Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Jardín

Tipos de contenidos: Bricolaje

Despilfarro de escuela de alimentaci�n
Λ

Tipos de fertilizantes

Los fertilizantes aportan a las plantas uno o varios de los elementos nutritivos indispensables para su desarrollo vegetativo

Imagen: Kym McLeod

El sol, el agua y la tierra no siempre son suficientes para que una planta crezca y se desarrolle. Para completar su alimentación, necesita de ciertas sustancias químicas simples del suelo, los llamados nutrientes vegetales. Ya sean de origen orgánico o químico, los fertilizantes nutren y mantienen el equilibrio químico en la plantas.

Nutrientes orgánicos y químicos

Parte de los aportes de nutrientes de flores, plantas y árboles proviene de los abonos orgánicos, como compost y estiércol, pero su principal fuente de alimento son los fertilizantes químicos. Además de reponer los nutrientes eliminados por el agua de lluvias y riego, podas, barrido de hojas, etc., aceleran y mejoran algunas funciones de las plantas, tales como la fotosíntesis, la floración, el tamaño de las frutas, etc. También prolongan su vida y las protegen de plagas y enfermedades.

Los fertilizantes pueden ser orgánicos, químicos u orgánico-minerales. Los primeros proceden de residuos animales o vegetales. La mayoría son de acción lenta, ya que proporcionan nitrógeno a medida que las bacterias los descomponen y su efectividad y rapidez de acción dependen del tipo de terreno. Son orgánicos el estiércol (vaca, oveja, etc.), los residuos animales (huesos triturados, cuernos, etc.), el compost obtenido a partir de restos vegetales y otras materias orgánicas, la turba y los extractos húmicos. Estos últimos desbloquean minerales, activan la flora microbiana, favorecen el desarrollo radicular, etc.

Los fertilizantes químicos son por lo general de acción rápida y estimulan el crecimiento y vigor de las plantas

Los fertilizantes químicos son de acción rápida y estimulan el crecimiento y vigor de las plantas. Se agrupan según la sustancia que proporcionan. El nitrógeno está relacionado con el crecimiento de ramas y hojas, ayuda a mantener su color verde y, al formar parte de la clorofila, favorece la germinación. Cuando falta nitrógeno, las hojas se amarillean y dejan de crecer. El fósforo propicia la formación de flores y frutos, y fomenta su perfume. Les aporta la fuerza necesaria para mantenerse rígidas y poder sostener todas sus partes. También estimula el desarrollo de las raíces. Si falta fósforo, las hojas se oscurecen más de lo normal y la planta deja de florecer.

El potasio es el responsable de la multiplicación celular y de la formación de tejidos más resistentes a la sequía, las heladas, las plagas y enfermedades. Si no hay potasio, las hojas muestran severos cambios de color en tonalidades amarillentas o verde muy pálido, con manchas de color café. El calcio participa en la división y crecimiento de las células. Es básico para la absorción de los otros elementos. El hierro favorece la formación de la clorofila y de compuestos que intervienen en la fotosíntesis. El magnesio está relacionado con el color verde de las hojas al formar parte de la clorofila. Por último, el molibdeno facilita la fijación del nitrógeno atmosférico y su posterior transformación en nitratos.

Por lo que respecta a los fertilizantes orgánico-minerales, estos se obtienen de la mezcla o combinación de abonos minerales -nitrógeno, potasio, magnesio, etc.- y orgánicos.

Estado físico y presentación de los fertilizantes

El estado físico en que se presenta un abono juega un importante papel en las condiciones de utilización y la eficacia del mismo, ya que de la presentación dependen la homogeneidad de su distribución y su integración en la tierra.

Los fertilizantes foliares son un buen complemento a la alimentación del sustrato

Los fertilizantes sólidos se adquieren en polvo, granulado, pastillas, clavos, gel, bastoncillos, etc. Todos ellos se colocan o mezclan con la tierra y liberan sus nutrientes de forma gradual.

Los líquidos son los más utilizados por su fácil uso. Se aplican directamente sobre las plantas o disueltos en agua, con regadera o dosificador de manguera y su efecto es inmediato. Son la mejor opción para las plantas cultivadas en macetas o jardineras.

Respecto a los fertilizantes foliares, son un buen complemento a la alimentación del sustrato. Se pulverizan sobre las hojas y sus nutrientes penetran hasta la savia. Aunque proporcionan exhuberancia a las plantas, su uso está desaconsejado si existe riesgo de lluvias, o mucho sol y calor, ya que las hojas se pueden quemar.

Por último, el amoníaco anhidro es un fertilizante gaseoso, a temperatura y presión normal, pero para facilitar su almacenaje y transporte se pasa a estado líquido y se comprime. Para inyectarlo en el suelo, se vuelve a transformar en gas.

Claves para una correcta fertilización

  • Una adecuada elección del tipo de fertilizante depende de la fertilidad del suelo y su nivel de salinidad, del tamaño y el tipo de la planta, de la cantidad de agua disponible y de las condiciones climatológicas.

  • Los tres números que figuran en los envases de los fertilizantes indican el porcentaje de nutrientes (en peso) contenido en el paquete. El orden en que aparecen es una convención universal: el primero corresponde al nitrógeno, el siguiente al fósforo y el último al potasio. Si se toma como ejemplo un envase rotulado "10-10-10", que es el fertilizante que se ajusta a más tipos de plantas, este contiene un 10% de nitrógeno, un 10% de fósforo y un 10% de potasio. El 70% restante es material de relleno inerte, como piedra caliza granular, que ayuda a repartir el fertilizante de manera más uniforme sobre el suelo.

  • La primavera es el mejor momento para abonar plantas y flores. Otra ocasión idónea para usar fertilizante es la siembra.

  • Para un resultado óptimo hay que seguir las instrucciones de la etiqueta, tanto las referidas a cantidades como las relativas al modo de uso.

  • Cuando se planta una nueva flor, hay que aplicar el fertilizante en el hoyo antes de colocar la planta.

Etiquetas:

Abono, fertilizantes, planta




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto