambas amígdalas mediante un frotis. "Si la prueba (que no es invasiva) es positiva, se indica el tratamiento antibiótico, no para curar el episodio de amigdalitis sino para prevenir el desarrollo de fiebre reumática o de la glomerulonefritis posestreptocócica, ambas relacionadas con un mecanismo inmunológico", explica Ana Soriano, pediatra del centro de atención primaria de Santa María de Palautordera, en Barcelona. La fiebre reumática puede provocar, en algunos casos, deformación progresiva y lenta de las válvulas cardíacas del niño.

También hay especialistas partidarios de no tratar la fiebre salvo en casos determinados, ya que cuando la temperatura alcanza los 38ºC se generan unas sustancias denominadas leucocitos "killer", cuya función es exterminar los patógenos. Al bajar la fiebre, se frena esta acción.

Amigdalitis frecuentes, ¿cuándo intervenirlas?

Los especialistas recomiendan operar las amígdalas cuando:

  • el niño ronca. Los ronquidos pueden estar relacionados con la apnea del sueño: el gran tamaño de las amígdalas y las glándulas adenoides provocan obstrucción de las vías respiratorias altas.
  • el pequeño tiene dificultades para respirar y sufre episodios de otitis asociados.
  • las infecciones son muy frecuentes, más de cinco o seis al año.
  • el niño ha sufrido algún absceso (acumulación de material infectado) en la zona adyacente a las amígdalas.
  • la fiebre causada por la amigdalitis provoca convulsiones febriles.

Remedios para amígdalas inflamadas

Ana Soriano aconseja tomar nota de unos remedios caseros que pueden ayudar a aliviar el malestar causado por las anginas.

  • Tomar líquidos fríos o helados de agua.
  • Aumentar la ingesta de líquidos suaves, en ningún caso calientes.
  • Administrar analgésicos, como paracetamol o ibuprofeno. No administrar Aspirina, ya que se asocia al síndrome de Reye.
  • Favorecer el reposo y descanso del niño y no llevarlo ni a la guardería ni a la escuela para ayudar a disminuir la propagación de la enfermedad.
  • Si la amigdalitis es estreptocócica, el perqueño debe permanecer en casa al menos durante las primeras 24 horas de tratamiento antibiótico.

RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto