Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

El cuidado de las plantas en primavera

En primavera, las plantas deben recibir el riego y los nutrientes adecuados, además de protegerlas de las plagas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 31 mayo de 2004

La primavera es un momento muy especial para las plantas. Es la estación en la cual la mayoría de las especies salen del estado de latencia y alcanzan su esplendor en cuanto a belleza y plenitud. Pero eso no quiere decir que se deban dejar a su suerte: conviene tener presentes una serie de cuidados en relación con el riego, los abonos, el trasplante y las plagas, para que no haya sorpresas y cada ejemplar disfrute de la parte del año que mejor le sienta.

Regar las plantas en primavera

Por lo general, algunas plantas cultivadas en macetas permanecen en el interior de la casa durante el invierno y se sacan a la terraza o al balcón cuando llegan las temperaturas más cálidas. En estos casos, es fundamental una fase de adaptación a las nuevas condiciones: al principio, hay que dejarlas poco tiempo en el exterior, un máximo de dos horas, en un lugar protegido de las corrientes de aire intensas, de la lluvia y de los rayos del sol. Con el paso de los días, se debe aumentar el número de horas.

Uno de los aspectos más importantes es el riego. El mayor número de horas diarias de luz natural, el ascenso de la temperatura, la producción de más elementos nutritivos y el desarrollo de nuevos brotes son factores que incrementan la necesidad de agua de las plantas. No obstante, el aumento de la cantidad de agua debe ser paulatino, ya que el exceso puede afectarlas de manera negativa, sobre todo, ante el riesgo de bajas temperaturas.

Lo idóneo para casi todas las especies es dejar que el sustrato se seque antes de volver a regar. En los jardines, el sistema de riego más conveniente es el de aspersión, que posibilita que el agua se introduzca poco a poco en el suelo y le da un carácter más esponjoso. Para plantas de interiores, se recomienda, además de regar el sustrato, rociar tallos, hojas (en particular, su parte inferior) y flores, para que reciban el agua de modo directo.

Cuidar las plantas de las plagas en primavera

El aumento de las temperaturas también promueve las plagas y enfermedades entre las plantas. Conviene prestar atención desde el inicio mismo de la estación, para evitar una invasión descontrolada de pulgones, cochinillas, gusanos de la tierra, ácaros, moscas blancas, caracoles, babosas u otras plagas que pueden hacer mucho daño.

Una planta atacada por plagas se debe rociar con agua jabonosa, para que no contagie a las plantas que hay alrededor

Hay que vigilar de cerca y con frecuencia las yemas, los nuevos brotes y los capullos de todas las plantas. Según el tamaño de la infección, se podrá actuar con un poco de algodón empapado en alcohol, quitar los parásitos con una pinza o con la mano o bien hará falta aplicar un plaguicida específico.

Si las plantas afectadas están en macetas, en cuanto se detecta un problema, lo mejor es aislarlas del resto para evitar contagios. En caso de que estén en el jardín, para tal fin habrá que pulverizar todo el ejemplar con agua jabonosa.

Junto con el peligro de las plagas figura el de las malas hierbas, que además de afear el aspecto del conjunto consumen muchos nutrientes y, con el tiempo, afectan a la salud de las plantas. Se recomienda quitar la maleza de forma exhaustiva, es decir, desde la raíz, para evitar que brote de nuevo. También hay que mantener corto el césped en el jardín, lo cual reduce la expansión de estas especies. Es un trabajo que puede resultar duro y algo cansado, pero el jardín lo agradece.

Trasplantar y abonar las plantas en primavera

Para la mayoría de las especies, la primavera es el momento adecuado para realizar trasplantes. Pero en este sentido también hay que tomar ciertas precauciones. La más importante: la planta debe haber dejado de manera definitiva el periodo de dormancia, es decir, la fase invernal durante la cual se suspenden el crecimiento y el desarrollo de la actividad física. Si se efectúa el trasplante cuando aún está en tal estado, el estrés causado puede afectarla y provocar graves consecuencias.

Para trasplantar una planta, esta debe haber dejado de manera definitiva el periodo invernal de latencia

Después del trasplante, en general, deben dejar pasar entre seis y ocho semanas antes de abonar las plantas, ya que durante ese período le resultarán suficientes los nutrientes del nuevo sustrato.

Tanto si el ejemplar se ha trasplantado como si no, en primavera conviene incorporar abonos naturales en la tierra, los cuales -al igual que el riego- también son más necesarios en esta temporada debido a la mayor actividad. Como parte del proceso natural de reactivación, se debe comenzar con cantidades bajas: la mitad o la tercera parte de las cantidades indicadas en el recipiente del abono (en caso de ser un producto comprado en un comercio). Con el paso de los días y el avance de la estación, se incrementan las cantidades hasta llegar a lo recomendado por el envase o por los especialistas.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto