Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Tipos de contenidos: Bricolaje

^

Reparar las llaves de paso deterioradas

La instalación de racores locos permite retirar y colocar las llaves de paso con mayor facilidad

Imagen: neumatica

El racor loco es una pieza muy empleada en fontanería, debido a la simplicidad con la que se puede desmontar uno de los extremos. Puede ser de metal o de PVC y no solo es útil ante averías de las llaves de paso, sino también en el momento de limpiarlas.

Una llave de paso de agua puede causar diversos problemas: es posible que gotee, que no cierre bien o que esté sucia y haya que limpiarla. En cualquier caso, la solución no es complicada, aunque exigirá cortar el agua desde la llave principal, retirar la averiada para repararla e instalarla de nuevo o bien cambiarla por una nueva. En este punto, entra en escena una pieza muy empleada en fontanería, ya que facilita mucho la tarea de quitar la llave y volver a instalarla: el racor loco.

En general, el racor es una pieza metálica o de PVC que se utiliza como nexo de continuidad entre dos tubos o partes de las cañerías, mangueras u otros elementos de perfiles cilíndricos. Es frecuente que disponga de dos roscas internas dispuestas en sentido inverso, que le permiten unir dos tubos. La variante conocida como racor loco se caracteriza porque una de sus roscas no mantiene una posición fija, sino que es móvil.

Los racores locos resultan muy prácticos instalados junto a la grifería

La libertad de movimientos que permite un racor loco instalado junto a la llave de paso hace que sea mucho más sencillo desmontar un extremo del circuito de fontanería, es decir, quitar la llave y colocarla de nuevo. Pero no solo es útil para llaves de paso. También se coloca en el área de cualquier grifo o de un manómetro por el mismo motivo: la necesidad de reparar averías.

Limpieza de las llaves de paso

El agua de la red no tiene las mismas características en todos los lugares. La dureza del agua varía según las regiones y las altas cantidades de sales de calcio y magnesio pueden derivar en obstrucciones, debido a la cal acumulada en las llaves y los racores -las uniones- de las cañerías. Para su limpieza, se deben retirar esas piezas, eliminar las impurezas y colocarlas. Para las uniones entre las distinas piezas, tanto a rosca como a presión, se recomienda el uso de cinta de teflón, un material aislante que evita pérdidas, permite ajustar las uniones con mucha presión y facilita el proceso de desmontarlas, si fuera necesario.

Y es que ese es otro problema recurrente relacionado con las llaves de paso: roscas ajustadas con demasiada fuerza y que parecen imposibles de abrir. ¿Cómo actuar en esos casos? Una recomendación consiste en aplicar calor sobre la superficie (no en exceso, es posible emplear un secador de pelo). Si a pesar de todo no se puede, puede ser conveniente dejarlo en manos de un experto y, en ningún caso, usar herramientas que pudieran forzar los caños en exceso: se pueden romper y ocasionar una pérdida de agua que multiplique los inconvenientes.

Llaves de paso empotradas

Las llaves de paso deben situarse en un lugar de fácil acceso. A menudo, esta necesidad plantea una especie de acertijo: cómo lograr que no resalten demasiado y se conviertan en un lunar para la decoración. En particular, esto preocupa en el baño, ya que en la cocina quedan más disimuladas.

Algunas empresas de diseño han dado en la tecla con un sistema de llaves de paso empotradas en la pared y cubiertas por una tapa de plástico o de acero, similar a las tapas de las instalaciones eléctricas. De esta manera, quedan al alcance de las manos en todo momento, sin que la utilidad se oponga a la estética.

Etiquetas:

llaves, loco, paso, racor


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en